27 diciembre 2007

Fama

Que los casting son lo mejor de los realities es algo que a nadie se le escapa. Y está claro que la eficacia de uno no implica el éxito del otro. Lo que no se puede hacer es pretender que cualquier casting sea válido. Una cosa es cantar -hacerlo muy mal o muy bien siempre es un espectáculo- y otra cosa es intentar ser gracioso. Que un tío pretenda ser cómico y no lo sea no tiene ni puta gracia.

Los únicos casting válidos son los que buscan condiciones privilegiadas, es decir, saber cantar, saber bailar o medir un metro ochenta y ser preciosa. No hay más.

Ver gente estúpida y mediocre soltar gilipolleces no es divertido. No creo que haya nada más aburrido que un casting de Gran Hermano. El casting tiene que ser serio. Para que haga gracia, el participante tiene que creer que tiene talento.

Este martes empezó Fama ¡A bailar! en Cuatro, tuvo un 5% de share. Al día siguiente hizo un 7%. No creo que suba, pero lo que está claro es que sus incondicioanles lo seremos para siempre.

Fama tiene muchas cosas buenas. Por un lado suena música de verdad. No hay copla ni Bisbal. No hay lugar para mucho intrusismo. El que no tiene voz nunca va a poder cantar bien por más que aprenda. En cambio el bailarín se hace con trabajo. Uno no nace bailando. Así que la mayoría son bailarines profesionales. Pero luego están los otros, esos que han aprendido en casa, frente al espejo. Y esto es maravilloso. Porque el rollo Flashdance es total. No solo hay chicas que no han bailado nunca encima de un escenario, además son pobres y han perdido a su familia por enfermedades terminales o terribles accidentes.



Que un chico pobre cante bien emociona. Pero es su voz, estaba ahí desde el principio. Sin embargo que un chico pobre aprenda a bailar solo y se monte sus coreografías en su piso de 30 metros, es la leche. Que nadie se lleve las manos a la cabeza con esto. Estaba cantado que iban a explotar el lado más sensacionalista. Queremos ver a Leroy Jhonson y queremos verlo bailar con los leggins rotos.

Nos tienen acostumbrados a que cantar no tenga ningún mérito, en High School musical cualquiera sale al escenario y canta una canción recordando antes que jamás en su vida había cantado nada. En Rebelde Way, en SMS, los grupos musicales se forman como quien hace un grupo de estudio. Y si la rubia lo deja, ya cantará la peliroja. Da igual. Pero a ver quién hace un UPA Dance sin una escuela de baile. Sería ridículo.

Además están las implicaciones sociales. Cantar no significa nada. Bailar sin embargo sí. Al bailarín se le cuelga el sambenito de marica desde pequeñito, y eso será así siempre. Así que las posibilidades dramáticas son infinitas.

En Fama se aprovecha cada debilidad, el obstáculo triunfa. Y lo más importante, el resultado es tangible. El chico baila y su talento queda claro al primer paso. No importa la música que suene. Y tampoco importa si imitan o no, porque nosotros de baile no tenemos ni idea.

Eso sí, tengo mis dudas acerca de cómo funcionarán las galas cuando se terminen los castings. Porque una cosa es ver bailar a un chico durante 30 segundos para demostrar que vale, con una coreografía creada por él y otra muy distinta es hacerlo bailar después de un complicado proceso de aprendizaje ¿Será eso interesante? ¿Con qué podremos comparar? ¿Cuánta gente sabe algo de ballet? ¿Y cuánta ha ido a algún musical? Yo me lo voy a pasar pipa, porque soy adicta al musical y Bob Fosse es mi héroe.

Lo mejor de todo esto es que están cogiendo a verdaderos freaks, que no tienen pinta de bailarines y que es probable que puedan superarse y dentro de nada convertirse en bailarines de verdad. Ésta creo que es la gracia del concurso, e intuyo que la cosa irá po ahí. Marcos por ejemplo es uno de ellos. Quiero verlo triunfar. Quiero que lo peinen, que le quiten las gafas y lo conviertan en cisne.

El martes también se estrenó otro programa, esta vez en Antena3. Se llama Al pie de la letra y está basado en el programa americano The singing Bee que consiste en que la gente se sepa la letra de las canciones y para eso, claro, tiene que cantarlas. Y esto tiene varios hándicaps. Estamos en España por lo tanto las canciones siempre van a ser una mierda, allí cantan a los Beatles, aquí a David Bustamante. Por otro lado el concursante no tiene por qué saber cantar y no se entiende si leen o no las letras. Así que no parece que tenga mucho mérito.

Hay un hándicap peor. No se trata de que las canciones sean simplemente malas, se trata de que todas las canciones se han oído mil veces en otros concursos. Es decir que suena todo lo que ha sonado en Operación triunfo (la directora es Noemí Galera) pero hay algo más, el resto de canciones son de ex concursantes de OT. Cantan a Chenoa, a Fórmula abierta, a Natalia, así que es el frito sobre el frito.

Pero miren una cosa. Pensarán que cantar mal es gracioso. No! vuelvo a lo de antes. Cantar mal es gracioso sólo cuando uno cree que canta bien. Sino es un puto infierno.

Éste tuvo un 23% de share. Y la verdad que no me extraña nada. Mientras Pereza, La oreja de Van Gogh y Melendi vendan discos, yo de España me creo cualquier cosa.

24 diciembre 2007

Feliz Navidad

Adoro la Navidad. Me encanta llenar el árbol de regalos, cenar como una bestia y abrazar a la gente con lágrimas en los ojos.

Últimamente he estado un poco apática para escribir, pero quería que hoy supieran que los adoro y que son los mejores lectores que una chica puede tener.

Gracias por estar ahí todos los días. Cuando hay y cuando no hay, cuando el post es flojo y cuando es largo y denso. Gracias.

Y por eso les voy a hacer un regalo navideño, he subido a Youtube todos mis cortos, así que aquí están para el que quiera verlos.

Los primeros de Notodo no los voy a poner que me dan mucha vergüenza. Pero sí éste, al que le tengo mucho cariño. Después de la tercera edición de Notodo, Jimbox, uno de los participantes más prolíficos, ganador además en 2006, creó una web llamada tuminuto donde cada semana participábamos enviando piezas de un minuto máximo. El tema surgía por la primera noticia del telediario. En este caso fue terrorismo. La cosa es que mi corto no participó a concurso porque duró un minuto más. Tampoco crean que ganábamos nada, era por amor al arte. Por allí había piezas de Nacho Vigalondo realmente brillantes.


Deckard me ayudó con el guión y la voz es de Pablo García un amigo que además escribe asiduamente en Viruete.



Lo siguiente que hice para Notodo fue Polvo de estrellas que tuvo una mención del jurado.



Y el último ya lo he colgado por aquí. Me lo criticaron mucho porque tenía un final que solo entenderían los que hubieran visto Exprés de Daniel Sánchez Arévalo. Pero yo sigo diciendo que lo hubiera hecho igual. Éste también fue finalista pero la única mención del jurado fue en privado. A Balagueró le encantó.



No sean duros con los cortos, que el Notodo es muy difícil, no cualquiera hace algo de 3 minutos y medio que tenga coherencia.

Mi siguiente corto, esta vez en serio, durará 15 minutos y se llamará "El conflicto ruso". Ese será mi objetivo para el 2008 y ustedes son mis testigos.

12 diciembre 2007

La oreja que nunca estuvo allí

Ya han leído todos el artículo de Rosa Montero ¿no? Si no lo leyeron ayer sobre el papel, seguramente hoy sí porque está en todos los blogs.

A mí no me llama la atención que a Rosa Montero no le guste Dexter, porque vamos, se ve venir de lejos. Mi suegra odia Dexter, solo vio cinco minutos y tuvo suficiente. Y Rosa Montero es muy suegra. Es suegra viendo series y suegra escribiendo libros. No puedo decir qué me parece su obra, porque solo he leído uno y ha sido suficiente.

Lo que me alarma de su artículo es que habla sin saber -yo también pero no cobro- y encima le pagan por escribir cosas como ésta:

"Hoy, en cambio, se diría que el sadismo está de moda, con el agravante de que ahora las carnicerías son infinitamente más perversas y realistas. Hoy Quentin Tarantino saca en primer plano cómo torturan a un tipo rebanándole la oreja lentamente y a todos los modernos les parece la bomba".

Primero, Reservoir Dogs tiene ya 15 añitos. Segundo, Tarantino no saca en primer plano cómo torturan a un tipo rebanándole la oreja. El tipo casi siempre está en escorzo y justo cuando le van a rebanar la oreja está en un plano medio, pero es que además lo tapan. Encima el director coge y mueve la cámara a un fuera de campo inusitado y solo vemos una pared gris y una puerta. No hay oreja, no hay rebanada. Eso sí, entiendo que ella la haya visto. Ese es el poder del fuera de campo, que hace que todo lo que suceda allí se vuelva rotundo y ampuloso como las leyendas. Y eso no es sadismo, se llama elegancia, y sí, es la bomba.

Es posible que la mujer no haya visto nunca la película, y se base en apreciaciones oídas o leídas. O que simplemente haya creado una imagen de un hombre rebanándole lentamente la oreja a otro en un primer plano. A lo mejor se confunde con el ojo de Buñuel, que sí se ve enterito. El corte de la oreja nunca se vio, pero en la mente de Rosa Montero sí, y además en cámara lenta. Y si eso no es sadismo no sé qué es.


