28 junio 2007

Cine español

En muchos blogs ha habido ayer un debate sobre el problema del cine español a raiz de la encuesta que dice que a los españoles en general no nos gusta nada. Nadie parece saber qué provoca la crisis. Hay todo tipo de respuestas, el papel de las televisiones en la compra de derechos, de todos los intermediarios que hay entre el autor y el espectador, la incultura audiovisual del público que va al cine, etc...

A mí me parece que el cine español necesita cambios. No sé qué puede hacerlo mejor, pero sé lo que le sobra. Necesita ser menos cine de autor. Se necesitan menos directores haciendo de guionistas y claro, más guionistas que escriban para otros.

Se necesitan historias buenas. Pero para rodar historias buenas además de personas que las escriban se necesitan personas que las sepan leer. Se necesitan productores que sean artistas, que se impliquen en la película como un autor. Que sean capaces de encontrar los problemas en el guión y que le digan al director que será otra persona la encargada de arreglarlo, y que el director lo acepte. En tantas películas se nota tantísimo el capricho del autor. Y uno se pregunta ¿Es que nadie se ha dado cuenta de este fallo?

Que las películas no se distribuyan, que se produzca poco, que no tengan espacio en los cines, es una mierda, pero yo entraría en ese debate si estuviera solucionado el tema de la calidad.

Ayer decían en la Ser que El laberinto del Fauno había funcionado porque estaba bien producida. Y que es impensable estrenar una peli como esa por semana. El laberinto del Fauno funcionó por muchas cosas, por todas en realidad, porque tuvo una publicidad cojonuda, porque estaba bien producida, pero es que además era una película buena, fácil de llegar. Se pueden decir muchas cosas de su guión, pero no se le puede negar a Guillermo del Toro su gran talento como narrador. Si una historia está bien contada tiene ganada más de la mitad de la carrera.




Las pelis españolas no son creíbles, y eso es un problema de muchas cosas. Si los actores no están bien dirigidos y sus frases no son naturales no te crees nada. En general es un cine frío, porque reniega de la fórmula americana. Quiere salirse de lo normal, y se vuelve anodino. No emociona.

Hay cosas estupendas, como La noche de los Girasoles. Pero seamos sensatos y malévolos, comparémosla con Fargo. La diferencia fundamental es que una es eficaz y la otra te remueve. La cosa es que si La noche de los Girasoles estuviera dirigida por cualquier mindundi americano, y sus protas fueran Angelina Jolie y Steve Buscemi, la tacharíamos de mediocre. Y no me digan que no.

Ya está bien de cine de autor, de ladrones, de yonquis y de putas. ¿Por qué está tan mal visto el cine entretenido? ¿Por qué los productores deshechan por principios una comedia clásica? ¿Una peli de género? ¿No puede haber un equilibrio? Lo sé porque lo vivo cada día. Muevo guiones y los dramas costumbristas reciben muchas más alabanzas que las comedias, que siempre son tratadas de entretenimiento instrascendente.

Lo malo del cine español es eso, que pretende trascender, de lo que no se enteran, es que generalmente, antes de salir de la sala ya se nos ha olvidado la película.

25 comentarios:

SisterBoy dijo...

Yo más que por nacionalidades me muevo por géneros y por argumentos prometedores. "La noche de los girasoles" era un argumento prometedor, un thriller y por eso fui a verla. "Por qué se frotan las patitas" tenía toda la pinta de ser una especie de "Al otro lado de la cama" de perro-flautas y la verdad no era algo que me atrajera.

También me suelo mover por referencias. Por ejemplo hubiera vito "La soledad" porque la dirigia Jaime Rosales que es también el director de la incomparable "Las horas del día". Lastim que la peli no durara sino una semana en cartel.

Claro que tampoco esto es un argumento seguro, yo fui a ver "Oculto" porque la dirigia Antonibo Hernandez autor de "En la ciudad sin limites" que me había gustdo mucho y....vaya mierda

Mer dijo...

Yo tampoco me muevo por nacionalidades. Y no se puede poner todo en el mismo saco, pero cuando hay coincidencias, tenemos un serial killer!

Las horas del día es el ejemplo perfecto de cine de autor, cosas como esas se presentan muy de vez en cuando. Es la típica peli para minorías. Yo no me atrevería a recomendarla a la gente "normal". Sabes a lo que me refiero.

Anónimo dijo...

coooooompletamente de acuerdo, y luego esta el tema de que cuando en España se hacen comedias casi siempre van cargadas de caspa

Doctor Mentalo dijo...

Bastante de acuerdo con que el cine español necesita cambios.

