07 febrero 2008

Channel nº 4 se acaba para siempre

Si tuviera que elegir una palabra para definir a Channel nº 4 seguramente sería disperso. No creo que ninguno de sus creadores durante todo este tiempo haya estado lo suficientemente seguro del producto que quería ofrecer y de la estrategia que debía utilizar.

La propuesta al principio parecía obvia. Se intentaría recuperar al nostálgico y selecto público de Lo más plus y además los detractores del Tomate, que ya por aquella época pedían su cabeza, aceptarían con ganas una alternativa real.

El programa invitaría al debate y al petardeo del fino, que es el mismo, pero sin faltar. Más camuflado, más petardeo de sarao de feria de abril. Con colaboradores muy glamourosos, muy bien hablados y un plató super ideal.


La mujer spoiler

El primer problema vino con la pareja protagonista. Boris y Ana son completamente distintos, pero mediáticamente se trata del mismo personaje. No se complementan nada. Boris era pareja de Sardá, Ana de Schwartz. Y Sardá y Schwartz eran los tipos serios. Así que Ana y Boris no tienen ninguna gracia.

Cada uno por su lado es la pareja perfecta, el acompañante, el que necesita de un maestro que lo lleve y lo dome. En La ventana, Boris es uno de los mejores tertulianos que cualquier locutor desearía para su programa. Pero para eso está Gemma Nierga, para conducirlo por el camino correcto.

Ana y Boris no saben por donde ir. Se lian, sienten que deben rellenar cada silencio con comentarios de cualquier tipo, se cortan, se interrumpen, hablan a gritos. No escuchan a los demás, ni siquiera se escuchan el uno al otro.


Ana García Siñeriz, que es esa mujer a la que tuvimos que aguantar durante años contándonos los finales de todas las películas nominadas a los Oscar, no sabe escuchar. Piensa en lo que va a decir mientras el otro está hablando. A veces alguien le llama la atención, a veces un entrevistado está a punto de contestar si realmente se ha acostado con Mónica Cruz y ella antes de que el tipo lo diga ya le está preguntando otra cosa. "Pero si iba a contar que..." Se oye a lo lejos, y el programa sigue adelante. Nadie más habla de Mónica Cruz, se hace el griterío y entonces uno coge el mando a distancia.

Boris es un tío cultivadísimo, pero nada de eso se ve en su programa. Y no me parece mal, pero por Dios, no malgastes lo que tienes. Si tienes a un Boris, no lo hagas hablar de la familia Mccann, no me seas chabacano. Que conste que yo adoro a Boris Izaguirre, no van por ahí los tiros.

El programa tuvo tres momentos. La primera etapa era la más histriónica. Acababan de empezar y no sabían de medidas. Era imposible escuchar lo que allí se decía pero en cuanto a contenidos era estupendo. La segundo vino con el momento sensacionalista, que tocó fondo en verano con el asunto de Maddie y sus presuntos padres asesinos. Desde que los padres fueron acusados, el programa se entregó a la causa. Volvían de un parón veraniego (inexplicable con un año de vida) y se encontraron con "Está pasando" en telecinco. La única manera de recuperar al público que se había ido en manada a la basura era con más basura. Y sí que lo recuperaron. El suceso vende siempre.

Y por último llegó la etapa más triste de todas, que es la de la dependencia y la que hundió al programa a las cotas de audiencia más bajas de su historia. Empezó con el inicio de Fama. ¿A quién se le ocurrió que después de dos horas de reality alguien en su sano jucio podría querer quedarse en la cadena viendo otra vez cada una de las imágenes del programa anterior? Es de locos.

Además ellos promueven el debate desde su lado más frívolo. En Fama, por primera vez, lo de menos es la convivencia. Nos interesa más el baile. Si a Miguel le gusta o no le gusta Mary no tiene la menor importancia. No me interesa ni a mí, imagínense.

Lo peor es que todo resulta tan impuesto. Pero tanto. Están todos hablando de Fama con las mismas ganas con que yo limpio la bañera. Es que no hay debate. No van por ahí los tiros. Fama no se presta a eso. Al menos no de esa manera. ¡Es un programa diario!

En telecinco esto se ha aprovechado desde el nacimiento de GH, pero GH es un programa semanal. Aunque haya un resumen diario ¡¡de 20 minutos!! El programa es semanal, porque en la gala del jueves toda esa información que apareció durante la semana se vuelve a repetir. En Ana Rosa o en Crónicas, se aprovechaba el tirón de GH pero no hay color. GH permite que salga el psicólogo que todos llevamos dentro, esa gente se mete en una casa para que estudiemos sus comportamientos y analicemos cada frase y cada gesto. No hacen nada más que vivir para que nosotros los critiquemos. Ni cantan ni bailan. En AR cuando había debate de OT normalmente el día después de la gala, había un invitado y comentaban aspectos de lo que había pasado la noche anterior, incluso se votaba quién había cantado mejor o peor. Y esto tenía mucha gracia porque ¿qué oído puede tener Belén Esteban para decidir quien canta bien o mal?

