20 mayo 2008

House

La primera vez que hablé de House en este blog lo hice refiriéndome a ella como una serie para pasar el rato. En aquella época todavía teníamos tiempo para ver, una vez por semana, algo simple y doblado. Dije también que cada capítulo era un clon del siguiente y que su gracia estaba en utilizar la estructura de una serie policial. Una serie como House, o como CSI logran el éxito porque te enganchan con un teaser magnífico, con el carisma de su protagonista, pero sobre todo por ser capítulos autoconclusivos que cualquier espectador vago podría pillar, aunque la semana anterior se hubiera olvidado de verlo.

Sin embargo, todas las series deben evolucionar así que en medio de la primera temporada rompieron la monotonía con la trama de Edward Vogler, ese jefe negro que obligaría a House a deshacerse de uno de sus tres ayudantes. Los últimos capítulos de la temporada fueron estupendos y completamente diferentes a lo que estábamos acostumbrados, luego llegó la ex mujer de House para terminar de rompernos los esquemas (aunque yo la odiaba) y los secundarios empezaron a hacer algo más que servir al jefe. Cameron se enamoró, Chase empezó a ser un cabrón encantador y Foreman nos desquiciaba con su negatividad constante.

Poco a poco, como tenía que ser, la cosa cambió. Mientras nos contaban los entresijos de una enfermedad extraña, lo realmente importante era lo otro: Descubrir a House. Y claro, todo eso funcionaba muy bien porque por fin, después de un montón de capítulos iguales, algo diferente se asomaba y todo estaba equilibrado. La información llegaba con cuentagotas, y siempre nos quedábamos con ganas de saber más. Cualquier trama del capítulo en realidad era una excusa para ir más allá y hablarnos de la personalidad real del doctor, y sobre todo, del misterio de su pierna y la génesis del monstruo.

El problema de esto es el no saber parar. Llega un momento en que claro, House nos da igual y queremos volver a las historias de los pacientes. Porque House por desgracia no tiene ni un solo misterio más para nosotros. Han querido aprovechar tanto el tirón de un buen personaje que lo han agotado.

Pero volvamos con la historia de la serie. Recuerdo capítulos estupendos, pero ninguno tan magnífico como "No reason" al final de la segunda (el capítulo en que le disparan). Pero lo mejor apareció con David Morse en la tercera temporada. Y a partir de aquí, un listo pensó ¿Y ahora qué? Y yo pienso, los giros están bien pero cuando uno da un giro tiene que hacerlo con todas sus consecuencias. (Si no has visto hasta el capítulo 4x12 Don`t ever change no sigas leyendo)



Desde la primera temporada nos amenazaban con quitarnos a uno de los 3 ayudantes de House. Y todos temblábamos porque no podíamos imaginar cómo sería la serie sin ellos. A pesar de conocer el talento de estos guionistas dudábamos ¿puede sobrevivir House sin sus ayudantes?

La respuesta fue sí. Y además la decisión fue fantástica. House tendría su propio "The apprentice" para elegir a sus nuevos ayudantes. Estos primeros capítulos de la 4º temporada fueron fantásticos porque eran un curso acelerado de definición de personajes. House tenía a más de 20 aspirantes al puesto y nosotros conocíamos a cada uno de ellos. Podíamos definir a cada uno con un solo adjetivo y algunos no necesitaban más de dos frases para que los conociéramos (eso es escribir guiones). Yo estaba pletórica con los nuevos capítulos pero de pronto hubo un problema. Un problema llamado nostalgia, que en realidad no era más que falta de cojones, aunque quizás la mejor definición de lo que sucedió sea FAROL. Los ayudantes de House no se habían ido a ninguna parte. Ellos no pretendían largarlos pero claro, habían sido tan buenos guionistas que nosotros ya nos habíamos olvidado de su existencia.



Así que teníamos a los nuevos y a los viejos y juntos eran como el agua y el aceite. La doctora Cameron corriendo de un lado para otro en urgencias, Chase haciendo NADA, Foreman humillado con ese traje ridículo, siempre en medio y siempre con cara de culo. Un horror.

Pero la gracia es que los chicos nuevos ni siquiera son atractivos. 13 es sosísima. Los otros dos insufribles. Zorra implacable me encantaba y gracias a Dios ha vuelto pero su trama con Wilson es insoportable (solo ha servido para que sospechemos que House podría estar enamorado de Wilson, cosa demasiado trillada, que aunque atractiva, es otro FAROL).

Había personajes mucho mejores entre el grupo de aspirantes como por ejemplo Big Love que era mi favorito.

O sobran los nuevos o sobran los veteranos. Juntos son un suplicio.



Pero todo eso no es importante porque actualmente se están repitiendo tramas. Ya tuvimos capítulos en que House se planteaba el concepto de Dios, en que dudaba entre la ciencia y la magia. Ya nos habían hablado varias veces acerca de los cambios, de si es posible que una persona pueda cambiar, de qué habría que elegir entre un tumor que te haga mejor persona o la falta de tumor que te vuelva anodino. Ya nos habían hablado de eso mil veces. La diferencia de calidad del episodio 12 al 13 de esta temporada es brutal. Así que esto seguramente se deba al parón de la huelga. Pero las malas decisiones se han tomado mucho antes.

House me aburre. Necesito que alguien tome una decisión, que Cameron se tire a House, que 13 se mude a Alaska, que Foreman se quite esa corbata y que Chase haga algo de una vez, algo que no sea pasear por el pasillo con esa bata ridícula.

