14 agosto 2010

Heisenberg

Estoy un poquito harta de leer que se ha acabado la nueva edad de oro de las series. ¿Cómo es posible que alguien diga esto cuando Lost hace solos dos meses que nos ha dejado? Si Dexter empieza dentro de nada. Que la ABC haya tenido dos resbalones importantes no significa que todas se equivoquen. ¿Cómo alguien con dos dedos de frente puede decir que la edad de oro de las series ha acabado cuando en verano de 2011 se estrenará la cuarta temporada de Breaking Bad?

El piloto confunde pero sienta las bases para lo que vendrá temporadas después. Uno puede creer que está en una comedia negra y que Weeds podría ser el referente: un hombre normal que se mete en el mundo de las drogas para dar un futuro digno a su familia. Pero a medida que pasan los capítulos, que la resaca del piloto desaparece, y todo funciona como una taladradora que descubre lo esencial del ser humano, son Los Soprano y A dos metros bajo tierra las series que están siempre presentes. La de Chase por su tratamiento de la moralidad, las escenas larguísimas, el constante ir y venir entre lo cotidiano y lo delictivo y la de Ball por la cadencia, por la relación de los personajes, por los silencios, por lo austero y sobre todo, por lo que más me gusta de las dos (en realidad de las tres) que es esa capacidad de volver al personaje del revés haciéndolo actuar de manera completamente opuesta a la que esperamos. Ese juego constante entre lo racional y lo pasional.


Sin embargo, lo que separa claramente esta serie de Los Soprano, y lo que la convierte en una (otra) obra maestra es que aquí no estamos hablando de mafiosos. Aquí no se nos aparece el personaje con una denominación de origen. Tony viene de serie con la pistola debajo del brazo. Walter White tiene el cáncer, y eso le permite poner un pie del otro lado y verlo todo con la tranquilidad del que no tiene miedo a nada. Eso nos permite entregarnos y perdonarle ciertas cosas. Pero todo tiene un límite. Tony es un asesino, Walter un hombre. Y hay veces en que la empatía no tiene cabida.

Pero aquí el cáncer juega dos papeles. El primero y más importante: lo justifica TODO. Un hombre a punto de morir es capaz de hacer cosas completamente enloquecidas y más cuando lo hace para salvar a su familia. Pero hay otra que es la más interesante. Un hombre a punto de morir usa su último aliento para jugar a tener la vida que nunca fue. Y esta es la gracia de Breaking Bad (y quizás lo único parecido a Weeds), tanto Walter como Nancy logran con su nueva y delictiva personalidad algo parecido a la felicidad.


Y entonces aparece Jesse... y claro... los referentes se vienen abajo. Porque Breaking Bad es sobre todo una historia de amor fraternal entre dos hombres que se llevan como el culo. Es como si hacemos una serie con Pauly y Cristopher Moltisanti, un sinvivir. No he podido evitar pensar en ellos y en su maravilloso capítulo de la nieve, cuando vi "Fly" que podría ser el mejor de la serie. Yo toda la vida he sido muy fan de las historias de dos personajes en una única localización. Aquí hay dos personajes al límite, una mosca y la mano maestra del casi desconocido Rian Johnson (director de Brick, esa película que muchos adoran y otros detestamos).


La serie hace algo estupendo. Juega con nosotros y nos da pistas antes de los créditos. A veces la pista no se completa hasta varios capítulos depués. Se trata, claro, de echarnos el anzuelo para que estemos pegados a la tele preguntándonos qué coño hace un ojo flotando en la piscina, pero también lo que nos dicen es que sea lo que sea, nada terminará como esperamos. Imagina lo que quieras, no lo vas a adivinar ni de coña. En el infierno particular de Walter y Jesse las posibilidades son infinitas, eso sí, vete abrochándote el cinturón.



Me encanta amar y odiar a la vez a unos personajes. Adoro sentir cosas y sufrir por lo que estoy sintiendo. Breaking Bad, al igual que Los Soprano y que A dos metros bajo tierra nos juzga y nos define. Es duro... y también grandioso.

22 comentarios:

SisterBoy dijo...

Cuando dije lo de que a mí me recordaba a Dexter quizás me equivoqué pero sigo pensando lo mismo. Me parece que Walter es un psicópata que ha despertado sus instintos en la madurez, no creo que disfrute con los asesinatos pero sí con el tráfico de drogas y con la sensación de ser un capo. Para mí la escena crucial en este sentido


SPOILERS




es la de la fiesta en la piscina cuando Walter discute con su cuñado a cuenta de la botella de Tequila, creo que ese es el autentico Walter revelado.

Como de costumbre me sorprendo alegrandome cuando las cosas le salen bien a la banda, y eso que aquí no se trata de la relativamente inocua hierba sino de una de las drogas más terribles que existen. Por eso creo que lamentablemente el final de la serie acabará con la muerte de Walter o incluso con algo todavía más terrible.

El Malvado Ming dijo...

