08 abril 2008

plan america

El del humor es el próximo post y ¡Muchas gracias por los ánimos!

Anoche se estrenó Plan América y tuvo un 11,3 % de share. El estreno más bajo en lo que va de año de la cadena. La familia mata tuvo un 17% que desde luego se lo merece por la fantástica campaña promocional. La noche de los lunes es lo que tiene, pero yo vi Plan América y les voy a contar lo que me pareció.

La historia va de un centro médico en un imaginario país sudamericano. No es que yo quiera comparar, pero ya teníamos una referencia con aquella temporada de Urgencias en que Carter y Luka se van a Africa. Ya sé que las comparaciones son odiosas, pero ya que tengo la oportunidad de poner esto, lo hago.



¿No les sale un suspiro después de ver algo así? Y no hablo del suspiro de amor de ver a Noah Wyle, que también, hablo de otro tipo de suspiro, el de admiración.

Ya sé que es tremendo empezar un post hablando de Plan América y compararlo con Urgencias, es lo peor ¡Soy lo peor! Pero tengo mis razones.

Urgencias empieza a lo bestia ¡Y pueden hacerlo! Por qué? Porque hay 8 temporadas anteriores y ya conocemos a los personajes. Puede pasar lo que sea, Carter puede llegar y encontrarse con la masacre, con bombas, tiros, muertos, explosiones... Es Carter, lo conocemos, y haga lo que haga sabemos quién lo hace. Nos emociona quién lo hace, aparte de lo que hace.


En esta serie necesitábamos conocer a los personajes antes de la primera trifulca con la guerrilla. Pero no. Ni siquiera hay un intento. Está la típica escena de presentación de serie española. Unos son bordes con otros, hay malas contestaciones, malos modos y nada más. Quizás son personajes reales y yo es que soy muy soñadora. Seguramente 3 médicos sin fronteras que lleguen por primera vez a Colombia, que cambian radicalmente de vida para ayudar a los demás en las condiciones más precarias sean bordes con sus nuevos compañeros mientras llegan al lugar de trabajo escuchando música en el Ipod. Es posible.

Yo no me lo creo, pero bueno, pongamos que sí. Nada más terminar la primera escena yo me decanté. Mi favorito de esos 5 personajes era el conductor del jeep, que era secundario, así que seguramente no era objetivo de mi empatía.

El jeep es interceptado por la guerrilla, que al final les perdonan la vida pero les roban todo el material. Mientras caminan hacia el centro hospitalario donde van a trabajar, se encuentran con el cura, que lleva en su coche a una niña enferma y a su madre. Nada más entrar en el coche la niña vomita sobre el médico joven que grita "Joder". Ahí yo me mosqueo y me empiezo a interesar. ¿Este chico es médico realmente? Porque si lo es esconde un gran secreto. ¿Qué hace en el tercer mundo? Y si no es médico, es aún más interesante todavía.

Nada más llegar al centro hospitalario, con una niña eferma que vomita a sus espaldas ambos médicos jóvenes piden una ducha. Yo me tengo que duchar primero porque me han vomitado, no, la que se tiene que duchar primero soy yo porque me intentaron violar. La cosa va mal. No sé quien de los dos es el de los principios, pero desde luego los llevan bien escondidos y parece que tengan las misma inquietudes. La cosa sigue mal.

En Urgencias nada más llegar a Africa hay un primerísimo plano del doctor Carter que alucina viendo como todas esas negras y sus niños pequeños lavan ropa en el río. El río que seguramente será el culpable de tantas enfermedades. Aquí no vemos ninguna imagen del pueblo. Pero la madre de la niña cuenta que no tienen donde lavarse, que se lavan en el río. Y claro, la cosa es distinta. La eficacia es distinta. Y sí, soy sensata, la diferencia de presupuesto está a años luz. En Urgencias salen 100 extras lavándose. Yo me conformaría con una sola. Una imagen vale más que mil palabras. Ahora me dirán ¡estás promoviendo el plagio! No exactamente, el plagio está hecho, solo que con menos imaginación. Es un plagio camuflado. Y sí. Claro que promuevo el plagio, pero llevo años diciendo que el plagio tiene que hacerse bien. Con picardía y aprendiendo. Estoy en contra de los clones, pero no de copiar recursos narrativos que hacen la ficción mejor.

La serie falla porque no engancha. Y no engancha por unos personajes mal planteados, porque no tienen historia detrás ni parece que delante. Porque desaprovechan un flashback que prometía una gran historia que termina por no contarnos nada. Si tú no me cuentas nada, yo no estaré ahí el próximo lunes. El médico joven efectivamente era médico y su única cruz fue haber sido un médico televisivo en un programa parecido a "Cambio radical". Encima el cliffhanger final es tan triste, que no te da ganas de volver a ver qué pasa. Ni siquiera sirve de giro, que es un gran error.

El problema de empezar la serie tan fuerte, es que luego lo demás no tiene la misma garra. Y lo peor viene cuando el final del capítulo se ve venir de lejos. Todos sabíamos a quién iba a disparar el militar. Pero bueno... eso es el problema de la mayoría. En España tenemos un grave problema con las historias, no sorprenden, sabemos todo lo que va a pasar. Es un cúmulo de lugares comunes, personajes comunes, que ni siquiera son estereotipos. En su intento de huir del estereotipo se quedan en nada.