13 comentarios:

Mosky dijo...

A mí me gusta la relación de Wilson con Zorra Implacable, me parece un toque de ironía juguetona con la relación House-Wilson.
Los nuevos... 13 es verdad que es sosita, y una vez House ya la ha "descifrado" no tiene mucho que hacer. En cuanto a los demás, sigo sin comprender por qué se quedaron ellos teniendo a Zorra Implacable y al mega-religioso. Y al viejecito que no era médico ni na, lo podrían haber dejado por ahí, en plan secretario o saco de boxeo.
Tampoco habría estado mal que dejaran a algún chico guapo, en vez de largarlo en las primeras nominaciones.
La que tiene que salir más es Cuddy, porque la química que tienen es genial pero se está diluyendo con los enamoramientos esporádicos del doctor (la chica del polo, por ejemplo). Creo que ya va siendo hora de darle una salida a esa relación, en un sentido u otro.

joanarcaic dijo...

personalmente me he enganchado a House con esta 4ª (es la 4ª, no?) temporada. al principio solo me parecía un spin-off de CSI. pero esta temporada me ha enganchado, sobretodo los episodios del principio.
por lo que creo saber 13 es la novia de Salman Rushdie, y no sé si me gusta mucho y me da asco, tengo que decidirlo.
los otros dos son mas bien sosainas (bueno 13 también lo es) y Foreman cada vez me recuerda mas a ese personaje de E.R que terminaba debajo de las vias del tren (y que interpetraba el mismo actor)
Big Love me encantaba, no sé por qué me recordaba a Christopher Walken en negro (sobretodo de joven de pelis como "A View to a Kill" aka "Panorama para matar")...
quizás deberían de dejarse de ayudantes, cargarselos a todos y dejar a House solo........¿pero entonces a quien insultaría?.............

a por cierto, era Wilson quién "metaforicamente" se estaba follando a House (Zorra impecable era como House pero con vagina, etc...), bueno, eso es lo que creo que entendí, en su día lo con subtítulo, así que quizás había ahí un error...........

Interior Noche dijo...

Mer, eres una incauta al escribir precisamente hoy un post como este, sobre todo cuando algunos ya hemos visto el capítulo de anoche, nada menos que la season finale. Me estoy mordiendo la lengua para no contarlo y las uñas para no escribirlo....

joanarcaic, lo de Salman Rushdie te lo podías haber ahorrado, que no tengo yo hoy el estómago para imaginar ciertas cosas... aaaagh

Mer dijo...

¿Usted me está diciendo que no puedo, en mi blog, criticar los capítulos que no me gustan porque aún no he llegado a uno que es la leche??

Mire, una serie tiene que ser mucho más que un gran capítulo final. Y eso es lo que estoy criticando en esta entrada.

Si usted quiere alabar la season finale que ha visto ayer imagino que tendrá un hermoso blog donde hacerlo.

m dijo...

a mí me pasa lo mismo, house ya parece una parodia de sí mismo. El capítulo en q secuestra a un actor haciéndose pasar por chofer ya fue demasiado, parecía hannibal del equipo A..... Aunque lo cierto es que mientras dura el episodio estoy entretenidísimo pero cuando acaba me parece que están de capa caída

Ángel de High Mountain dijo...

he visto hace nada "House's head" el que muchos consideran el digno sucesor de "Tres historias", lo vi porque en teoría era la bomba, pero bueno, fuegos artificiales, para mi gusto.

y por cierto, ver cómo, tras 4 temporadas, Cuddy sigue gritando a House que no haga locuras para salvar a sus pacientes... en fin.

En general, estoy de acuerdo con tu opinión.

Un saludo!

joanarcaic dijo...

pero es que House siempre ha sido una parodia de House, ahí estaba la grácia, no?

Anónimo dijo...

Jo, cómo ha decaido esta serie. Me da pena, echo de menos a Gregory House

Arual dijo...

Básicamente tu post resume el por qué alguien tan enganchado la temporada pasada a HOUSE como yo este año haya acabado por no verla Mer.

El Malvado Ming dijo...

Los dos ultimos capítulos de la cuarta temporada habrían justificado hasta diez temporadas de "Los Serrano".

Ana dijo...

Pues yo creo que Mer tiene razón,la série decaío mucho.Pero esto suele pasar con la mayoría de las séries.
Lo sigo viendo,porque la demás programación no hay por donde cogerla,además últimamente parece que House,recupera un poco de la magia del início.

Me pasó con CSI Miami,la última temporada que echó en la cinco,no me gustó nada.Era demasiado fantasiosa...

Besos y enhorabuena por el blog!

Esther dijo...

Supongo que estoy de acuerdo con el hecho de que esta última temporada el nivel ha bajado muchísimo. No me había parado a pensarlo, pero ayer mismo me sorprendí dejando que mi madre pusiera Los Hombres de Paco en lugar de dejarme ver House. Vale, LHDP son aún peores, pero quería ver si habían cambiado un poco la evolución típica de todos los capítulos.

El caso es que desde que el equipo de trabajo de House cambió, la serie ha perdido mucho: entre los nuevos ayudantes no hay mucha química y sirven sólo para dar ideas y poco juego. Incluso a Zorra Implacable que la han rescatado liándola con Wilson, y para mí el pobre hombre ha caído aún más bajo. Y encima "dejan caer" que podría estar enamorado de House... anda ya

Mer, genial el blog. Sigue así.

Anónimo dijo...

Que alguien enganchado a supermodelo ose hablar de House ya dice mucho del valor de su crítica