11 octubre 2008

Gran hermano 10

Últimamente, por el trabajo y los viajes no veo nada de tele, pero nada nada. No sé quienes son los concursantes de Factor X, ni siquiera sé qué día lo echan. Soy una de las culpables de que quitaran de la parrilla De patitas en la calle, aunque me encantaba y por desgracia me perdí la Gala cero de Gran Hermano 10.

Cuando una se pierde la Gala cero se siente como en otro planeta. Al día siguiente todo el mundo habla de gente con motes extrañísimos y tú no te enteras de nada. Pero todo eso se arregla con un empacho de resúmenes que necesita de mucha concentración durante la semana posterior al estreno.

Pero esta vez ha pasado algo terrible, me he perdido no solo la gala 0, también la gala1 y los resúmenes diarios. Por primera vez en 10 años he visto Gran Hermano desde la barrera y me he dado cuenta de lo que sienten aquellas personas que lo detestan. Gran Hermano desde fuera es una mierda aburridísima. Todo te parece chabacano, absurdo, las chonis te parecen más chonis que nunca y los estúpidos más estúpidos, si eso es posible. Así que esta vez tenía la opción de decidir. ¿Me engancho o no me engancho? ¿Me quedo fuera y disfruto de mis noches de ficción internacional sin preocuparme de poner a grabar o me engancho? y así disfruto no solo de las galas, sino de las infinitas tertulias virtuales o reales que podría tener. Cuando llegué de Londres todo el mundo hablaba de una enana y yo la verdad que pensaba "Qué idiotas, se divierten con cualquier cosa".

Engancharse a GH es muy fácil, simplemente hay que sentarse frente a un resumen. Observas a los concursantes, alguno te cae bien, otro mal, pero hay un momento, una frase, un gesto, que hace que te decantes, y cuando te decantas ya no hay vuelta atrás. Es como cuando decides ser del Barça. No se puede explicar, es un sentimiento.

Bien, se preguntarán ¿Qué elegí? Pues engancharme joder, claro. Me puse a ver el debate en domingo y ya no hubo manera.

Pero este año no estoy muy contenta porque para mí hay dos tipos de GH: el GH con guion y el GH sin guion.

Me voy a explicar, ya sé que guionistas ha habido desde el principio de los tiempos, pero para mí un GH con guion es por ejemplo el del año pasado. Meter gemelas enamoradas de un mismo tipo, que está ahí aunque no deba estar, por ser un canario soso. Meter a la hermana desconocida de una concursante, a un transexual, a una enana. En cambio el GH sin guion es el primero, el segundo, gente chiflada y punto. GH consiste en gente conviviendo en una casa, sus relaciones siempre serán un problema, siempre habrá grupos, líderes, enemigos, parejas... no sé por qué tienen que complicarlo tanto.

Este año se han pasado. Esto de las dos casas me resulta insufrible. ¿Dónde está la gracia de las nominaciones? Antes nos encantaban, pero es que ahora si nominan a uno, le dan pie a que entre en la casa buena. Realmente me parece divertido lo del matrimonio que tiene que ocultarlo, pero prefiero mil veces las trifulcas entre grupos.

Lo mejor era el enfrentamiento Mirentxu-Iván y ya los han separado. El día que separen a Ana y Almudena se acaba el programa. Y si todo esto es un entrenamiento para el verdadero programa que será en la casa 10, entonces ¿Cuánto va durar esto? ¿6 meses?

Mi madre se enganchó antes que yo, y me dijo "Este año hay hasta una lesbiana. Tiene barba y todo". Se refería a Palomares. Yo tengo una teoría con respecto a él/ella. Eso no es un hombre porque tiene cartucheras. Cuando se deja el pelo suelto y está de espaldas, su culo la delata. Tampoco es gay porque un gay no puede llevar esas greñas. Mi teoría es que nació hermafrodita y sus padres decidieron que fuera hombre porque para trabajar en el campo era más práctico. Pero su cara es de chica, su voz es de chica y esa barba es el resultado de un intenso proceso de afeitado, que cualquiera puede conseguir con paciencia. Una vez se levantó la camiseta y se vio que no tenía tetas, esto puede ser porque se operó y se levanta la camiseta cada vez que puede para evitar habladurías. Sea como fuere, es mi favorito/a. Es tranquilito y su video corretenado por el monte, que he recuperado gracias al nuevo TOMATE (se han dado cuenta que ha vuelto ¿no?*) es sensacional.