03 diciembre 2007

Nancy, el Flequi y Mary Jane

Acabo de leer que han pillado al "Flequi" de Gran Hermano con un alijo de marihuana como para llenar un camión. Pero la gracia está en cómo llega la policía a su casa. Resulta que un día el hermano del Flequi está en un autobús y hay una trifulca entre un par de argentinos con cuchilladas, sangre y huídas. Pero este chico aprovecha y en medio de la pelea, pilla un maletín lleno de cocaína. Mientras está declarando como testigo, llama a su hermano, el Flequi, y le pide que se lleve el maletín a casa, pero lo que no saben los dos hermanos es que en el siglo XXI todo está lleno de cámaras de seguridad.

Hay que ser muy listo y tener mucha clase para ser un traficante de drogas. Hay que tener los cojones bien puestos, y saber con quién ir y de quién pasar. Hay que tener perseverancia y algo de locura, mucho de locura. Quitarse el lastre, saber que los amigos no son necesarios y que lo único importante es la familia. Hay que tener valor para empezar de cero, cuando haga falta.




Esta tercera temporada de Weeds ha sido fabulosa, pero ya prometía grandes cosas desde la segunda. Ese giro de Coppola a Tarantino, no podía traer más que alegrías. Y así fue. Giros hasta aburrir, cualquier personaje era un obstáculo para Nancy, que se veía en cada capítulo más hundida que en el anterior. Y ese último giro de Shane Botwin, en el capítulo 11, qué inquietante y qué inteligente.

Gracias a Dios, la Celia de la primera temporada renació hacia el final, mostrándonos lo mejor del personaje (la escena en la que rediseña la oficina de Mathew Modine es brillante) y por fin, encontrando su lugar.




La season finale que, sin duda, serviría también para series finale (aunque las últimas dos palabras de Celia lo dejen todo abierto) plantea un sinfín de posibilidades. Ese plano final es tan portentoso, que no nos quejaríamos si la serie no tuviera más temporadas. Claro que si tenemos que elegir, queremos ver a Nancy Botwin año tras año, bebiéndose su frapuccino, mientras cierra tratos con la soltura con que un ama de casa compra tela para las cortinas. No sé qué será lo siguiente ¿Una cicatriz en la cara? Seguro que le queda perfecta. Nancy puede hacer lo que le de la gana.

No quiero terminar esta entrada sin comentar que ayer vi un buen trozo de Aída y aunque no la soporto por los personajes, el griterío y la grandilocuencia, me pareció un guión cojonudo ¿Tengo que felicitar a los guionistas o al productor ejecutivo? Me huelo que esta vez, tendrá que ser a los primeros.


29 noviembre 2007

Desaparecida y otras cuestiones

Las audiencias de ayer llaman mucho la atención. Miren:

- "Hospital Central: Tolerancia cero”: 21.3% y 3.770.000

- “El Internado: La caja de música”: 19.8% y 3.491.000

- “Desaparecida: Día 22”: 15.7% y 2.990.000

Ayer en Digital plus había fútbol, quizás eso ha influido. Pero hay varias cosas que destacar, primero, que Hospital central bajara 4 puntos y que Desparecida bajara 3. Resulta que el miércoles de la semana pasada no hubo capítulo de esta última, así que es probable que su público durante su ausencia se enganchara a los misterios de Laguna Negra, o al chico sin ombligo, pero la verdad que El internado lleva varias semanas con el mismo 19% así que posiblemente se deba a otras razones.

Antes de hablar de Desaparecida me gustaría hacer unos apuntes sobre El Internado: laguna negra. No sé si se acuerdan de que durante la temporada pasada nos habíamos enganchado a esta serie porque nos la tomábamos como una comedia, pues esta vez ni eso, ha perdido hasta la gracia, es aburridísima. Además ha pasado una cosa que sirve para explicar uno de los principales defectos de las series españolas.

Les cuento. Resulta que la primera temporada acaba con un muerto. El cuerpo de un alumno es encontrado en el bosque y cuando se lo comunican al director, durante la cena, vemos que faltan casi todos los protagonistas adolescentes. Iván (el hijo de la Torné), Marcos (el gallego), Cayetano y Roque (lo que me ha costado encontrar los nombres de estos dos en Internet porque no me acordaba). Mientras ves eso, sabes que Iván y Marcos no pueden ser los muertos, porque sino una legión de niñas enloquecidas destrozarían las instalaciones de Antena3, Roque, el de Compañeros ni de coña se puede morir, por eso de la nostalgia, así que solo queda ese que sobra. Efectivamente el muerto es Cayetano.



Cuando encuentran al crío, aquello nos da igual porque la verdad que no sabíamos nada del personaje. Y eso que estamos en la segunda temporada. Nada emociona claro, porque ese chico nos sobraba desde el principio, sus frases de diálogo podían servir para él o para el extra que pasaba por allí, ni tenía presencia ni personalidad. Pero, se les ha muerto. Así que todos sus compañeros empiezan a hablar de él, y dicen cosas muy interesantes y le dan vida a un personaje que nunca la había tenido. Se deja caer hasta que estaba enamorado de Elena Furiase, de lo que yo no me había enterado. Y de pronto, crean un flashback en el que Héctor, el director, 12 años antes, le promete a Cayetano, que es un crío, que cuidará de él. Encima el que hace de Cayetano es el niño de El orfanato que se come la pantalla y tú te preguntas, pero esto qué es. ¿El tal Cayetano tenía un pasado? ¿Pensaba? ¿Sentía? ¿Y por qué no se ocuparon antes de que lo supiéramos?

Me he cansado de leer que toda la culpa de que los guiones sean flojos es de productores y cadenas que no hacen más que pedir cambios y distorsionar las ideas sensatas. Pero yo no me imagino a un productor tachando frases de un guión "Esto no, por favor, sirve para definir al personaje ¿es que te has vuelto loco? no podemos gastar una línea en un secundario de relleno". No, no me lo imagino, y no creo que pueda pasar nunca. Por supuesto que luego está la dirección, el actor, el montaje todo puede tener la culpa. Pero vemos un producto, y ese producto es lo que cuenta, no lo que queda en el camino.

La cuestión es que un personaje no necesita una escena para él solo para definirse. Una acción determinada, una frase, un gesto preciso son suficientes. Y no, que cuente que sus padres se van a separar ni lo define ni significa nada, es una frase en la boca de un actor.

Y haber perdido la oportunidad de emocionar con la muerte de un chico es bastante grave. Hay muchos errores y lagunas en esta serie, pero nada tan importante y sin embargo tan sencillo como eso.

Sobre Desaparecida tengo bastantes cosas que decir, aunque la verdad es que nunca me he enganchado porque me parece un poco aburrida. A ver... me voy a explicar. Creo que es la mejor ficción española que hay actualmente. Creo que uno de los culpables es Miguel Angel Solá, un tipo brillante capaz de levantar cualquier porquería. Sigo explicándome antes de que me acribillen a insultos. El otro día estaba viendo una escena de la serie. La verdad que la Sargento (Esther Ortega) que ayuda a Solá no me gusta nada, está siempre seria y con la misma cara de cabreo. No me gusta ni cómo habla ni me la creo dándole réplicas a su compañero, que encima es super natural al hablar (y que tiene que luchar contra un acento que le sale del alma, difícil de ocultar). Pues esta Sargento se reúne con un hombre, director de instituto, que le habla del sospechoso. Hace el típico interrogatorio, intenta sonsacarle algo al hombre que parece reacio pero que al final se decide a hablar. Entonces vemos algo que sucede mucho en la ficción española, digamos que es una constante, da igual el género, el formato o el estilo. Siempre pasa y se debe generalmente a 1) falta de presupuesto y 2) la manía de pensar que el espectador es gilipollas. Se trata de: La explicación. O lo que es lo mismo, que un pesonaje suelte una parrafada.


Así que suena el teléfono en el despacho de Solá, es la Sargento que le cuenta lo que ha dicho el director del instituto. Pero a ella no la escuchamos, solo a Solá que lo repite "Ah, que te ha dicho que el hombre había tenido un asunto con una chica de segundo de bachillerato, vaya, esto significa que había precedentes, muy bien, ah vale, que la familia de ella no denunció... claro no querían hacerlo público... el colegio tampoco, tiene sentido..."

Pero sucede una cosa, esto, que es costumbre en una serie común, aquí toma otro cariz. Es maravilloso de la boca de Solá. Todo este interrogatorio de mierda en aquella sala del instituto es aburrido y molesto, pero Miguel Ángel Solá lo convierte en arte. Créanme lo que les digo, dejen a este hombre solo en un cuarto con un teléfono y nos hace una serie maravillosa. No necesitamos más. Estoy convencida de que Solá es la razón de que Desaparecida sea tan buena. estoy convencida de que los matices de su personaje parten de decisiones personales más que de guión. Y lo sé porque lo intuyo, porque no veo nada de eso en los demás que son más bien de cartón piedra.

