01 febrero 2009

United States of Tara, primeras impresiones

United States of Tara venía precedida por la ansiedad. Primero porque está producida por Spielberg, segundo por ser de Showtime que siempre es una garantía y tercero y más importante por estar escrita por Diablo Cody.

El capítulo fue visto por unas 900.000 personas que así a simple vista parecen muy pocas pero no lo son porque estamos hablando de una cadena pequeña. Fue el estreno más visto de la cadena.

Ahora mi opinión. United states of Tara es una serie de 20 minutos que para los terrícolas esto tiene que ser de toda la vida una comedia. Pero la televisión está cambiando, y justamente gracias a Showtime se nos abrió la mente y pudimos comprobar que una serie de 20 minutos podía ser una Sitdram (este término me lo inventé yo y creo que todavía no está mundialmente aceptado), es decir, un drama que dura como una sitcom, pero que también tiene mucho de comedia. Weeds y Californication dejaron muy claro el tono desde el principio. Eran comedias pero no eran las típicas sitcom, sus personajes eran mucho más intensos que en una sitcom al uso y a veces había pocos chistes y mucho por lo que llorar. Ni siquiera Sex and the city llegó a perder su tono en sus temporadas más dramáticas.

United States of Tara si es una comedia lo disimula muy bien. El mayor problema que yo le veo es que su tono es tan difuso que molesta. Uno necesita saber qué es lo que tiene delante. Si tiene que reirse o no. Todo lo que sucede parece que tiene que ser divertido pero no lo es. Y el esfuerzo cansa.


Me encantan los personajes, me gusta la hija, el hijo, la madre, el padre y hasta la hermana (siempre exquisita Rosemary de Witt) y sin embargo no me gustan nada las personalidades de Tony Collette. Y este es un tema peliagudo. Tara tiene múltiples personalidades, esas personalidades molestan a su familia, son muy intensas, muy radicales, muy diferentes entre sí. La cosa es ¿deben también molestarnos a nosotros? Una de las personalidades es T, una quinceañera alocada e impertinente, la otra es Bucks, una lesbiana con aspecto de camionero y muy desagradable (no tengo claro si es una lesbiana o directamente un hombre) y luego está Alice que es Bree Van de Camp. La cosa es que Tara empieza la serie, nos gusta, nos interesa lo que nos cuenta, así que cuando aparecen las demás la serie se deshace. Encima durante la presentación del personaje nos ponen un flashback del trabajo de Tara, es una interiorista que se dedica a llevar a cabo los deseos extravagantes de clientes millonarios ¡eso es muy gracioso! pero no habrá nada de eso en el capítulo porque Tara casi no sale.

Y luego está el asunto más delicado: Tony Colette. La amo. Soy fan desde La boda de Muriel. Pero no lo veo. No me gusta. Es un trabajo tremendo pero me cansa. La veo sobreactuada. Veo un esfuerzo por intentar ser convincente. Me agota.

Me gusta la serie sin las personalidades, me gusta esa familia, esos problemas reales, esa hija adolescente desaforada, esa incomunicación. Me gusta mucho. Y por eso seguiré viéndola porque quizás la cosa cambie. Nunca se sabe. Y esto es muy interesante porque queda claro que ser un guionista excelente no es suficiente para saber hacer una serie de televisión excelente. Hay un mundo. Veremos lo que pasa. Ahí hay mucha gente metida y sabrán reaccionar. Por ahora el público los apoya. Y eso es lo más importante.

6 comentarios:

ALX dijo...

Buck es un hombre. Al menos en el primer episodio comentan que se ha metido en el baño de los chicos.

La serie me está gustando, pero es menos cómica de lo esperado. Aún así, las diferentes personalidades me parecen bastante interesantes. Pero los veinte minutos que dura se me hacen muy cortos, sobre todo cuando se tiene a una protagonista con cuatro personalidades distintas.

Aún así, habrá que ver como va evolucionando la serie.

M. dijo...

Calificar de guionista excelente a alguien que sólo ha hecho una película (sobrevaloradísima, además), me parece, como poco, precipitado.

laserie dijo...

Yo también la voy a seguir. Por los actores, por el director de casting vaya.Y por los detalles: Genial la barriga del marido y el momento "parezco barata". De momento me sobra Buck. T es muy divertida. Veremos.
Un saludo

Anónimo dijo...

Buck es master and comander.

Tonto dijo...

Una crítica muy buena, Mer. Creo que Tara es la típica serie de cable en la que tienes que tunearte tu propio piloto, agrupando los dos o tres primeros episodios (será para diferenciarse, más cuando eres una guionista famosa y te dejan hacerlo).

Yo también estoy deseando conocer a Tara, y si tengo que prescindir de alguien, lo haría de Alice. Me suena gastada. Y a ver si le cae algo de personalidad a John Corbett en el próximo sorteo de lotería.

Llevo un tiempo leyéndote, pero hoy he decidido saltar a la palestra. Un saludo.

arrozpegao dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Mer, sobre todo, en que Tony Colette está sobreactuada. Me da igual que la serie sea un drama o una comedia. Eso es irrelevante. Lo que me importa es que sea capaz de creerme una historia y ésta, concretamente, no me la creo. Si Juno pecaba de algo (al igual que esta serie) es que todos y cada uno de los personajes eran maravillosos. No hay defectos y sí los hay no nos importan lo más mínimo. Eso no pasa en la vida real. En la vida real, podemos amar profundamente a alguien pero nos repatean sus defectos.