Vi el piloto y me pasó como con Nurse Jackie, que me dio totalmente igual. Tengo la primera temporada y me da pereza pero a la vez leo tantos comentarios positivos que creo que no me voy a resistir a darle otra oportunidad. Después de todo el piloto de "True blood" me dejó fría y ahora podría matar si la cancelasen.

Mer dijo...

Ojo, se me olvidó decir que la serie no tiene nada que ver con el piloto!

Mer dijo...

Sister! esa escena es terrible y desconcertante. Es el punto álgido de su transformación, pero mucho antes empieza a mostrar su naturaleza.

En todos los hombres hay un Dexter... pero Dexter se supone que hace algo por la humanidad esa es nuestra excusa, y su excusa. Pero la excusa de Walter es su familia. Es egoísta a muerte. Ambos tienen en común eso, que existe la excusa.

Yo no puedo evitar ver a David Fisher en un montón de escenas.

Deckard dijo...

Ming, el segundo lo vimos casi dos años después de ver el piloto. Una vez que empieces es un no parar.

Mer dijo...

No dejes pasar dos años por lo que mas quieras!!!

Mery dijo...

Yo vi el piloto y pasé de la serie, hace poco con la sequía de series me puse a verla y ya me he visto todas las temporadas... es una serie que va in crescendo, lo que no se puede decir de muchas. Realmente merece la pena hacer el esfuerzo;)
Hablando de lo cual me han dicho que ocurre lo mismo con Fringe, a ver si le doy otra oportunidad, aunque no recuerdo en qué capi de la primera temporada me quedé... qué pereza!

NiamigosNijuguetes dijo...

¿In Crescendo? Yo lo veo de otra forma. En los primeros capítulos SPOILERS--> Walter se enfrenta a un dilema llevado al extremo: matar al capo estando atado a un poste, humillado o fiarse de él. Obviamente esto no llega a buen puerto. La tensión emitida en estos capítulos llega a superarse en pocos momentos durante la serie. -->FIN

Joder, qué bien que se hable de esta serie por aquí.

Es difícil quedarse con un personaje. A Walter y a Jesse se le odian y aman a partes iguales. Tengo encontronazos fuertes con ellos. No he sentido más pena por ningún personaje de una serie como por Jesse pero al minuto siguiente saltas con eso de: "Si es que eres gilipollas". Odio el babeo creciente de Walter por aumentar su poder, pero su situación familiar (quizás lo más flojito de la serie) me supera.

SisterBoy dijo...

A mi me pasa como con Los Soprano, me gusta la parte gansteril y me aburre un poco la parte familiar claro que supongo que ahí está la gracia. Vamos que prefiero ver a Walter departiendo con Tuco antes que con su señora.

Mer dijo...

A mí no es que me aburra la parte familiar. Pero es que las escenas con Jesse y Walter son maravillosas. Cuando llevan unos días separados y se juntan, encima de mi tele yo veo fuegos artificiales.

SisterBoy dijo...

Otra cosa, gran personaje Saul el abogado. Vale que es un cabrón pero a que todos hemos pensado "ojalá tuviera el teléfono de este tío"

Kote dijo...

Hoy mismo me recomendaron esta serie, y ahora tengo más ganas que nunca de verla. Un saludo.

Paquito dijo...

A mi me encanta el personaje de Gus y también la continuación de la saga Salamanca en la tercera temporada.

El Malvado Ming dijo...

Creo que ya hace dos años que vi el piloto, o sea que ya estoy preparada. En cuanto acabe con "Treme" me pongo :)

Crisis dijo...

me he propuesto ver Breaking Bad después de que mis amigos me la hayan recomendado hasta la saciedad durante mucho tiempo, aunque no sé si estoy preparada anímicamente para lo que se me viene encima... jejej por ahora, me estoy bajando los primeros 3 capítulos. A ver qué tal.

SisterBoy dijo...

En la página 45 de El País de hoy un tal Tomás Delclos habla de la serie pero si no han visto la tercera temporada en su totalidad les recomiendo que no lean la columna porque se hace un escalofriante spoiler de uno de los momentos culminantes de dicha temporada y de la serie en general.

Mer dijo...

Mierda, espero que mi madre no lo haya leído que va por la primera. Odio esos spoilers gratuitos!

SisterBoy dijo...

Como suele ocurrir la nueva edad de oro de las series de TV ha atraído a un monton de cantamañanas que no son en realidad auténticos fans puesto que si lo fueran sabrían que sólo el asesinato es un delito más grave que el spoiler.

Deckard dijo...

"sabrían que sólo el asesinato es un delito más grave que el spoiler."

Y no en todos los casos.

Arual dijo...

BREAKING BAD asciende posiciones en mi lista de pendientes a gran velocidad!!!

Ibán dijo...

Yo es que del piloto no pasé, igual porque sentí que era un poco Weeds, pero si me dices que las que están ahí ocultas son A dos metros y Los Soprano me pondré a ello, sin falta.

SisterBoy dijo...

¿No habrá comentario sobre los emmy?