De cualquier manera, quiero decir que me parece un error el punto de partida de Desaparecida. Aunque nada más enterarme de su existencia me pareció una idea estupenda. Justo en medio de la hecatombe de Portugal y los Mcann, iba a empezar una serie sobre una niña desaparecida. Pero claro, de la realidad a la ficción hay abismos. Y esto no se ideó como un documental, sino como un culebrón. Cuando estamos en un trhiller con una chica desaparecida, aunque parezca extraño y suene a tópico (la tele necesita de tópicos sobre todo si estamos hablando de TVE1 y de prime time) sólo podía tener dos salidas: Que Patricia Marcos apareciera muerta en el primer capítulo, que no apareciera muerta nunca.

Lo que no puede ser, y el medidor de audiencias me está dando la razón, es que durante 6 capítulos buscaran a una chica viva y a partir de ahí, se convirtiera en un Twin Peaks. No, no puede ser porque hay esperanzas. Tenemos esperanza de que la chica viva y no pueden jugar con nosotros. Hay un capítulo en que aparece una prostituta muerta, creían que era la chica. No, no pueden hacer eso porque nos desentendemos.

Hay dos maneras de ver series 1) verlas porque te divierten sean o no comedias 2) verlas porque te enganchan.

Esta serie no entretiene como House o como Medium, no se trata de capítulos autoconclusivos que te sirvan para pasar el rato y desconectar, no, hay que prestar atención porque se trata de un culebrón. Entonces vamos al punto dos, el culebrón tiene que enganchar, tienes que querer ver el siguiente capítulo para no perderte un hecho determinado, por ejemplo, que se besen los protas de una vez (The office), que le quiten los brackets (Yo soy Bea), que se sepa si Ellen es o no culpable (Damages) y solo pensar en perderte esa información te obliga a estar ahí capítulo a capítulo. En Desaparecida ya no vamos a ver a Patricia Marcos viva. Y la trama detectivesca es taaaaan lentaaaaaa, pasan tan pocas cosas en cada capítulo y hay tan pocos giros, que uno puede decidir saltársela por semanas enteras que es lo que está pasando ahora mismo.

28 noviembre 2007

Algunos apuntes

Hoy toca entrada caótica, un batiburrillo, compendio de todo y de nada porque no sé muy bien de qué escribir. Tengo que terminar de ver la tercera de Weeds, la primera de Aliens in America y la indescriptible Flight of the concords para comentarlas. También quiero hablar sobre Medium, pero necesito datos, repasar algunas temporadas antiguas para hacer la entrada que esa serie se merece, porque es magnífica. Pasa desapercibida sí, pero lo es, créanme. Y lo es por la pasión de su equipo por innovar, por recorrer distintos géneros y por jugar con estilos narrativos dispares. Esta última temporada está siendo realmente estimulante.

Con esto de la huelga ahora mismo hay poco que ver y por eso nos hemos puesto con Weeds, que sabiamente la habíamos guardado para las vacas flacas. Con respecto a la huelga imagino que sabrán que después de la reunión del lunes hay rumores de que posiblemente se acabe todo antes de Navidades. Yo, que soy muy optimista me lo creo, pero me pregunto ¿y entonces qué? Porque si la season finale de Héroes es el capítulo 11 ¿qué significa? ¿Que empezarán entonces a trabajar en una tercera temporada para emitir en septiembre? No entiendo nada.

Y hablando de Héroes ¡Tiré la toalla! por fin, después de 6 capítulos dije "Esto no hay quien lo aguante". Pero les cuento como fue. Resulta que un día estábamos viendo un coñazo de capítulo con Hiro mandando cartitas al futuro a través de la Katana (esta idea es horrible y no hay por donde cogerla, qué pasa ¿que en 400 años nadie se dio cuenta?) y entonces sucedió algo, me quedé frita. Y esto no solo no me importó, sino que me alegré de no tener que seguir sufriendo esas escenas soporíferas. Ya, al día siguiente, aproveché que tenía sueño y le dije a mi novio "Pon Héroes", él super contento de poder ver su serie la puso pero no se imaginaba que yo la utilizaba para dormir. En cuanto acabó el capítulo me preguntó si quería verlo otra vez y yo grité "No!! no hace falta, que más o menos escuché algo". Mentira. En un momento se dio cuenta de que yo no tenía ni idea de nada de lo que había pasado en la serie así que me contó los giros argumentales. La verdad que algunos me gustaron, así que dije, venga, voy a ver un poco más, esto tiene que remontar. El problema es que todo era mucho más interesante en boca de mi novio que viéndolo en la tele. Me dormí a los 5 minutos (no se crean que siempre soy una marmota, es que llevo un par de semanas con antistamínicos). A él tampoco le gusta pero tiene esperanzas.

Me alegro de que por fin la irlandesa desapareciera del mapa y de que Hiro haya vuelto a la vida real. Y detesto más que nada en el mundo toda la trama de mohinder, el padre de Kirsten Bell, la propia Kirsten Bell (que penita más grande), nathan petrelli, Parkman, su padre, la niña, Silas y los gemelos... qué coñazo de gente.

Pero el descojono viene cuando de pronto aparece un capítulo de flashback. Como si hiciera falta. Como si aportara algo. Llega un momento, con tanto viaje en el tiempo sin ton ni son, que uno se pierde. Podrían haber pensado en una trama más interesante que esa del virus, porque ya habíamos visto que Nueva York explotaba, y si no lo hizo aquella vez, tampoco se quedará desierta.

En otro orden de cosas ayer me enteré de que Antena 3 prepara una serie llamada "Física y química" que va de un instituto. Por lo visto algo más natural y realista que Compañeros y con un casting de guapos y guapas que harán las delicias de las quinceañeras. La gracia de la historia es que está contada desde el punto de vista del profesorado que son todos jóvenes y novatos. Pero ojo con el punto de partida. Una profesora de 26 años se va de juerga y se lía con un chico de 19. Dos días después lo ve en el instituto ¡es su alumno!. Qué ¿Flipan o no? ¿A qué les recuerda? Novatos, jóvenes, guapos, polvo nada más empezar, sorpresa en el trabajo... Desde luego no hablo de plagio porque esa trama se ha visto en cientos de series. Pero canta, chicos, canta.

¿Y lo del alumno de 19? ¿se puede ser tan burro? De todos modos hay páginas que ponen que su edad es 17, pero me da que lo cambiaron, porque ahora ese tema es tabú. Pensar que en Rebelde Way, Mia estuvo como una temporada saliendo con su tutor que tenía como 26 años. Ella tenía 15 (actriz y personaje). En Argentina de toda la vida, una chica con 15 años es una mujer, y así se comportan. Cuando yo vivía allí lo veía natural, pero después de vivir tantos años en España, lo veo un poco locura.

Venga, ya que esto es un batiburrillo total, voy a dejarles regalos:

Éste para Ra, que sé que le encanta la moda. Vale, es Teri Hatcher ¿pero no sale preciosa?

Y esto es para Sisterboy, sobran las explicaciones.

Pues nada más por ahora, si les apetece leer mi artículo sobre el segundo capítulo de The office en Elitevisión, aquí está.

21 noviembre 2007

Damages

Normalmente con esto de las series yo soy precavida, siempre pregunto de qué va esto, cuantas temporadas son, cuántas llevan emitidas ¿se renovará? No quiero que me pase como a unos amigos que se engancharon a Reunion y luego se encontraron con que la serie terminaba en medio de la nada.

Así que después de mi cuestionario de turno me dijeron "Esta es una serie de una sola temporada" y enseguida dije "Sí, sí, sí, cien veces sí, éstas son las series que me van". Claro que en ese momento no me acordé de que Prison Break nació como una serie de 13 capítulos y luego pasó lo que pasó.

A partir de aquí hay spoilers de toda la temporada.

Bien, estamos en agosto y tenemos 13 capítulos por delante de Damages y según creemos ninguno más. Empieza el piloto con una mujer ensangrentada, bien, bien... aunque éstas cosas me ponen nerviosa, porque en este caso el flashback va a ser lo más largo y el flashforward hará de "flashback" ¿Me explico? (Noté enseguida que el flashforward sería lo más cortito porque era el de la fotografía rara). Cuando esto pasa rezas por que todo esté equilibrado. Con una actriz como Glenn Close equilibrar es fácil. Encima también estaba Ted Danson en un registro totalmente nuevo comiéndose la pantalla, así que la cosa no podía salir mal.

Me encantan las historias de cenicientas. Esto es muy "El diablo viste de Prada" y yo amo ese tipo de pelis. No sabemos como es Glenn Close, solo sabemos que es eficiente y aunque todavía no ha hecho nada malo hemos visto el futuro, Ellen se convertirá en una asesina por estar a su lado. Sentimos miedo. Ellen decide pasar del trabajo por asistir a una boda así que le gana la primera partida a Patty. Sin embargo Patty la contrata.



Hasta aquí todo perfecto. Pero a partir de este punto La cenicienta se convierte en Pedro y el lobo porque empiezan los giros, vamos a verlos:

-Patty despide a su ayudante Tom Shayes.
-Matan al perro de Katie, la testigo.
-Secuestran al hijo de Patty.
-Ellen es la cuñada de la testigo principal.

Todo esto está muy bien, pero es mentira, y la culpable es la misma persona.

-Patty no despide a Tom Shayes.
-Patty manda a matar al perro de su testigo.
-Patty manda a secuestrar a su propio hijo.
-Patty ha contratado a Ellen porque era la cuñada de su testigo.