Todavía no sé si adoro a Ana o la detesto. La rubia Loli me da mala espina. Li me gusta pero su rol naif es demasiado exagerado.

Almudena es lo más.

Gema y Oscar no van a durar un telediario.

* que el tomate haya vuelto (thanks God) demuestra que un programa como ese se hace gracias a unos guionistas cojonudos. Ni Jorge Javier Vázquez ni Carmen Alcaide pintaban nada, como tampoco pintan nada sus presentadores actuales. El programa tiene la misma estructura del Tomate y sus video-trailers son realmente geniales, como siempre. Por suerte repiten muchos de sus locutores. Hay un par de colaboradoras que cantan, que están ahí para disimular, una de ellas es rubia, y es tan boba que marea. Pero supongo que no pueden asumir que están volviendo a hacer el Tomate. ¿En qué momento Carolina Cerezuela se habrá dado cuenta dónde se había metido? ¿Tardará mucho en dejarlo? A mí los dos presentadores me funcionan. No tanto como los primeros, pero creo que cualquiera puede presentar ese programa. Lo mejor son sus videos, su mala leche y su ingenio. Por qué no te callas cuenta lo mismo que los demás, pero lo cuenta de otra manera, y ahí es donde está la gracia.

14 comentarios:

El Malvado Ming dijo...

"porque para trabajar en el campo era más práctico" joojojojojo. Cuanta verdad.

SisterBoy dijo...

Me alegra que menciones lo del culo. Ese culo no es de un hombre, me da igual que se despelote hasta que el mundo se acabe para demostrar lo contrario. Además no tiene nuez, otra prueba irrefutable.

A mi las trifulcas hasta ahora me parecen un poco artificiales, sobre todo las del tal Ivan ques más falso que un billete de tres euros. En cambio Almunde y Ana no pueden fingir, son unas mala leche de mucho cuidado. Aunque de momento lo más interesante es el juego entre el matrimonio que tiene que fingir que no lo es. Además la tia está maciza.

También estoy de acuerdo en que no es necesario meter monstruos en la casa. Con diez tios y tias normales se lia todo lo mismo y no resulta tan forzado

Deckard dijo...

Como portavoz de los que lo ven desde fuera una pregunta: ¿No os recuerda la tía del matrimonio a alguien? Cada vez que la veo lo tengo en la punta de la lengua pero no termino de caer.

Mer dijo...

veo en el resumen que los únicos conflictos dentro de la casa actualmente son los problemas con la comida. Esto pasa por guionizarlo todo.

Anónimo dijo...

Adorar a Ana y odiar con la furia de mil Violetas Santander al feo modelo bocazas llamado Iván es el camino de la iluminación.

Tampoco soporto a la enana o a la retrasada canaria.

Daniel dijo...

Palomares es mi gran apuesta, todavía tiene mucho que mostrar.

Tiempo al tiempo.

neXusZero dijo...

Mer, van a quitar "por que no te callas", lo cual me parece estupendo :))
http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/Telecinco/retira/XQ/callas/baja/audiencia/elpepugen/20081014elpepirtv_1/Tes

SisterBoy dijo...

El Ivan este lleva un cartel que pone "busco trabajo en Tele 5 cuando salga"

quitus dijo...

"El Ivan este lleva un cartel que pone "busco trabajo en Tele 5 cuando salga"", pero la cosa esta mala en ese aspecto, el tiempo de los Kikos y demases dando guerra en Crónicas Marcinas (y después donde fuera) parece que a pasado (cualquier día resucitan el Tomate, el A tu Lado y vuelven a necesitar polemistas variados)....

por cierto,
Palomares es Pauly Shore ?¿

Anónimo dijo...

Gema se parece a una concursante de supermodelo 2007, la que era medio americana.

Anónimo dijo...

"Engancharse a GH es muy fácil, simplemente hay que sentarse frente a un resumen. Observas a los concursantes, alguno te cae bien, otro mal, pero hay un momento, una frase, un gesto, que hace que te decantes, y cuando te decantas ya no hay vuelta atrás. Es como cuando decides ser del Barça. No se puede explicar, es un sentimiento."

no podría explicarse mejor.

y con palomares lo has clavado, brutal.

