31 mayo 2006

Veo Crónicas Marcianas

Yo era parte de ese 35% de share y además de estar orgullosa de serlo no tenía ningún problema en decirlo: Veo crónicas, claro, como tú y como un millón de personas más. Me río, me encanta. Y no, no me molesta que griten. Y no, no me parece una basura.

De la desaparición de Crónicas se pueden decir muchas cosas, todas tristes, y una de ellas es la alegría de aquellos que odiaban el programa y que se quedaron a gusto. Siempre me ha hecho gracia toda esa gente que cuando hablaba del programa repetía diálogos enteros de algunos tertulianos. Para no verlo era toda una hazaña.

Yo me pregunto, por qué se alegra uno de que un programa desaparezca? Si ven otras cosas o tienen la tele apagada ¿Qué les importa lo que haya en tele5? Además todo el mundo sabía que la cosa no podía cambiar a mejor. Estaba TNT. Pero ellos sólo querían que Crónicas desapareciera.

En este momento la cosa es tremenda. Antena3 tiene a Buenafuente que vale, es un gran showman pero es un poco rancio. No sé, se me hace un poquito oscuro el plató y me deprime. Hay momentos buenos, pero no tengo la paciencia necesaria para esperarlos. El problema del programa es que es para un ratito. Dos horas son un montón.

Un día estaba yo viendo la primera y me asusté. Había un hombre calvo maquillado como si se hubiera quedado dormido en la playa. Primero pensé -y esto lo digo totalmente en serio- que era una parodia como las de homozzaping en la que imitaban a Paco Lobato (el calvo de la Fórmula 1). Pero luego vi que aquello no era una imitación, que era real y que se trataba de Alfonso Arús.

Yo creo que este programa lleva meses -o años quizás- en la parrilla pero yo lo pillé hace poco. Hay invitados ilustres como la madre de Stallone que se dedica a leer el futuro a través de los culos de las personas y los colaboradores son un montón de chicas rubias que sonríen de vez en cuando y miran a la cámara con gracia. Decir no dicen nada. Entre los colaboradores está también la mujer de Arús, que es algo así como la voz del pueblo y la única que pregunta cosas que importan. ¿No les pasa mientras ven un Salsa rosa -además de llamar varias veces cabrona a Angela Portero- que se dan cuenta de que nadie es capaz de preguntar lo que realmente importa? Pues esa impotencia no se vive en el prgrama de Arús, porque para eso está su mujer.

Por ejemplo, el otro día entrevistaban a Andrés Velencoso (el modelo catalán que sale con Jlo en la campaña de Vuitton) que no soltaba prenda acerca de su vida privada. Y yo pensando, a mí me da igual saber quién es la novia de este tío. Yo solo quiero saber si la cabrona es modelo o si es una persona normal (cabrona también claro, pero si tiene celulitis como que me parece mejor). Y eso mismo le preguntó la mujer de Arús. Pero esa novia que tienes ¿es o no es modelo? Y yo flipando ¡esa mujer me leía el pensamiento!

Bueno, pero lo importante ¿es bueno este programa? No, es una mierda.

He pensado que aquí iría bien una foto de Arús pero luego me decidí por una de Velencoso.


Y por último está el programa de Eva Hache que no está mal. Eso sí, tanto chiste escrito a mí me preocupa. Cada día parece más el club de la comedia. Le quitan naturalidad al asunto. Hay que soltarse un poco, que no se puede ser showman y estar leyendo todo el rato. Ensayen más por favor. Luego está el asunto de los standups y los entrevistadores "caiga quien caiga". Ya cansa esto no?

Miren a John Stewart que hace el mismo programa y no hay nada de eso. Dejense ya de entrevistar a gente estúpida con preguntas imbéciles. Guionicen, actúen, monten. Que ya está bien. Por lo demás el programa estupendo.

De Odiosas prefiero no hablar. Caiga quien caiga les puso una querella o algo peor por plagio. Pero bueno, antes del programa de Cuatro cabezas estaba Desesperado club social y hacían lo mismo.

Pues eso, que las noches han cambiado. Ahora son aburridas. Sardá vuelve, pero por Dios, antes aféitate.

7 comentarios:

Ra dijo...

Tengo mucho, mucho que decir sobre el programa de Alfonso Arús!! Pero sólo diré que su mujer, Angie de Arús, es uno de los seres más desagradables sobre la faz de la tierra.

SisterBoy dijo...

También me hace gracia la gente que decía no ver Crónicas pero que siempre estaba perfectamente al tanto de todo lo que pasaba allí.

Y lo más gracioso de todo era las excusas que daban para ese conocimiento. En plan "yo no veo el programa pero estaba haciendo zapping justo en el monto que..." o bien "yo no veo el programa pero dos señoras en la guagua estaban comentando..." o mejor aún "yo no veo el programa pero los vecinos lo ponen tan alto que pude oir..."

De todos modos yo le tenía bastante perdida la pista en parte por que me aburían esas tertulias sobre a quien se había tirado Nuria Bermudez, demasiado cutre. Y yo sí que me alegré de que lo quitaran pero sólo cuando Sardá empezó a contestar a las criticas que le llovian sacando los indices de audiencia, se lo merece por presumido.

Lo del programa plumbeo de Buenafuente se justifica por la legendaria incapacidad de Antena 3 para diseñar platos que no parezcan un camposanto.

De Eva H me gusta Versión Original y cuando se meten con Losantos. Las entrevistas son un coñazo ¿que puede tener de interés una entrevista con el ex-ministro Cañete?

Arus hizo Al Ataque y después podría haberse muerto.

fettuchini dijo...

La verdad, yo no soporto a Eva Hache. Es como Buenafuente pero sin gracia. Y cada vez que mira fíjamente a cámara mientras cabecea depués de un chiste parece estar diciendo: "¿A que tengo gracia?".

¿Llegaste a ver "El show de Cándido"?

Lucinda dijo...

Yo veía Crónicas Marcianas y estaba enamorada de Boris.

Odio a Eva Hache.

Y cada viernes me repantingo en mi sofá con mi familia para ver CQC y me encanta.

Momento confesión.

Manga Ranglan dijo...

Cronicas nos aportaba una especie de pensamiento unico muy reconfortante, como lo veía todo el mundo siempre habia un tema de conversación claro. Ahora hay demasiada dispersión en la noche.
Y los tics de Buenafuente y Eva H. hacen que quiera asesinarles.
Nadie puede enseñarles lo que hace Jay Leno?

Mer dijo...

No le encuentro la gracia al show de Cándido. No me gustan los realitys actuados. Al menos no tan actuados. Confianza ciega por ejemplo, me encantaba.
Ayer estuve viendo Conan O´Brian y Jay Leno. Como pueden improvisar tantos chistes? hay que ser un genio para mantener ese nivel en cada programa. Sardá era el único. Y él no era el gracioso, eran los que estaban a su lado. La gracia estaba en el tandem. Sardá-Boris, Sardá-Latre... Mírenlos ahora por separado...

Ra dijo...

Sardá-Galindo...