Entonces, tenemos a una mujer capaz de hacer cualquier cosa. No hay sorpresa que valga a partir de ahora porque sabemos que será Patty la que ha provocado el lío. Cuando aparece el nuevo testigo, Gregory, sabemos que Patty lo sabe, y lo tenía pensado desde el principio. Cuando Katie comete perjurio, sabemos que seguramente Patty lo tenía calculado.

Por eso me desentendí de la serie después del tercer capítulo. Dije, esto no me va nada. Todo es demasiado previsible. Es el giro por el giro (que alguien me explique a qué venía que el hijo de Patty se fuera a un campamento).

Pero resulta que vino mi madre a pasar unos días a Madrid y pensé, Damages es una serie para madres, así que le conté los tres primeros capítulos y decidimos que durante esos 10 días lo pasaríamos pipa viendo la serie entera. No saben la alegría de mi madre cuando le conté, ilusa de mí, que era una serie de una sola temporada. Gracias a Dios gritó (ella también está enganchada a casi todo y todavía cree que Lost está a punto de caer, pobre).



A partir del cuarto capítulo, Patty se vuelve mejor persona. No se sabe lo que está planeando y eso me gusta. Una de las mejores escenas de la serie es la de la cena en casa de Patty y la sutileza con la que esa mujer intenta desestabilizar a la pareja invitada. Es estupendo también el lento proceso de metamorfosis de nuestra protagonista. Ellen va dejando su alma a un lado. El momento álgido y su gran escena es en el coche de George Moore, cuando a pesar de estar frente a un muerto, rebusca en sus bolsillos para encontrar las pruebas. Creo que la serie gana mucho desde que Katie, la cuñada testigo, se larga porque a partir de ese momento parece que todos están improvisando y es cuando empiezan los verdaderos problemas (que no me gustara la actriz supongo que también influye).

En este momento de la serie, que sabíamos que tenía que llegar, todo está equilibrado. Nos encanta el pasado, tanto como el presente. Había un problema sin embargo de empatías. Porque claro, Frobisher era una cabronazo por haber estafado a sus empleados. Pero ¿qué veíamos nosotros de Frobisher? Era un tío normal con su mujer y sus hijos. Tenía ese punto de locura, de putero, de drogadicto, pero nunca lo habíamos visto matar a una mosca. Era un personaje lleno de matices, ni del todo malvado, ni mucho menos bueno (Dios, Ted Danson merece un Emmy por esta serie). Pero supongo que cuanto más nos acercábamos al final, necesitábamos ver a una Patty más buena (el final tendrá que sorprendernos) y por lo tanto a un enemigo más malo. Entonces deciden que Frobisher escribirá una biografía (una salida sensacional) y se enfrentará con su escritor en una de las grandes escenas de Ted Danson, donde muestra su extrema violencia y su desequilibrio mental. Ese hombre es un cabronazo y necesitamos que Patty se lo cargue, cueste lo que cueste.


Pero no podemos evitar pensar en los desastres del primer cuarto de temporada. El Pedro y el lobo ¿se acuerdan?. Hay una chica que se enamora del novio de Ellen. Miente, dice que su abuelo ha muerto para ligarse al chico que le gusta. Roba las llaves de la casa y entra de vez en cuando a espiar a la pareja. ¿Como se les ocurre meter esto si no está relacionado con el caso? Es un engaño vil. Yo, que he visto muchas películas lo primero que pienso es "Es una mandada, tiene que ser un plan de Patty". Y por culpa de todas esas mentiras, pienso, ante cualquier duda, que tiene que ser decisión de Patty. Esto, claro, me hace perder la perspectiva.

Gracias a Dios, a medida que pasan los capítulos surge lo que se viene a llamar "el alma de la serie", que es ese pequeño milagro que compensa los malos momentos. Se llama Zeljco Ivanek y hace el papel del abogado Ray Fiske (me ponen otro Emmy para él, gracias). Este personaje es tan fascinante, que cuando aparece a una se le olvida el mundo. Su gran momento es ese sueño en que se le caen los dientes. Y él es consciente de todo el proceso, sabe que se está conviertiendo en un vampiro porque cuando te muerden ya no hay vuelta atrás.


Luego están los trucos baratos que claman al cielo, como que Patty se encuentre una gota de sangre en sus zapatos blancos. Al principio, cuando se ve los zapatos, no sabemos que Fiske se ha suicidado en el despacho. Creemos que esa sangre es del prometido de Ellen, que hasta el momento es el único muerto. Así que me resulta imposible imaginar que una mujer como Patty, se vaya a su casa, esté varias horas, haga la maleta para irse a la playa y no se mire los zapatos blancos, es imposible. Es una trampa, se mire como se mire.

Claro que todas estas trampas se pueden hacer porque ellos juegan con el tiempo, las informaciones nos las dan con cuentagotas y mezclándolas a su antojo. Todo es una trampa y entonces si te preguntas ¿funcionaría esta serie contada al derecho? Prefieres no pensar en la respuesta. Yo, de verdad, que no me suelo hacer esas preguntas. La estructura es la que es y punto. Pero te sientes un poco tonta, cuando descubres que te engancha más la estructura que el argumento. Que si no te ponen a las dos mujeres, sentadas en el sofá diciendo "No deberíamos haberlo hecho" cinco veces, tu interés bajaría enteros.

Pero ahora vamos al lío. A la resolución del enigma. Me parece sensacional que Patty haya mandado matar a Ellen. Las cartas estaban sobre la mesa. En ningún momento se dedicaron a ocultar que eran unos matones distintos. Por lo tanto han sido honestos. Otra cosa es que fuera previsible. Y lo era, porque no se olviden de lo que les decía antes "Siempre es Patty". Cruz que no se supieron quitar de encima y eso que lo intentaron.

Me parece maravilloso ese final en la playa. Ellen en primer plano, dejando a su jefa al fondo, lejos, sola, pequeñita. La evolución - bajada a los infiernos- de Ellen es fantástica. Y yo me hubiera sentido feliz de que la serie hubiera terminado así. Pero una semana después me enteré de que había una segunda temporada. Y el júbilo se convirtió en desdicha.

No me interesa nada más de estas mujeres. Patty es una asesina ¿Qué más tengo que saber? La historia para mí se acaba en el muelle. Ellen ha aprendido de la maestra, ya es como ella y la va a hundir. A partir de ahora todo lo demás es un pegote. No dudo que estos guionistas puedan hacer una temporada incluso mejor que la primera. Esta gente puede hacer cualquier cosa. Pero la historia de Patty y Ellen, esa gran historia de interés, de madurez y de traición se terminó en ese muelle. Y cuando algo muere, mejor que no lo resucites porque se vuelve un engendro.

Más Damages aquí y aquí.


20 noviembre 2007

LLueve

Últimamente estoy de un apagado... No he escrito nada no porque no tuviera ganas, sino porque estoy en esos días que dices "¿para qué? si seguro que me sale mal". La culpa la tuvo un guión que escribí para Notodo y que nadie ENTENDIÓ. Pasa el tiempo y no tengo ni una sola idea, qué desastre. Si a alguien se le ocurre algo prometo ponerlo en los créditos, siempre que quepan claro, que el corto solo puede durar tres minutos y medio. Eso sí, tiene que ser en exteriores pero en zona verde, preferiblemente Casa de campo, dos personajes, rollo cotidiano, o sea, ni sangre ni disfraces. Atrezzo ni de coña. Trípode tampoco. Si pudiera ser comedia sería perfecto. Sin persecuciones ni mucho movimiento que esto una vez comprimido va a saltos.

El hecho de que llueva en Madrid no me produce ningún efecto negativo, todo lo contrario, porque yo adoro la lluvia y la prueba es que ahora estoy escribiendo. Normalmente tengo la persiana cerrada porque no hay nada que me moleste más que el sol dando de lleno en la pantalla y además, se ve todo el polvo. En cambio ahora la he subido hasta arriba e incluso he abierto la ventana porque me encanta el olor a lluvia y sobre todo disfruto pensando que hoy no tengo que ir al gimnasio.

Lo bueno de los períodos de crisis es que sabes que después vienen los de esplendor. Y yo sé que el mío tiene que estar a punto de caer. Mientras tanto, Tina Fey me ayuda.

Hemos visto los 5 capítulos de la nueva temporada de 30 Rock este domingo. Qué maravilla de serie. Qué capítulos tan perfectos. Hay un momento de Alec Baldwin ¡tan grande! Tracey tiene traumas infantiles por culpa de un padre que lo abandonó y Jack lo convence para ir a ver a una terapeuta. La terapeuta propone un ejercicio para que Tracey se enfrente a su pasado, tendrá que hablarle a su padre imaginario que estará sentado en una silla vacía. Tracey no puede hacerlo así que Jack se hace pasar por su padre y entonces empieza un show en el que Jack hace de padre de Tracey, de su madre, del amigo blanco de su madre y del propio Tracey, que disfruta como loco con el espectáculo mientras la terapeuta intenta que se detengan y se centren en el ejercicio original. Alec Baldwin hace cinco papeles en menos de un minuto y yo en ese momento tiemblo de solo pensar que pueden ser reales los rumores de que deja la serie.



En esta temporada Jane Krakowski tiene mucho más papel, que ya era hora y gracias a Dios Will Arnett vuelve a salir. Vean todo lo que pasa en uno de los mejores capítulos de la serie: Greenzo. ¿Han leído lo de Harry Potter?!!!!

