21 agosto 2007

C.L.A. No somos ángeles

No entiendo esto de programar una telenovela a las 6 de la tarde. Me voy a poner en la piel de una maruja ¿vale? sin ofender. Es decir de una señora que hace su trabajo en casa, que hace la compra, que limpia, que cocina y que atiende a los niños o adolescentes:

Me levanto muy temprano para ir al mercado antes de que empiece el corrillo de Ana Rosa. Durante el programa plancho y me río con las salidas de Belén Esteban. Empiezo a preparar la comida, pero pongo la tele de la cocina para no perderme la receta de Arguiñano. Llegan los primeros niños y mi marido. Empieza el telediario. Comemos todos juntos y cuando empieza el Tomate cada uno se va a su cuarto. Recojo todo ¿Esta niña no ayuda nunca? Mi marido se despide. Vuelve a la oficina, gracias a Dios. Me siento en el salón con media barra de chocolate Nestlé de la que prometo coger solamente 2 cuadraditos. Bueno tres. Pero ni uno más. Empieza Bea. Los niños se levantan de la siesta. La mayor me pide que la acompañe al Corte Inglés a comprarse unos vaqueros que los demás le están pequeños. No me has ayudado con el lavavajillas y encima pretendes que... como habla Bea me callo y le digo que se vaya vistiendo. En el último anuncio del culebrón me pongo mi conjunto de Yera color salmón, un poco de colorete y voy preparando el bolso. Vuelvo al salón y la niña se sienta conmigo, nos reímos con las ocurrencias de Bárbara y nos acabamos la barra de chocolate del todo. Nos vamos al Corte Inglés a comprar vaqueros, yogures y calzoncillos Abanderado de la talla XL.



¡¡¡¡No se ve la tele a las 6 de la tarde!!!! Está puesta pero no se ve, se escucha.

Por eso creo que el equipo de No somos ángeles ha jugado bien en la elección de los actores porque son jóvenes y guapísimos, o sea carne de fan. Y las jovencitas son capaces de no ir a comprar vaqueros con tal de ver su serie favorita.

Por eso no entiendo que las tramas sean taaaaaan melodramáticas.

No me voy a poner a criticar una serie diaria con los mismos baremos que uso habitualmente porque no viene a cuento. Es cruel y no se lo merece. Todos sabemos que no es lo mismo hacer algo semanal que diario y esto es un culebrón, aunque lo intenten camuflar. Pero tiene muchas virtudes.

Hay un intento por crear personajes, y eso es bueno, aunque no acabe de cuajar. No se ven muy claras las diferencias entre todas esas enfermeras bonitas que hablan igual y actúan igual. Pero todos esos personajes tienen algo que engancha y que pocas veces se da en la ficción española. Y llevo diciendo esto desde que abrí este blog: Los personajes españoles no tienen por qué ser antipáticos. La gente no suele serlo en la vida real. En España no todo el mundo es tan borde como todos los personajes de ficción que salen en la tele. Aquí las enfermeras son un encanto, los chicos también, hay feeling, hay buenas vibraciones y con eso la mitad del camino está hecho. Con muy poco más tienes al espectador cogido por los huevos de aquí a 3 temporadas. Es malo el horario sí, pero el producto es digno.



Lo que sí me gustaría criticar es algo que clama al cielo y que ni siquiera un culebrón se merece. Algunos problemas tremendos con algunos personajes y las lagunas de guión.

Los que salen perdiendo son los personajes de más de 30 años. Hay un médico llamado Muñiz, que es como House pero después de una lobotomía que le volatiliza las virtudes. Es más malo que la peste. Y lo peor es que todos lo dicen constantemente. Es más, el personaje está haciendo una cola en el aeropuerto, se va a pasar el fin de semana con su amante. Recibe una llamada que contesta muy borde, le dice a su interlocutor que ha dejado clarísimo que no puede ser molestado hasta el lunes ¡que está de viaje!. Cuelga y justo detrás de él una chica, que no es personaje ni es nada, es una extra haciendo de relleno, gesticula que "QUÉ CABRÓN". Por si nos quedaba alguna duda.

El tipo es tan desgraciado, pero tanto, que yo le dije a mi novio (que estaba leyendo a mi lado esperando que esa cosa acabase de una vez) ¡A este tío lo matan! Es demasiado malo incluso para una serie española. Es un personaje sin matices, es un ogro. Un ogro a punto de ser asesinado. Morirá, creeme. Y la sorpresa hubiera sido que no muriera. Pero lo hizo, se resbaló con una pastilla de jabón en la ducha.

Para que vean lo malo que era, mejor dicho la pésima caricatura que era de un malo, un ejemplo. Una anciana encantadora está a punto de morir. El doctor se lo comunica pero de una manera muy bruta. La señora le pregunta si cree en la vida más allá de la muerte y el la mira y le dice, muy despreciativo "Nah...".

Fijense en lo borde que era, que durante una operación varios médicos y enfermeras lo criticaban comparándolo con House!!! Eso para cuidarse las espaldas por si acaso en los blogs hablábamos de plagio. En este caso hablar de plagio es impensable. Ya quisieran ellos que se pareciera a House.

La amante del tipo es otra doctora o enfermera del hospital y tiene problemas con el marido. Problemas como que el marido le compre una batidora en vez de un viaje a París. Tremendo ¿eh?