El Vengador Tóxico dijo...

Nueve años (¡nueve!) negándome a ver el dichoso programita. Soltando sapos y culebras por la boca sobre el concepto, sobre los participantes y especialmente sobre los televidentes. ¿Cuándo aprenderé a cerrar la boca?

La maldita televisión por cable tiene la culpa. Eso y mi falta de disciplina. Llego un día a casa, pongo el mando a distancia de la tele a echar humo, y me detengo en ese canal lleno de ratones de laboratorio intentando llevarse bien y rajando por la espalda. Como la vida misma, oiga. 20 minutos mirando la pantalla con la boca abierta, y se acabó, ya estoy enganchado. Mis allegados no daban crédito. Llegaban las cenas y las habituales tertulias sobre el dichoso GH. Y yo no sólo estaba a la altura, ¡los sobrevolaba de lejos!

¿Y para qué? Para llevarme decepción tras decepción en las expulsiones. Para ver como cada uno de los expulsados se deja arrastrar a ese circo barriobajero de las tertulias. Cómo “Homer” Julito (el de casa) pierde los papeles en cuanto sale de la calle, y rápidamente le dan unos nuevos (papeles) que asume a la perfección demostrando tener la personalidad de una alcachofa de tamaño medio. Cómo Palomares no se pronuncia ni una puta vez. Cómo esas personuchas que presumen de “ir de frente”, sólo confunden la (sobrevalorada) sinceridad con la grosería. Falsedad y más falsedad. Máscaras y puñaladas. Y un público que aprueba y premia a los más bordes. Una Mercedes histriónica que arenga a las masas a darle un poco de vidilla a un espectáculo que sólo se vuelve (moderadamente) divertido cuando las cobayas salen a la calle para convertirse en marionetas de trapo. Al final, veo a todos los concursantes sentados en el plato y me dan ganas de abofetearles. Eva, tan divertida como insoportable. Liz, la manipuladora definitiva (y la más consciente en todo momento de estar en un concurso), Almu, malasombra profunda. Iván, paranoico y susceptible, lleno de mal humor. Orlando, el amigo de todos, aburriendo por su falta de carácter y pegado a la telaraña de Liz. Las hermanastras de Cenicienta, patéticas en su despecho. Mirentxu, educando a los niños.

Qué coñazo de gente, rediós.

Veo vídeos de viejas temporadas de GH y me parecen divertidísimos. El Yoyas a punto de liarse (¡y liándose!) a golpes, Carlos dando calabazas a unas y llamando “paletos” a otros, no se qué dichosos papeles de una paella, una vaca aterrorizando a Candy Candy… Me he perdido lo bueno, y me he quedado insatisfecho con este GH 10. He aparcado mis noches con Héctor de la Vega intentando desentrenar el misterio de los niños muertos, con el dichoso Wilson que ya no quiere ser amigo de mi doctor, con el Almirante Adama que ha decidido volver a Cáprica II a rescatar a sus muchachos, con el capitán Winters avanzando hacia Alemania, con ese policía encarcelado durante 12 años por un asesinato que no cometió, con ese atajo de capullos incapaces de escapar de la isla, con esa familia de enterradores que no se dan cuenta de lo graciosos que son, con ese mafioso en bata de casa comiendo toneladas de macarrones y acudiendo a su psicoterapeuta, con ese policía británico del siglo XXI que aparece un día en los años 70 más despistado que un pulpo en un garaje… Todos ellos relegados para ver el decepcionante GH10. Una absoluta pérdida de tiempo.

Pero no hay problema. Seguro que el año que viene me gusta más. Jodida televisión por cable…

Un fuerte abrazo, Mer. Y enhorabuena por el blog.

Corman (sí, ese Corman).

Mer dijo...

Qué ilusión me hace verte por aquí, y más con uno de los comentarios más lúcidos vertidos en este blog. La tele es así!!! Y Gran Hermano es aún peor ¡¡¡Bienvenido!!!

(Mi favorita era Liz)

El Vengador Tóxico dijo...

¡Bienhallada! La blogosfera es un pañuelo.

¡Nos leemos!

C