Sin duda, el gran personaje de la serie es Kenneth (es absolutamente genial la presentación de ese submundo de botones de la NBC que arreglan sus diferencias con letales concursos de trivial) y toda la trama de su fiesta anual es brillante. (No quiero chafarles el gag así que deberían dejar de leer si no han visto el capítulo) Durante todo el capítulo te van contando todo lo que va a suceder en la fiesta y cuando hay tanta expectación generalmente lo que se ve al final, es lo opuesto a lo que uno imaginaba. Pero esto es 30 Rock, y ellos dan todo lo que promenten. Además no pueden guardarse cosas para contarlas en Off, gracias a Dios no se distinguen por su elegancia. La fiesta se ve pero lo maravilloso es lo que se intuye. "Lo siento mucho Grizz" es lo único que nos dirá Liz Lemon. Pero es tanto lo que podemos imaginar que el gag se hace inmenso.

¿Les he dicho que he visto Damages? Sí, se merece un post entero. Prometo hacerlo mañana, así recupero el ritmo.

14 noviembre 2007

Elitistas, piqueteros y gominolas (Actualización)

¿Sé o no sé de televisión? No! Digan ¿Sé o no sé? ¿Qué vaticiné? Que Gominolas se iba a olvidar de su premisa, que la habían cagado en el piloto y que no se veía nada en el horizonte. Y eso fue lo que hubo: 20 minutos de nada. Estos chicos podían ser cantantes infantiles o marines.

¿Tan difícil es? Ya no solo escribir una buena Biblia ¿Tan difícil es leerla? porque si yo leo las sinopsis de los capítulos y veo que en el segundo no hay NINGUNA referencia al grupo musical le preguntaría al prodcutor ejecutivo si es que a alguien se le ha olvidado algo. Supongo que doy por hecho que las cadenas leen y ese es mi error.

Siete puntos menos que el martes pasado ¡SIETE! La gente no es idiota.




Por otro lado les cuento que tengo el honor de participar en la web de Elitevisión y hoy pueden leer mi análisis sobre el primer capítulo de The office. El proyecto de Elitevisión nace con la intención de revolucionar el concepto de blog de televisión y pretende analizar las series en detalle, capítulo a capítulo, en contra de lo normal, que es hacerlo por temporadas o por series completas. Es un trabajo mastodóntico hecho desde la pasión de unos cuantos que están bastante pirados. No dejen de visitarla.


Y para terminar quería hablar de los putos guionistas. Ups, me sale el adjetivo solo, perdón. No, en serio, adoro a esos chicos y acepto su postura. Merecen esos céntimos y mucho más, porque son los culpables de que las series sean tan maravillosas. Gracias a ellos a lo mejor Lost no empieza en febrero del 2008, sino del 2009. Por ellos seguramente no podremos ver más de 5 episodios de Ugly Betty hasta octubre de 2008. Benditos guionistas.

Ahora en serio, por lo visto la ABC ha confirmado que Lost se echará en febrero de 2008, el 2 para ser más exactos es la premiere en una playa de Hawaii. Hay grabados 8 capítulos y eso es lo único que se pondrá. El resto de series, los capítulos producidos, los que quedan por emitir, se puede ver en este calendario.

No hay mal que por bien no venga. Uno puede recurrir en enero a ver las 3 temporadas enteritas de Anatomía de Grey. Yeah! ¡17 millones de personas no pueden estar equivocadas! y con paciencia uno se engancha a cualquier cosa.

Yo quiero pensar que todo se resolverá pero soy una pesimista. Igualmente voy a aprovechar para ponerme al día con series que he dejado de lado como The wire, The shield, The sopranos y el 2008 se pasará en un plis plas y volveremos a disfrutar de nuestra televisión favorita hasta que los directores artísticos se pongan en huelga porque esto es un no parar, créanme, que imprescindibles son todos y en 20 dólares entran muchos céntimos.

Les dejo un regalo. Jack Bauer en el 94. No se lo pierdan.


Otro regalo, un video sobre el día a día de un huelguista en Hollywood. Es fantástico.

08 noviembre 2007

Gominolas

Cuando uno tiene una idea, una idea genial, de esas revolucionarias que tenemos cada dos por tres mientras hacemos las cosas menos inspiradoras, se siente de lo más contento. Incluso hay gente que no ha escrito un guión en su vida pero alguna vez ha tenido LA IDEA. El problema cuando te encuentras con esa idea genial que va a cambiar la historia del audiovisual en tu país y en varios más, viene al contarla: "Esto va de dos hermanas que están andanado por el Retiro y se encuentran, detrás de un matorral, con un cadáver", es entonces cuando tu interlocutor te hace la pregunta fatídica:

- ¿Y?

Ese "¿y?" viene a ser como la muerte de la idea, la convulsión de las musas y la definitiva pérdida de la autoestima.

- ¿cómo que y?

- Dos hermanas, un muerto ¿y?

- Jo, pues no sé... eso luego.

- Ah pues cuando lo sepas me lo cuentas.

A mí me han dicho muchos "¿y?" y la idea ha pasado a mejor vida. Yo he dicho muchos otros y he roto un montón de corazones. La vida es así. Hay que saber enfrentarse a los "¿y?".


En "Gominolas" a uno se le ocurrió una idea fantástica "¿Se acuerdan de los Parchís? pues estos son los Gominolas, eran un grupo de éxito de niños y ahora son unos desgraciados".

Si ese señor me hubiera contado esta idea yo le habría preguntado "¿Y?" y supongo que su cara habría sido un poema.

Y es lo que me pregunté nada más terminar el capítulo. Este problema lo tienen una de cada 2 series españolas. Piensan a muy corto plazo. La idea del grupo infantil se agotó en el primer capítulo. Es lo mismo que pasó con Siete vidas y el coma de Toni Cantó.

Y ya que hablo de Siete vidas voy a poner un ejemplo. Resulta que ahora mismo hay una serie llamada "Samantha Who", de la cadena ABC, que va de una chica que ha pasado en coma una semana y se despierta. Ustedes se preguntarán "y?". Pues les cuento, resulta que después del coma sufre amnesia y su personalidad es completamente distinta a la anterior al accidente. Así que descubre que tiene que lidiar con gente a la que desprecia y que ha perdido a gente que ahora le cae bien. Y eso es un conflicto, porque ella tiene una vida, pero la odia. Ahí hay una serie. En "Siete vidas" que Tony Cantó se despertara del coma es tan anecdótico como que Gonzalo fuera camarero. Y el tiempo me ha dado la razón porque el tema se agotó en 3 capítulos.

¿Qué puede pasar ahora en Gominolas? ¿Alguien se imagina de qué va a ir? ¿Qué tiene de atractivo?

Puede pasar que se preparen para ser famosos (ya lo han hecho en el piloto, entonces habría que decir "otra vez") o que simplemente fueran cuatro amigos desgraciados (Friends desde el esperpento). La cosa es que no se ha visto -ni se vilsumbra- el gran conflicto que esta idea necesitaba y es "La reacción del mundo ante esta reaparición". El choque entre los 80 y el 2000. ¿Qué opina la gente? ¿Los conoce si los ve paseando por la calle? Si mi prima y yo nos encontráramos un día de estos a Tino comprando en El corte inglés nos pondríamos a los gritos y hasta le haríamos cantar una estrofa de "En la armada".

Pero bueno, supongo que habrá que esperar. Yo realmente no imagino cómo va a seguir. La cosa es que de solo pensar en ver otro capítulo de esta serie me dan todos los males, porque lo más importante de todo esto, lo único importante, es que los actores están muy mal (mención especial a Tejero, que debería dejar de imitar acentos y hacer lo de siempre), que en el esperpento la diferencia entre la comedia y el drama pende de un hilo que jamás se debe romper y aquí lo hace cada dos por tres, su poco sentido del humor es zafio y aburre tanto que duele.

Lo de la muerta como narradora... no merece comentarios.

06 noviembre 2007

La tomadura de pelo de Life on Mars

Yo no soy masoquista ni me sobra el tiempo. Esta serie no me gustaba y por eso no la vi. Pero una cosa no quita la otra, soy una chica curiosa y no me podía quedar sin ver la resolución del enigma. Así que me salté casi dos temporadas y me fui directa a la season finale.

Resulta que cuando uno está en un bando lo defiende hasta la muerte, ríe las gracias y ve cosas donde no las hay. Es lo que tiene la pasión. A ver, fans, escúchenme, si a JJ Abrams se le ocurriera por casualidad hacer este estropicio con Lost, habría muertes. La gente se levantaría por ciudades enteras y habría destrozos, en serio. No me sean caprichosos y reconozcan que el final de Life on Mars es el jarro de agua fría que ningún espectador se merece. Es el colmo de la inocentada. Todos ustedes son víctimas de desalmados que no tenían ni pajolera idea de qué iba a pasar en esa serie 30 páginas más allá.

Analicemos los hechos. Sam Tyler tiene una novia que es secuestrada por un asesino en serie, tiene un accidente de coche y despierta en 1973. Oye voces que dicen que está en coma. Aparece un hombre al final de la segunda temporada llamado Morgan que le comunica que lo sacarán de allí, que lo único que tiene que hacer es incriminar a los polis con los que lleva dos años conviviendo. En ese momento le digo a mi novio ¿A que este tipo es el médico? ¿A que va a ser verdad que está en coma?