De todas formas, la encuesta estaba vergonzosamente manipulada. Un ejemplo:
Pregunta:
En su opinión, ¿cuál es el nivel de satisfacción con relación al cine español?"
Respuestas:
1-"Alto, es un cine muy bueno" (38,5%)
2-"Medio, me resulta un cine mediocre en comparación con otros" (50,5%)
3-"Bajo, no tiene interés para mí"
(11%)

La conclusión del estudio (reproducida automáticamente por los medios):

Más de la mitad de los españoles considera 'mediocre o poco interesante' el cine español (El país)

o más aquí:
http://news.google.com/news?hl=es&ned=es&ie=UTF-8&q=cine+mediocre+encuesta&btnG=Buscar
Más detalles de la subencuesta los explica mucho mejor Cinexin en:
http://www.divertinajes.com/cinexin/070613.html

No tiene desperdicio, sobretodo la pregunta de las subvenciones (que parece, en referencia a la nueva ley de cine, que era el objetivo oculto de la encuesta)

Enhorabuena por el blog, te leo desde hace tiempo.

m dijo...

Bah ,yo estoy con sisterboy, no hay q generalizar, ahí está El dia de la bestia, o mira el Fresnadillo con Intacto....es cuestión de talento

neXusZero dijo...

la verdad es que el nivel, en general, del cine de aquí es muy regular actualmente. Una película como "Bienvenido Mister Marshal" le da mil vueltas a lo que se haya hecho en lo que va de año. Y tampoco hayq ue ir tan lejos: algunas películas de Gonzalo Suárez, por ejemplo, son mucho mejores que las que se están haciendo hoy en día. Aunque no es que lo que nos llega desde Norteamerica por los canales comerciales (es decir, los cines)sean gran cosa (Piratas del Caribe etc). De todo lo que he visto, me quedo con las pelis que ponen en los festivales de cine a los que puedo asistir

Mer dijo...

y hablando de fresnadillo ¡¡¡como me ha gustado "28 semanas después"!!!

SisterBoy dijo...

El trailer me ha dado mala espina pero por supuesto la veré.

Ojalá hubiera más gente en España como Gonzalo Suarez y no porque sus peliculas sean buenas o malas sino porque son diferentes.

Mer dijo...

Ah y lo de la encuesta es lo de menos, el debate siempre está ahí. Y por más que los españoles entrevistados digan que el cine español es más sensible y que están encantados con las subvenciones, la realidad es que no va a verlo, que hay una crisis.

Tyler_D dijo...

La mayoría de la gente va al cine a ver pelis del tipo: acción y aventuras a saco, pelis románticas simplonas con actores conocidos, pelis de terror para adolescentes y comedias con tontunas con Eddie Murphy y derivados.
Siempre hay alguna excepción pero, lo que triunfa es eso y el cine español sólo suele ofrecer dramas sociales. Si a eso le sumas que no tienen la capacidad de promoción de hollywood, pues se ve claro porque no tiene éxito.

Mosky dijo...

"Antes de salir de la sala ya se nos ha olvidado la película". Y a dios gracias querida, a dios gracias. No creo que pudiera sobrevivir con tantísimo drama. El drama social está bien, el cine costumbrista también, aunque en este país por costumbre parece que sólo hay putas y maricas, pero un poquito de variedad.
Por una comedia española sin caspa. De hecho, la primera comedia nacional que anuncien bajo el cartel "sin tetas ni polvos" será automáticamente la mejor de las últimas dos décadas.

IVAN dijo...

El cine español ahora va a peor en contenidos, como el americano, pero por lo demás, continua como siempre, sin distribución y sobreviviendo a duras penas.

Ángeles dijo...

La gente no va a ver cine español, porque es malo, muy malo: guiones sin ideas, diálogos nada creíbles, actores maaaaalos y mal dirigidos. La última que fui a ver fue "Una mujer invisible" y no me salí a la mitad por no molestar al resto de la fila. Peor que el peor cine americano, y desde luego, con más ínfulas.
Del último trailer de peli española en la tele, solo recuerdo la frase "no puedes follar y hablar al mismo tiempo?" Que horrible...

Salve! dijo...

Creo que la clave está en lo que has dicho: faltan guionistas, equipos de guionistas con criterios que confrontar, y sobran directores caprichosos, con traumas psicosociales que purgar.

Bicicleta dijo...

Faltaria ver esos guionazos que te tiran para atras, esos superguionesdelamuerte que casualmente siempre viene un director malvado incompetente y necio a estropear pero que sobre el papel era cojonudo.

No sé, mis 5 centimos.