Y luego están las tramas. Una de ellas para agarrarse la cabeza, pero que podía haberse solucionado con un poco de lógica. Resulta que roban un coche con un bebé dentro. Cuidaba del niño la nana. El ladrón no se da cuenta de que hay un bebé y cuando lo ve, se asusta y tienen un accidente. Los heridos llegan a la clínica Los Ángeles donde son atendidos. El hombre está inconsciente.

Casualmente la madre del bebé robado está en la misma clínica, porque tiene una rara enfermedad que necesita ser tratada de vez en cuando. Para no asustar al marido, no le cuenta que ha ido al hospital. El marido cree que está en una comida de chicas. La nana le cuenta al padre lo que ha sucedido, así que él llama a la policía y decide no contarle nada a su mujer para no preocuparla. El ladrón llama a un amigo para que lo vaya a buscar al hospital y cuando logran escaparse, seguramente por culpa del shock, el hombre se vuelve loco y le pega una paliza mortal a su amigo, dejándolo inconsciente en el aparcamiento.
Un par de horas después, la poli todavía no sabe nada del bebé desaparecido. El marido sigue en casa preocupado y la madre no sabe que su bebé está muy cerca.
El niño, que también está enfermo comienza a ponerse malo. Necesitan que el supuesto padre (el ladrón) firme el alta del bebé. Cuando lo van a buscar ven que no está. Descubren que el niño es adicto a la morfina así que, suponiendo que hay problemas de drogas en la familia, llaman a la policía.

Yo digo una cosa... han pasado más de 3 horas desde el accidente. Casi las mismas horas de la denuncia que hace el padre de la criatura. ¿No hubiera sido lo lógico que la policía supiera que un coche de matrícula tal tuvo un accidente? ¿La misma matrícula del coche robado? Cuando hay un accidente de tráfico ¿La policía no interviene? ¿Es normal que en el aparcamiento de un hospital haya un muerto tirado sin que nadie lo encuentre durante más de una hora?

¿Es que no hay nadie que lea esto y se de cuenta de que se puede arreglar? ¿De que puede ser verosímil con un poco de ingenio? Si no hay tiempo, si no se pueden solucionar las cagadas por falta de presupuesto ¿por qué no dejan de lado las tramas detectivescas y se centran en la relación de los personajes, que para eso es un culebrón y en las enfermedades de los pacientes? que son menos complicadas.

Otra cosa que no entiendo, y que creo que puede ser un problema a la hora de que esta serie siga en antena, es la idea de poner los dos primeros episodios en Prime time. Y justo compitiendo con CSI. Los que tengan tiempo por la tarde de ver la tele pero no por la noche ¿Qué harán hoy para seguirla?

En una escena de narración pésima, sabemos que Pilar Punzano (guapísima y estupenda como siempre) ha ganado la lotería, pero ella no lo sabe porque justo en ese momento deja de mirar la tele donde salen los resultados. Y yo necesito saber si hoy se enterará. Esta tarde iba a ir a comprarme unos vaqueros pero me da que lo voy a dejar para otro día.


Actualización: He visto en streaming el capítulo 4 y las enfermeras han dado un giro. Ya no son encantadoras. Una ha llamado a la otra hipócrita y ya se ha convertido en la típica serie española donde cada frase de diálogo podría ser de cualquiera y donde parece que todos lleven un palo metido en el culo.

6 comentarios:

Nelson Muntz dijo...

No me interesa CLA, pero es por párrafos como el primero de este post que miro tu blog todos los días a ver si has escrito algo nuevo. Mi blog de TV favorito (y leo muuuuuchos).
Mañana me enteraré si te has comprado los vaqueros...

Mer dijo...

gracias Nelson!!! me alegra no haberlo ahuyentado con mi crítica de Life on Mars.

Nelson Muntz dijo...

Are you having a laugh?

¿Nos vamos a pelear por un puñado de ingleses incapaces de pronunciar correctamente su propio idioma?

¿Has visto SPACED? Debería gustarte, ya que su sensibilidad no está muy alejada de The Office o Extras (aparte de un cameo de Rick Gervais). Mi objetivo es que haya al menos tres series inglesas que te gusten. No es pedir mucho (guiño).

al dijo...

Yo también vi el primer episodio. Mi personaje favorito es la mujer que le roba el móvil al doctor ogro (quien, por cierto, debía de tener un karma muy malo).

elintenso dijo...

Lo siento, Mer, pero la serie en mi opinión no es siquiera digna. Enfermeras maquilladas como una puerta, plató de madera mla iluminado, lugares comunes, caras mustias al final de cada secuencia con un poco de música de saldo, en fin, hija, más de lo mismo pero con enfermeros. Me da que tienes algún conocido en la serie que si no, no entiendo por qué le das el beneficio de la duda. Por cierto, esta semana se la cargan de la parrilla, y si no, al tiempo.

Mer dijo...

Hay una actualización abajo, que la pone bastante a caldo después de ver el tercer capítulo.

Perdió con respecto al primer capítulo su única virtud, aprovechar el lado cándido de sus personajes.

Es una serie diaria, no se la puede comparar con una semanal. Pero me parece un error hacer una serie diaria en un hospital porque caes en lo cutre seguro.

No la he vuelto a ver, aunque ayer vi unos minutos (por cierto, la cambiaron de horario, ahora es a las 4) y vi una escena soporífera y larguísima de mucha vergüenza ajena.