Se despide de la chica del pelo cardado algo triste. Pienso que se habrán liado ya, pero me dice mi novio que eso nunca sucedió y yo creo que esto ya no es tensión sexual no resuelta, pero sí caducada. Vamos, no se puede tener a estos dos dando vueltas y no mostrar ni un mísero beso en dos años.

Entonces llega la misión especial y yo me fui a planchar porque hasta que llega el climax dan una de vueltas... y de pronto sucede lo inesperado. El tal Morgan le cuenta a Sam que de pequeño se ha dado un golpe (o un tiro, qué sé yo) y eso le ha provocado un problema cerebral serio. Entonces es policía claro, pero en realidad no se llama Sam Tyler, ese es el nombre que utiliza como espía. Es decir, que de futuro nada.

Bien, pensemos por un momento en esto. Si este señor no ha viajado del futuro ¿cómo es que sabe quién es Tony Blair? ¿Es vidente también? Por tanto el giro como tal no funciona. Es simple relleno. Nos están engañando. Así que me aburro. Quiero que llegue la conclusión real.

Durante el tiroteo final Sam, que ha decidido no perjudicar a sus compañeros, tiene la opción de elegir. O sigue adelante y vuelve al futuro o salva a sus amigos de las balas enemigas.

Elige seguir, así que despierta del coma. El tal Morgan es su médico como yo presagiaba. Sam se despierta y vuelve a la vida. Pero la vida es horrible, fría y aséptica. Hasta el punto de que ni siquiera pregunta por su antigua novia. ¿La habrá devuelto el secuestrador? ¿Se la habrá cargado? Qué más da. No estamos en el 73 y estamos tristes. ¡El presente no tiene ni la menor importancia! Entonces llega mi parte favorita, la de las canciones enteras de David Bowie. Ponen Life on Mars otra vez y una sabe que hasta que no acabe la canción no habrá conclusión alguna. Yo estoy segura que este hombre se suicida porque qudaba bonito con la canción. De haber sido otra, seguro que la serie hubiera tenido otro final.

Interminable Life on Mars y también interminable Changes, que la tengo en mi Ipod pero me da que voy a terminar odiándola porque menuda manera de gastarla.

Entonces, conclusión: El hombre estaba en coma, como pensábamos. Menudo sorpresón. 1973 es un universo paralelo donde se va cuando uno se muere (o para los más pesimistas es su cielo particular). Vale. Es una decisión de mierda.

Pero... ¿Y ese suicidio? Qué coño significa?? Y su novia ¿por qué no va a buscarla? ¿Es que ya no le interesa la policía cuando no da palizas? ¿No le va el rock actual?

Denme bien fuerte. Aguantaré estoicamente. Este post en realidad lo he escrito para que se llenen de orgullo y hablen de su serie, que sé que la aman a pesar de todo y eso los honra.

Aquí les paso la versión de mi novio, que es prácticamente la misma, pero con conocimiento de causa.

04 noviembre 2007

Nip tuck 05x01

No lean si no han terminado de ver la cuarta temporada. Dios ¡¿cómo es que no han terminado de verla?!

Ay qué feliz estoy de que haya vuelto mi Christian. La cosa pintaba super bien de todas todas porque esos hombres ya habían conquistado Miami y merecían llegar a lo más alto. Yo me imaginé al Doctor Troy tirándose hoy a Jennifer Aniston, mañana a Jessica Biel, pasado a Paris Hilton. O sea, que me esperaba lo mismo de siempre pero con mucho más glamour. Y qué pasó? Que no di ni una, siempre imagino todo lo contrario a lo que pasa, y no es que sea culpa mía, es que esos guionistas son la leche, tienen la manía de escribir cosas totalmente imprevisibles.

A ver, recapitulemos: Sean Mcnamara había cortado con su mujer, es más, por desgracia sabemos que no va a volver con ella hasta que cumpla los 60, de pronto decide dejar la consulta, hasta que recupera la cordura y apuesta por irse a Los Ángeles con su amigo. Christian, que se había redimido un poquito (no vamos a exagerar tampoco), se larga con su hijo adoptivo y ya es totalmente libre gracias a Dios (qué mal me caía la negra).

Bien. Una piensa, llegan a Los Ángeles y rompen la pana. Casi. El capítulo empieza con una consulta absolutamente ideal pero totalmente vacía. Los amigos juegan al baloncesto en la sala de operaciones, no hay ni un cliente desde hace 3 meses. Christian tiene una idea: salir a cazar mujeres. Pero claro, no se fija en esas actrices delgadas, jóvenes y bellas. Los ojos se le van a la más vieja del lugar, que no es otra que la estupendísima Lauren Hutton. Porque cuando se trata de placer es una cosa pero cuando se trata de trabajo es otra muy distinta.

Descubren que no les va a ser fácil abrirse camino en la ciudad de Los ángeles, porque por más prestigio que tengan, un cirujano plástico no es nadie si no ha operado al menos una vez a una verdadera celebrity.



Y aquí es donde vienen los spoilers y las sorpresas. Resulta que les ofrecen asesorar a los responsables de una serie de televisión sobre UN CIRUJANO PLÁSTICO SUPER GUAPO QUE NO HACE MÁS QUE FOLLAR interpretado por Bradley Cooper. La serie se llama "Corazones y escalpelos"!!!!! y con ella hacen un viaje metalingüístico total que les sirve para reírse de sí mismos, para hacer autocrítica, para tirarse flores y para demostrarnos que sigue siendo la serie más cachonda de la televisión.

¿Se acuerdan del capítulo de los labios de chocho? Una mujer que ha tenido un accidente en la boca, tiene que recomponer sus labios con los labios de la vagina y aprovecha esto para darle una lección a su marido que no era muy amigo de visitar ciertas zonas de su cuerpo. La cosa es que leído así suena fatal, claro, porque todo en esta serie es muy surrealista. Pero Nip Tuck lograba contarte esto y mantener el equilibrio entre lo cómico de la situación y el drama de los personajes.

Y éste es el capítulo que van a usar para la primera colaboración de los doctores en Corazones y escalpelos. Para esto se traen nada menos que a la indescriptible Jennifer Coolidge que yo solo con verla me descojono, le ponen una prótesis en los labios que parece hecha de plastilina y le hacen decir, como si balbuceara el hombre elefante, que ella no piensa decir "chocho".

El director de la serie (espectacular Oliver Platt) es toreado por un protagonista malcriado hasta que el doctor Macnamara pone las cosas en su sitio, a este actor nadie más le va a dorar la píldora, se acabó tanto caprichito.

Y entonces sucede el milagro. En Hollywood, la ciudad de los sueños, donde todo puede pasar, Sean Mcnamara gana la batalla por primera vez al doctor Troy. Christian pasa a un segundo término. ¿Quién lo iba a decir? Al final se repite el partido de baloncesto (en el primero Christian era el que encestaba) pero esta vez la paliza se la dará Sean.

Christian tiene que volver a sus orígenes. Tiene que volver a ser un cabrón. Es su naturaleza y qué coño, es como nos gusta.

Durante el capítulo además protagoniza una de las escenas más crueles que recuerdo. Acaba de acostarse con Daphne Zuñiga y están juntos admirando una foto gigante de ella hace 20 años. La foto está hecha por un fotógrafo prestigioso a quien Christian admira y ella tiene cuerpo de infarto y cara perfecta. Entonces le pregunta "crees que tengo que hacerme algo para repetir esta foto". Está claro que es una pregunta que busca solamente una respuesta, la misma respuesta que el Doctor dio en la consulta "No, no necesitas hacerte nada". Sin embargo aparece el verdadero Christian, le pide un lapiz de labios y con él empieza a marcar la foto, desde los pies a la cabeza. Sin titubear, sin remordimientos, con escalofriante frialdad. Sabe que la batalla la ha ganado, ella está completamente a sus pies.

Pero además el metalengüaje gira sobre sí mismo porque no solo estamos hablando de Christian Troy mirándose en el espejo sino de Julian Mcmahon dándose un repaso. Porque el que se está quedando calvo no es Christian, es Julian. Y el tío con toda la tranquilidad del mundo se presta a mostrar sus entradas tal como son, dejando que le hagan al Doctor un transplante de pelo. Chapeau por Julian y chapeau por Ryan Murphy y todo su equipo. ¡Adoro esta serie!

28 octubre 2007

Primeros capítulos, primeras impresiones

Antes de ir al lío, me gustaría, si me permiten, comentar que ayer, por fin, fui a ver Supersalidos y disfruté como una enana ¡Si hasta lloré!. Cuando le conté a mi suegra que había llorado me miró con esa cara con que me mira siempre que piensa que su hijo vive con una chiflada.


La película no es simplemente una comedia de adolescentes desenfrenados que recoge el testigo de Porky´s, sino que pretende examinar (y con mucha ternura además) el proceso de cambio de un adolescente a un adulto, limitándose a una única noche, a una única fiesta de final de curso. Más que de Porky`s, Superbad bebe de películas como Jo, que noche en las que el protagonista va cometiendo un error tras otro y acaba en los lugares más insospechados.