Mer dijo...

Yo no he dicho que fueran guiones de la muerte, dije que los dramas reciben más alabanzas que las comedias. Siempre, sin excepción.

johny the best-boy dijo...

Los dramas reciben más alabanzas que las comedias...

Pues pruebe a enseñar un thriller, o algo de aventuras, o simplemente algo en lo que el protagonista se lave todos los días y la chica no se acueste con el primero que pasa a los diez segundos...
Por lo demás, estoy de acuerdo con usted. Una película se basa en tres fuerzas que tiran de ella cada una en su dirección: productor, director y guionista. Así, el director corrige al guionista y el productor al director. Aquí, cuando los tres no coinciden en la misma persona, el productor está desaparecido; así que los delirios salen tal cual, con el resultado de todos conocido.

Mer dijo...

Ese capricho de autor se da en casi todas las pelis españolas por costumbre, el director es idolatrado y el productor no se moja.
El caso más típico es el de Almodóvar que es capaz de tocar el cielo y el infierno en la misma película y no hay una sola persona en el proceso con los cojones de pararle los pies.
Cuenta William Goldman en la segunda parte de las Aventuras de un guionista en Hollywood, una anécdota sobre Misery. Rob Reiner y él estaban super ilusionados con una escena escrita en el guión original, en la que Annie le corta el pie a Paul que así era como lo había contado en el libro Stephen King. Antes de Rob Reiner, el director iba a ser Roy Hill (Dos hombres y un destino) que se apeó del proyecto porque dijo que eso de cortarle el pie era muy fuerte. Warren Beaty también estuvo a punto de interpretar la película y volvió a decir lo mismo. Que Paul perdiera el pie lo convertiría en un perdedor.
El productor de la peli convenció a Rob Reiner y cambiaron la escena por la que todos conocemos, Annie no le corta el pie sino que se lo rompe. William Goldman se puso como loco, dijo que aquello era una locura y que esa escena era la clave de la película. Pero no pudo ser, y solo después de ver la primera proyección de la película se dio cuenta de lo equivocado que estaba, de que rodar esa escena hubiera provocado que los espectadores odiaran a la protagonista y odiaran a sus autores. Que la peli consigue el éxito sobre todo por el boca a boca y que con esa escena nunca la hubieran recomendado.
Termina la anécdota diciendo que "Necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir y la necesitamos a cada paso del camino".

Esquizofrénico dijo...

Aquí necesitaríamos varios Guillermo Hombredeoro para resolver la crisis de algo que llamamos cultura y arte, pero que en el fondo nos gustaría que fuese industria del entretenimiento.

Mer dijo...

hombre, esa es otra. Y creo que aquí está la clave y la raiz de todo el asunto. Si a mi me dicen tu guion lo va a arreglar este tío que ha hecho un corto, un par de largos que han ganado un par de goyas injustos y tres telenovelas, yo digo ¡y una mierda! La cosa es que faltan escuelas de guión ¿no? Faltan Guillermos.

johny the best-boy dijo...

Los libros de Goldman se citan mucho entre los guionistas españoles... resulta curioso que lo que más claro deja sea lo que nunca se tiene en cuenta: hay que pensar en el público. Siempre en el público.

Un saludo

Esquizofrénico dijo...

JOHNY, tío, ¿qué parte de los libros de Goldman te lees?
Me da que siempre te dejas algunas páginas, y a veces, son las importantes. No digo yo que no haya que pensar en el público. Y Goldman también lo dice. Por supuesto.

Goldman explica claramente que al primero al que le tiene que gustar el guión (la historia, los personajes, la trama) es a uno mismo. Si no, mal andamos.

Además, no estoy en absoluto de acuerdo con que, según tú, lo más claro que deja Goldman en su libro es "que hay que pensar en el público".

Lo más importante, la mejor lección de Goldman - que también se ha aplicado a la televisión- es: "...está el hecho más importante de toda la industría cinematográfica: NADIE SABE NADA. Si hay un primer punto primordial en este libro, es éste". (pag. 47)

P.D.: A algunos guionistas nos gustan más los libros en los que buenos guionistas cuentan cosas personales y experiencias. Entre otras cosas porque consideramos que los manuales de guión, llega un momento (muy pronto) que se convierten en algo inútil.

Deckard dijo...

Cierto es que nadie sabe nada peor el dogma del gran Billy Wilder, que algo sabía, era "sobre todo no aburramos".

m dijo...

Pensar en el público era lo que insistía el profe psicópata de TesisXDDD

Deckard dijo...

¿Y en quien piensa Amenabar?