En Crónicas Marcianas Sardá hacía todo un espectáculo sobre criticar a los concursantes de GH. Incluso Latre imitaba a los concursantes del programa. Y todo eso era divertido porque nadie se tomaba en serio ese debate.

En Channel nº4 el intento por hacer un debate serio es lo que lo vuelve patético. Además, una de las protagonistas del proceso es Karmele Izaguirre, la reina del corazón más rancio y clasicón que se ha visto en España. Así que todo resulta desagradable. Pero lo más importante, hay dos horas de Fama diarias. Es demasiado. No necesitamos más.

El bajón de audiencia de Channel nº 4 desde el comienzo de Fama fue brutal. Lo que yo me pregunto es ¿Ninguno de sus responsables ve esto? ¿Tan difícil es? ¿Era necesario terminar con el programa? Los que hacen televisión ¿Ven la televisión? Es tan sencillo como dejar de trabajar durante un par de días, llenar la nevera, sentarte en el sofá y coger el mando. A veces cuesta, pero no vean lo que se aprende.

18 comentarios:

elraspar dijo...

Que descansen en paz. La correción política llevada hasta el bostezo no podía dar buenos resultados. Sólo lo lamento - y muchísimo- por Pepe Colubi, la mente más preclara de la crítica y un tipo gracioso y ocurrente como pocos.


pd: al menos ya no tendré que escuchar a Siñeriz utizando vocablos horrísonos y megapijos como "estupenda" y "fenomenal". Soporrrrrrr....

cuadernostv dijo...

Que gran post.

Yo es que nunca le he visto la gracia la rancia de la Siñeriz. Con esa mezcla de hervido desaborio y lectora del telva. Ni físicamente me parece que esté agraciada.

Yo tampoco creo que los responsables de televisión vean televisión. Así salen las cosas que salen y así anda la ficción española.

La verdad es que los de Cuatro podían arriesgar y trasladar La ventana a televisión. hacer algo parecido a El Club de tv3, pero sin el pesado de Albert Om.

Mer dijo...

A la gente le encanta el debate. Si hasta por la mañana los programas diurnos tienen su parte política. Por qué en la sobremesa esto es impensable? Por qué no se mantuvieron alejados de sucesos y realitys, con todas las cosas de las que se pueden hablar!!!!

Me da miedo una ventana televisiva. Mucho miedo. La estropearían.

joanarcaic dijo...

"¿A quién se le ocurrió que después de dos horas de reality alguien en su sano jucio podría querer quedarse en la cadena viendo otra vez cada una de las imágenes del programa anterior? Es de locos."

me ha gustado la frase. iba a comentarte el ejemplo de telecinco, pero tú misma hablás de él. aunque creo que realmente en la época hard de telecinco (eso es Campos por la mañana, Tomate al mediodía, A tú lado y finalmente Cronicas Marcianas) un ex-concursante podía pasarse todo el jodido día contando lo mismo de plató en plató (y los comentaristas haciendo los mismos comentarios), y la cosa funcionaba.......
en cuanto a Channel te doy toda la razón. ocurre lo opuesto que con Buenafuente (que siempre a hecho de payaso serio) y cuyo programa funciona cuando tiene colaboradores "terrorsitas" capaces de "cargarse " el programa (o sea, Corbacho, Millán, Soto, etc...).
supungo que la pregunta sería, ¿si existe una formula que funciona (payaso listo+payaso tonto) por que te la cargas?........ellos sabrán, supongo.....

Ra está en la aldea dijo...

Mira, odio tanto tantísimo a Ana Garcia Siñeriz que no puedo más que celebrar la cancelación de Channel, aunque también los sienta por Boris y me caiga súper súper bien.
Qué razón tienes con lo de Telecinco... y con lo de Fama. Resultaba tan artificial ver a todo el mundo fingiendo estar interesado en Marisa y su pareja de baile llorando en los lavabos mientras se decían "yo quiero estar contigo"... ¡Sobre todo cuando esa misma semana salió en internet un vídeo del chico en cuestión haciéndose una paja para el gaydar o bakala.org, o algo así!
Ana a hacer de casera y Boris a promocionar Villa Diamante, que es lo que le pega.

Guy Secretan dijo...

Pues jamás he visto este programa.

Basicamente porque me importan un pito los programas del mal llamado "corazón", pero sobretodo por: Ana Garcia Siñeriz (dios que mala es esa mujer) y por Boris Izaguirre.