Es una comedia grandísima, con unos actores divertidísimos (por favor, no la vean doblada) y tiene uno de esos personajes que pasarán a la historia, el inigualable Mclovin. Además podía hablar de esta peli porque sale Michael Cera, y si eso no es televisivo no sé qué es. Bueno, vamos con las series (no es que haya claros spoilers, pero si no han empezado a verlas no lean).

Prison break (tercera temporada):


Me aburro. El capítulo se me hace interminable. No me interesa nada de Michael ni mucho menos de su hermano. El malo no es tan malo, al menos todavía no ha hecho ninguna fechoría digna, así que tampoco me pongo tan nerviosa cuando Michael intenta robarle algo. La gracia de esta serie era el puto tatuaje. Eso sí, seguro que le darán alguna vuelta de tuerca para que nos enganchemos. Como en toda buena peli, las temporadas de la series tienen excelentes giros dramáticos. En las series suele caer por el capítulo 7. Así que dentro de unos días les comento si por fin he caído a sus pies, que de verdad, estoy poniendo todas mis ganas.

Héroes (segunda temporada):


No voy al día, me faltan un par de capítulos pero solo de pensar en verlos, ufff me dan todos los males. Qué aburrimiento!!! El primer capítulo me encantó. Pero claro, no era difícil, porque todos teníamos el recuerdo de esa season finale horrible.

A ver... voy por partes. Los gemelos latinos primero me gustaban mucho. Que ella pudiera matar a gente en cuanto se le cruzaran los cables era cojonudo ¡pero que el hermano pueda salvarlos! Qué aguafiestas ¿donde está el conflicto?

Luego está el tema de Hiro que vamos, al principio mucha gracia, que si el Takeshi ese era inglés, que si era un cobarde. Sí, todo muy bien, pero estamos hasta el gorro del inglés ya. Que Hiro se vuelva a Nueva York y se deje de historias de amor bajo los almendros, por Dios, qué coñazo.

Lo mismo me pasa con Peter ¿qué me importan los irlandeses? Que vuelva de una vez. Además como queremos que vuelva y encima nos ponen una historia de amor, eso nos provoca rechazo. La chica nos cae mal porque es la culpable del que el tío siga en Irlanda así que toda la trama nos produce aburrimiento (Si la chica fuera Kristen Bell otro gallo cantaría, pero no me pongas a una mindundi y encima pretendas que me emocione). A ver si se van a la huelga estos guionistas de una vez y vienen reseteados.

Solo me interesa Claire, que su chico sí que está buenísimo y además no están en Bangladesh, sino en donde tienen que estar. Eso sí ¿por qué vuela? Es que todos vuelan? Ya podían haberle buscado un poder distinto. Quiero decir que mi principal problema con Héroes es que detesto que los superhombres tengan siempre un poder nuevo que los saque del lío. Ahora resulta que Peter que ha perdido la memoria es capaz de usar cada uno de sus poderes (no debería), resulta que hasta el inglés tiene poderes. Esto es un cachondeo.

Ugly Betty (segunda temporada):


Ah... esto son palabras mayores. Todo sigue igual, es decir, en la cumbre. Los guiones son fantásticos, la comedia funciona como un mecanismo de relojería. Y ese primer capítulo ¡qué manera de llorar! Miren que me lo venía venir, pero aún así, me harté a llorar, pero no con unas lagrimitas, una llorera en toda regla con suspiros, gemidos y cojines empapados.

Resulta que además de mantener el nivel, de hacer que cada uno de los personajes sigan interesándonos como el primer día (además hacen que odiemos y amemos a Whillemina con la misma pasión y para eso hay que tener una pluma maestra), nos regalan giros maravillosos, como que Alexis vuelva a ser Alex. Que estos guionistas no vayan a la huelga, por si acaso.

Californication (primera temporada):


Californication es una comedia de personajes. Pero no está claramente definida, es muy parecida a Weeds, en cuanto a que ambas son algo que podríamos llamar "sitdram" (una dramedia pero corta). Sin embargo, a diferencia de la otra, Californication ni siquiera tiene un arco argumental. Pareciera que se hiciera al andar. Es una serie divertidísima pero siempre te emociona. Menuda llorera me dio el otro día con el capítulo del padre de Hank. Yo creo que a estos guionistas en la universidad les dan una asignatura completa de "lectura de cartas", porque qué bien lo hacen (me remito también al 01x02 de Ugly Betty), saben como jugar en el borde que separa lo emocionante de lo ridículo. Y ganan. Qué cabrones.

The office (cuarta temporada):


Con esta nos llevamos un chasco, porque menudo susto. Resulta que los 4 primeros capítulos de esta cuarta temporada son dobles ¡de cuarenta minutos! Ya habían hecho capítulos así, pero siempre en un final de temporada o en algún capítulo especial de navidad. Por lo visto la cadena les regala esta opción de hacer capítulos más largos, a las series con buenos resultados de audiencia. La verdad que los 2 primeros no nos gustaron mucho. Pero el tercero ha sido fantástico. Por suerte ya vuelven otra vez a los 20 minutos. Las cosas como son. Los formatos hay que respetarlos.

Desperate housewives (cuarta temporada):



Me encanta. Aunque me da mucho miedo que haya tantos personajes. Hay dos parejas nuevas. Pero cada una mejor que la otra. Además las dos parejas están íntimamente relacionadas con dos de nuestras chicas, así que de alguna manera siempre las tenemos ocupadas, por si nos quedamos sin tramas. Susan, por ejemplo que ya tenía su vida resuelta necesitaba un aliciente. La chica vuelve a sus inicios, sacando a relucir y bien, sus dotes de patosa. Hay muchos misterios, el triángulo-cuadrilátero de Gaby, el embarazo de Bree y el más genial de todos, el de la magnífica -miren que siempre había odiado a esta mujer- Dana Delany. Al principio me asusté porque era la nueva Bree (casualmente para el papel de Bree, Marc Cherry la quería a ella, pero la chica dijo que no varias veces), pero luego me di cuenta de que la gracia está en ese punto. Es como el Spiderman negro, es una Bree con los poderes perfeccionados. Una mujer perfecta pero más mala que la peste. La adoro y le está dando a esta nueva temporada la sal que necesitaba. Estos guionistas pueden quedarse también.

Como conocí a vuestra madre (tercera temporada):



No se preocupen que todo sigue igual. El nivel está altísimo (todo lo altísimo que se pueda estar en la primera mitad, porque las series se ponen mejor cuanto más nos acercamos al final de temporada con la excepción del pestiño de Héroes) y nuestros chicos siguen siendo los perfectos sustitutos de Friends. ¡Me encanta!


24 octubre 2007

El primo de Rajoy

Por si acaso aparece por aquí un nuevo lector, le cuento que este es un blog de televisión, lo que pasa es que últimamente está algo camuflado. Hace tiempo que me apetece hablar sobre este tema y con lo de Rajoy tengo una excusa estupenda porque su "broma" sobre el cambio climático ha dado la vuelta mediática completa. No hay programa que no haya aprovechado su desliz para hacer el chiste de turno y añadir además, con ímpetu y orgullo el discurso a favor de la lucha contra el calentamiento global.

Yo, que soy muy de izquierdas, pero más anti PP si cabe, me he alegrado de lo que Rajoy ha hecho. Porque miren que hay que ser bobo para desmarcarse de esta manera de la corriente de pensamiento no solo nacional sino mundial. Pero una cosa no quita la otra, que yo disfrute al ver a Rajoy meter la pata -porque quiera que los socialistas ganen las próximas elecciones- no significa que no esté por primera vez en la historia política de este señor, completamente de acuerdo con su postura. Ojo, no con sus palabras ni con sus formas, pero sí con su postura.

Intentaré explicar la mía. Primero, no tengo ni idea de ciencia. Lo único que sé sobre el cambio climático lo he leído en la Wikipedia, en artículos de prensa, en blogs o lo he visto en documentales.

Cuando me enteré de que Al Gore era el máximo responsable de un documental sobre el cambio climático, lo primero que me vino a la cabeza fue la teoría de la conspiración (soy de la generación Bauer, qué le voy a hacer) y pensé ¿Por qué Al Gore? ¿Qué puede haber detrás de esto? ¿Por qué el ex viceprecidente del partido que actualmente no está en el poder?. En febrero, después de la emisión de los Oscar, escribí un post sobre la gala y comenté mi impresión sobre Gore y su extraño séquito (es en el último párrafo). Aquella gente estaba entregadísima a la causa, eso no era normal. Aún no había visto el documental pero en aquél momento solo pensaba en una palabra "campaña".




El documental lo vi un mes después. Me sorprendió mucho, no me esperaba esa falta de sentido común, ese lenguaje simplón. Era como un documental para dummies. Yo siempre había defendido al partido de Gore y en aquél momento me alegré por él, y me alegraré cuando los demócratas ganen las próximas elecciones (más por Obama que por Hillary), sobre todo por quiénes las perderán, pero esa es otra historia.

Hay una razón para todo esto. No sé si Al Gore es una mera marioneta, que puede ser, aunque lo dudo, pero lo que importa es el resultado. Al Gore es el premio Nobel de la paz. Es el abanderado de todo un movimiento que se está pareciendo a una religión. Nadie se atreve a decir que está en contra. La cosa está llegando a un punto de ridiculez tal, que ahora mismo cualquier mal es culpa del cambio climático, hasta los movimientos sísmicos. Si eres escéptico la gente te mira como un insensible y un irresponsable. No tiene parangón con nada que yo haya vivido anteriormente. Es una locura. Es un proceso meditado. Es PROPAGANDA.