A veces es preferible buscar la emoción que pecar de frío. Pero antes de hacerlo hay que respirar hondo y asumir que sí, que ellos sí que saben, que hay que aprender de ellos, que los guionistas americanos son nuestros maestros. Y que para hacer algo digno hay que ver mucha ficción americana y adaptar lo mejor, quitarle los recursos y quedarnos con lo demás, que es la esencia.

Que la serie se haya grabado en 16:9 y se haya proyectado en un casi 4:3 (pusieron unas mínimas barras para disimular) es anecdótico.

11 comentarios:

SisterBoy dijo...

Sí, el fallo está en el comienzo. Vale que empieces con una escena de suspense pero tras la introducción podrían haber hecho un piloto en el que se habblara un poco de la vida de los personajes y lo que les había llevado hasta allí. Fue demasiado para un piloto, como si ya supieran que la serie no iba durar mucho.

Altea dijo...

No he visto plan america, pero Urgencias es GRANDE. Y acabaran en la 15 temporada porque quieren, porque podrían seguir eternamente, cual Santa Barbara pero con clase.

ALX dijo...

Que dura has sido. A mi no me disgustó, pero tampoco me llegó a interesar tanto como para desear ver el siguiente episodio. Aún así, para lo que se hace aquí en España se puede decir que está por encima de la media.
Coincido contigo en que es decepcionante el flashback del médico joven y que le faltó un poco más de garra al capítulo. Y luego van y se cargan a uno de los personajes que parecía más interesante.

Mer dijo...

pues has dicho lo mismo que yo pero con más clase.

SisterBoy dijo...

Axl lo peor que se puede decir de una serie es que no te llegue a interesar tanto como para desear ver el siguiene episodio. Ese fue por ejemplo el motivo por el que dejé de ver Heroes en la segunda temporada y Prison Break en la tercera

La-Ruina-de-la-Familia dijo...

Vaya, Sisterboy, ¡y yo que estoy disfrutando como nadie con la tercera de Prison Break!

ivan kireev dijo...

en un país "imaginario" de cuyo nombre no quiero acordarme (pero donde todo resuena a colombia) trascurre una serie española que vuelve a desanimarme, más que las otras. mirad que lo intento, ¿eh? y siempre intento rescatar ALGO de desaparecida, sin tetas no hay culebrón o el síndrome de ulíses.

escribo esto aqui, mer, porque en mi cabeza buscaba la tercer "relación" con personajes médicos de la parrilla gringa: tenemos un medico borde (house) y un cirujano plástico (que sale en tv)- para darle aires de nip/tuck. tu encontraste el vínculo con "er".

---

claro que el listón sobre las series de médico-en-una-jungla- militarizada es SÓLO "m.a.s.h." (1972-1983) o su spin off, "trapper john, m.d." (1979-1986).

sigo sin entender: si los gringos han demostrado en el formato dramático funciona en episodios de cerca de una hora, ¿porqué pretendemos llenar el doble de tiempo con la mitad del talento?

¡suspensos! ¡obligado todo el equipo a ver los 256 episodios de m.a.s.h. y los 150 de su spin-off!

Mer dijo...

Bueno, el tema de la duración es una constante. Eso ya no se puede cambiar. Pero lo del médico borde... diría que eso lo inventamos nosotos porque aquí todos los personaje son bordes.
Por eso me encanta el teniente Sierra de Desaparecida, porque por primera vez hay uno que no lo es. Y por eso la serie funciona tanto.
Y sigo en mis trece, creo que el teniente Sierra en el guion era peor que lo que ha salido al final gracias a Miguel Angel Solá.

joanarcaic dijo...

por una parte, aprecio el esfuerzo de TVE1 para hacer series que se salgan mínimamente de la tontura "multitarget" (mas sutil que la mayoria de series de otras cadenas, como Serranos, Cuestiones de Sexo y demases). tambien disfruto (algo) con la textura de las imagenes. esos tonos y esas texturas (que por ejemplo "Sin Tetas no hay paraiso" no tiene). pero luego viene lo peor. los personajes hablan o hacen cosas. o nos quieren contar una historia y me aburro. cosas mias supongo, pero ni la serie de los Orozco, ni la de Desaparecida (ni el spin off) ni esta ultima (con Pepe Sancho haciendo Pepe Sancho, como casi siempre) levantan demasiado mi interes. y repito que es una lastima, por que visualmente, cuelan bastante mas que otras.

Chip Ahoy dijo...

Gracias por comentar la serie. Ahora sé que no me voy a perder nada si no la veo :D

ivan kireev dijo...

estoy de acuerdo con lo de la fotografía: las escenas del quirófano están bastante bien iluminadas, sin miedo a zonas oscuras.

de cualquier manera no podría decir mucho: sólo vi 40 minutos. iré a por un tequila para coger un poco de valor y terminar de ver el episodio ;)

"desaparecida" también tiene lo mejor que he visto en fotografía por estos lares... según el imdb, ambos proyectos comparten director de fotografía: Miguel Ángel Amoedo. como dirían los romanos, ¡ave!