No los soporto. A ella desde que salía en el programa de cine con Jaume Figueres. No tenía ni idea de que hablaba (memorizar títulos de películas es muy fácil y con teleprompter más) y contaba spoilers entre sonrisitas tontas.

Y a él, porque me parece un auténtico pesado. Es como el amigo coñazo que SIEMPRE tiene algo que decir, aunque nadie le pregunten- en el programa "la ventana" no se porque razón siempre lo traen cuando hacen entrevistas interesantes y Boris I. las jode siempre con sus comentarios estúpidos pretendiendo ser gracioso y tal.

Veo que hay muchos fans de B.I. pero a mi que lo manden al paro un rato, es como un descanso.

Mer dijo...

tú no escuchas mucho "la ventana" no?

SisterBoy dijo...

Mi opinión sobre Boris cambió cuando empecé a leer "El armario de Hitchock". Me pareció un ejercicio de cinefilia y de intelectualidad extraordinario. La Siñeriz en cambio es, siempre ha sido y siempre será tonta de la polla

joanarcaic dijo...

"La Siñeriz en cambio es, siempre ha sido y siempre será tonta de la polla".......lol

Guy Secretan dijo...

Mer dijo...

tú no escuchas mucho "la ventana" no?"

Pues precisamente si que la escucho.

Y sólo la quito cuando sale boris izaguirre (o mercedes de la merced, los dos me ponen mala). E insisto, siempre me ha fastidiado las entrevistas. O la tertulia de los sudamericanos.

Que le vaya bien, aunque me temo que no tardarán en darle otro trabajo en la tele.

Salud.

Ruth dijo...

A mí el programa siempre me rechinó, con ese supuesto glamour y ese progresismo de baja estofa. Para mí lo que ha hecho durante todo este tiempo ha sido ocultar la verdad. A saber: que viven de la misma basura que los demás, por mucho que hayan querido disimularlo con ínfulas de cultura.

Pues eso, que no me gustaba.

Ra está en la aldea dijo...

Hoy, dándole vueltas a la cancelación de Channel, he recordado otra cosa que quería comentarte: que Ana no era en absoluto la partenaire ideal de Fernado Swarchtzzz (como se escriba), ese era Máximo Pradera (que me caía muy bien, ay, aquellos años de Lo más plus, cuando Ramón Arangüena aún era gracioso). Ana García Siñeriz no era más que una anécdota en el programa que ascendió a copresentadora cuando Máximo se fue a presentar aquella cosa nocturna en Antena 3. Nada que ver con Boris, vamos.
Grrr... es que sólo pensar en Ana García Siñeriz me pongo frenética.

Mer dijo...

hombre eso por descontado!!! Ana era la que entraba a hablar de cine (y cuando salía yo tenia que hacer zapping para no enterarme del final de las pelis de la semana). Y fue ascendiendo dejándonos a todos cara de poker. Pero sustituyó a Máximo Pradera, por lo tanto heredó su papel. Esa mujer no es graciosa y nunca lo será.

Hoy después de Fama estuvimos viendo Channel, porque el viernes es el unico dia que mi novio y yo comemos juntos. Y llegamos a la conclusión que tanto Sardá como Ana Rosa nunca opinaban sobre los videos de los realitys que se ponían en sus corrillos. Ellos eran testigos, y jugaban a no estar enterados de todo lo que pasaba en el reality en cuestión. Mientras sus colaboradores se tiraban de los pelos, ellos los observaban como distantes. El reality no iba con ellos, ellos solo prestaban su programa para el show. Y esta postura funciona. En Channel esto no existe, allí opinan todos y a los gritos. Y es insoportable.

Arual dijo...

¿Y qué habrá sido de Máximo Pradera?

Mer dijo...

Colaboraba en La ventana hablando de música clásica. Ahora no tengo ni idea.

LUIH dijo...

No puedo decir que me apene esta cancelación, la verdad, porque a pesar de ser uno de los pocos que trataba con cierto respeto a los famosos, no era más que otra oportunidad para ver visceras y más visceras de esa gente que inunda nuestras televisiones.

Solo siento que Boris insista en dar esa imagen tan irreal de él mismo. Es un tío inteligentísimo, una auténtica gozada cuando habla en La Ventana, pero irritante cuando se le pone una cámara delante.

Adso dijo...

Ya han caído dos. El siguiente será "A tres bandas". Parecía que era imposible, pero el apocalipsis va a llegarrrr...

Anónimo dijo...

VAYA FORO LLENO DE AMARGADOS Y CRITICONES, SI NO OS GUSTABA, NO LO VEAIS Y PUNTO, HAY GENTE A LA QUE LE GUSTABA EL PROGRAMA Y SUS PRESENTADORES, UN RESPETO PARA ELLOS, POR FAVOR.