¿Y cuál es la mejor manera de hacer propaganda? ¿qué hay más eficaz que el miedo? ¿Hay algo más taquillero que una buena peli de catástrofes? Miren La tormenta perfecta, Twister, El día de mañana. Eso siempre hace taquilla. El agujero de Ozono se cierra cada dos por tres, no tiene ni interés ni efecto mediático, además es bastante complicado de explicar. Interesan los océanos, que crezcan, que se hagan inmensos, que nos devoren las olas gigantes. Eso es lo que da terror. Eso VENDE.

Y duele que este movimiento haya surgido de una manera tan rápida y eficaz. Duele que éste sí y no otros. Duele que haya millones de personas trabajando para hacer que las industrias emitan menos CO2 y que no luchen con todo ese brío para acabar con el Sida en África, por poner uno de tantos ejemplos.

Pongamos que sí, que la industria es la causante del calentamiento global y que mi tatara nieto morirá por culpa de un super huracán. Vale, y me pueden explicar ¿quién dice que la vida de mi nieto es más importante que la de ese crío de Kenia que se ha muerto hoy? ¿Quién lo decide?

Los osos polares son monísimos, pero la verdad es que me da igual que se extingan si con esos recursos podemos hacer algo por seres humanos que viven en condiciones de absoluta pobreza. Para eso deberían utilizarse los recursos, y no estoy hablando solamente de los físicos.

Todo esto yo lo tenía bastante claro, y el hecho de haber visto esta noche el documental inglés de Channel 4 The Great Global Warming Swindle (El gran timo del calentamiento global) de Martin Durkin no me ha hecho pensar así, pero sí reafirmarme. Sobre todo porque a diferencia de Una verdad incómoda, en éste salen científicos.

Pero soy realista y no sé nada de ciencias. Quizás este documental esté igual de manipulado que el otro y a lo mejor es un encargo de la mismísima "Shell". Es lo de menos. La cuestión es que no hay pruebas claras para seguir defendiendo que el hombre es el causante de los cambios de la temperatura y aún así, es tan poderosa la influencia mediática de esta gente que todos nos creemos lo que ellos quieren. Y eso da muchísimo más miedo que el 0,05% de Dióxido de Carbono que hay, actualmente, en la atmósfera terrestre.

14 octubre 2007

Sitges: entrada final

Me quedan por comentar algunas pelis que he visto en Sitges, voy a escribir esta entrada rapidísimo antes de que me haga efecto el Frenadol, entonces me habré convertido en una zombie.



Rogue: La típica película de monstruo pero esta vez con un cocodrilo. El director es el de la magnífica Wolf Creek. La peli es muy divertida y sí, es una peli de monstruo hecha y derecha. No intenta revisar el género como The Host, gracias a Dios y por eso está muy bien.



An American Crime: Cada año hay dos pelis que van de lo mismo. Ésta y "The girl next door" se basan en el mismo libro y en la misma historia real. En los años 50, una familia deja a sus dos hijas al cuidado de una mujer enferma que tiene a la vez muchos más hijos. La niña, sorprendentemente es sometida a todo tipo de vejaciones. La versión que yo vi, interpretada magistralmente por Katherine Keener no iba más allá del telefilm. La película no está mal para una tarde de domingo.

The Nines: Esta es una paja mental. Si le quitamos los últimos cinco minutos puede tener su gracia, pero tal como está no hay por donde cogerla. Es como Adaptation pero mucho más loca. Una estrella de la televisión está en arresto dominciliario por conducir borracho y por pirómano, su manager (Melissa McCarthy, Suki en Las chicas Gilmore) va a cuidarlo y en la casa empieza a ver cosas raras, se ve a sí mismo, oye voces y encuentra notas con raros mensajes. La segunda parte de la película explica todo lo anterior y la verdad es que es muy graciosa porque hace un recorrido por los mecanismos de creación de una serie de televisión, pero todo se tambalea cuando se intenta dar forma a todo el conjunto. Un desastre total.


Mena Suvari

El diario de los muertos: La última peli de George Romero ha provocado bastante rechazo por lo que he leído por ahí. A mí me gusta que utilice lo zombie para hacer un manifiesto a favor del poder de Internet, de los blogs y del Youtube en relación a los medios de comunicación clásicos. La verdad está en la calle y no en una cadena de televisión. Todo esto está muy bien, pero cuando se repite tanto la premisa pierde gracia. La cosa no necesitaba más subrayados. Por otro lado es una pena que se utilicen no dos sino tres cámaras (el personaje principal ve todo lo que pasa a través de su cámara porque está grabando un documental), porque lo bonito hubiera sido que solo hubiera una. Bonito y difícil claro. La cosa es que la peli es divertida. Y todo el que tenga un blog se siente identificado y feliz. (Por cierto Alejandro!!!! Esta peli es Estramonio!!!)

Cola de Cronocrímenes 45 min antes

First Snow: Un absoluto coñazo. Guy Pearce va a morir porque se lo dice un adivino, será antes de la primera nevada. Y estamos todos esperando la nevada y deseando que se muera de una vez para poder ir a la terraza del Meliá a tomar un café.

Tres minutos: peli argentina de viajes en el tiempo pero esta vez de amor. El casting es un problema porque no hay química entre los dos actores. La peli es un absoluto despropósito. Eso sí, la idea es genial y podía haber sido una gran peli. Mi novio la reescribió cuando salimos de la sala y le quedó chulísima ¡Con mis guiones no pones tanto empeño! Le espeté, mientras íbamos a la terraza del Meliá a tomar café.

Cassandra's Dream: En esta Woody Allen cuenta lo mismo que en varias de sus películas, la historia es la misma pero con diferente resultado. Pero ese no es el problema. El problema es que no lo hace bien. Ewan McGregor y Colin Farrell están magníficos. Lo que es alucinante es la gente que no sabe qué tipo de película está viendo. Esta es un dramón pero medio auditorio estaba descojonado. Nos tuvimos que cambiar de sitio para dejar de oir las risas de la fila de atrás.

En The signal me dormí a los cinco minutos, así que no puedo decir nada. Era la quinta del día. Nunca jamás vean más de cuatro.


Zoe Bell


Death proof girls

De todos modos, aunque parezca que me gustaron pocas pelis, no es verdad, me lo pasé pipa. Incluso con las pelis malas disfruté (quitando dos que me hubiera ido de la sala si hubiera estado en una esquina). La cosa es que en un festival normal con cine más trascendente, si la peli es mediocre te duermes. En cambio las pelis fantásticas, por más malas que puedan ser, son divertidas. No hay gente andando por una calle larguísima contemplando la nada. Hay cocodrilos gigantes y fantasmas y si te duermes te despiertan o los gritos de la chica o las carcajadas del público.


13 octubre 2007

Crónicas desde Sitges (tercera parte)

Primero, perdón por tantos errores de puntuación, de ortografía, de nombres de actores, directores, de cuando no los nombraba o no sabía el nombre de la película. Estas últimas entradas han sido caóticas, odio escribir desde un portátil aunque sea tan bonito como mi Alu de 12 pulgadas.

A ver, ayer se estrenó Los cronocrímenes. Era la primera vez que yo veía el Auditorio totalmente lleno. La cola giraba las esquinas pero la gente era feliz. No sé si habrá sido por el calor infernal que ha hecho durante toda la semana, pero la gente en Sitges fue feliz. Hasta yo que detesto el calor y más cuando hay una playa maravillosa y no me he llevado el biquini, lo fui.

La película de Nacho Vigalondo, como casi todo lo que él hace, revisa las pelis de viajes en el tiempo. En este caso lleva el género a lo cotidiano, un hombre está tan feliz con su mujer en su casa de Cantabria cuando... todo se trastorna. Y se trastorna tanto que la gente disfruta, salta en la butaca, se ríe y sale de la sala encantada de la vida. Porque además de ser una peli estupenda tiene un gran final.

Es una pena que no se haya llevado premio. Esta mañana, la rueda de prensa que anunciaba el palmarés se adelantó una hora. Y me la perdí, justo el día en que había logrado colarme. Pumares estaba en el pasillo refunfuñando que qué mierda de premios, que siempre lo mismo, que encima que la cambian de hora, gana una mierda que se llama The fall. Y entonces yo empecé a dar saltos de alegría porque ¡era mi favorita! Además había ido a la Masterclass de su director Tarsem Singh y me había quedado prendada. ¡Qué hombre tan encantador!. Si se estrena la peli, ya les contaré anécdotas del rodaje, son muy divertidas.

El resto de premios se los llevó Rec que ganó público, director y actriz. L' interieur, una peli francesa que me aconsejaron que no viera porque conocen mi sensibilidad hacia ciertos temas. Los que la han visto dicen que debería haber sido la ganadora. Creo que ganó el premio del jurado joven.

Actor fue para Sam Rockwell, por Joshua, una peli estupenda sobre un crío diabólico y los pobres padres que lo soportan. Él ha sido desde siempre uno de mis actores favoritos, pero la verdad que lo he visto en docenas de pelis hacerlo mejor que en esta. Para mí Karra Elejalde (Cronocrímenes) se lo merecía cien veces más.

Bueno, pues mañana subo fotos y termino con todas las pelis que he visto, que todavía quedan.