02 diciembre 2009

Thanksgiving y asesinos en serie


El jueves 26 por primera vez festejamos Acción de Gracias. En Madrid. Y la verdad que la causa no fue la inquietud cultural o el capricho de hacer real algo muchas veces imaginado. La causa fue la foto de una tarta de calabazas que tenía una pinta increíble. Dije "tengo que comerme esa tarta pero voy a necesitar una excusa".

Rellené un pavo de 6 kilos, con orejones, piñones, longaniza, cognac y otros manjares y además preparé batatas con marshmallows, judías verdes con chalotas caramelizadas, puré de patatas, de castañas y por supuesto salsa de arándanos.



Además de la tarta de calabaza, hice un típico Apple Pie y el descubrimiento de la noche fue la famosa Pecan Pie que viene a ser algo así como "la mejor tarta del mundo" y no dicho por mí, que por desgracia siento aberración por las nueces, sino por todos los demás.

Hacer una Cena de Acción de Gracias en Madrid es una puta locura. No existen arándanos rojos. El único sitio posible es la frutería que provee a la Zarzuela, que está en la calle Ayala pero que los tenía agotados. Allí sin embargo pude conseguir las pecanas.



Las batatas sólo se consiguen en Supermercados especiales y los marshmallows y varios siropes he tenido que comprarlos en tiendas inglesas y americanas desperdigadas por la ciudad y sus afueras.

Una gincana que valió la pena porque estaba todo exquisito. Pero claro ¿no lo va a estar? todo lleva una taza de azúcar moreno, todo lleva mantequilla y baño maría y varillas y tiempo, y dejar reposar y temperatura ambiente y 4 horas de horno y batir y harina y sirope de arce. Lleva mucho amor. Por eso tanta cosa con Acción de gracias. Aquí metemos el cordero en el horno, allí meten el pavo pero además lo rellenan. Es mucho trabajo y el resultado es increíble.


Y sí, la tarta de calabazas fue el detonante, pero lo que realmente queríamos era vivirlo, porque lo habíamos visto tantas veces de tantas maneras...

Justo después de la cena mi hermano me recordó aquél capítulo de la 5º temporada de Cheers en el que todos pasan Acción de Gracias en casa de Carla. Lo vimos entero y por supuesto, fue diferente. Cuando hablaban de Gravy y de stuff sabíamos exactamente a qué se referían. Y cuando se tiraron el puré de arándanos a la cara fue mucho más divertido.

En estos días hemos visto un montón de capítulos de Acción de gracias y no porque los hayamos puesto adrede, sino porque tocaban y ha sido muy emocionante. He gritado cosas como ¡Mira los boniatos! ¡Mira la pecan pie! ¿Estoy diciendo tonterías? ¿Me enceguece el amor por la tele?

Escribo esta entrada porque estoy emocionada. Estoy viendo la cuarta temporada de Dexter, y hoy he visto el capítulo de Acción de Gracias: Hungry Man. Dexter es una de esas series que cuando llega a un punto determinado, que es casi a la mitad de temporada, se vuelve MARAVILLOSA. Siempre lo ha sido ¿eh? Pero a mí me deja con la boca abierta la manera en que logran darle un giro al personaje para que ninguna temporada repita sus motivaciones. Aunque siempre su motivación principal sea matar porque se lo pide el cuerpo.

La duda y la búsqueda de su identidad dieron paso a la autoconfirmación y por primera vez al temor -placentero- de ser descubierto, la tercera temporada indagaba en la necesidad de conseguir lealtad y confianza en un amigo verdadero. Ahora nos hablan de la culpa. De los esqueletos escondidos en los armarios. Y siempre se trata de lo mismo. Dexter tiene que aprender a ser feliz a través de su personalidad inventada. En esta cuarta temporada el personaje es más que nunca Clark Kent, es idiota, torpe, bobo y cuando se da la vuelta, cuando nadie lo mira y saca la jeringa del bolsillo, con esa camiseta ceñida, y esos guantes de piel, dios, es tan Superman.




Generalmente no vemos Dexter al ritmo de USA, la vemos del tirón, porque hay un momento en que no puedes parar, el subidón es enorme y los giros loquísimos. Por desgracia nos ha cogido el tren y nos esperan las dos semanas más duras del año televisivo porque no quiero ni pensar en los cliffhangers que vienen.

El jueves no di las gracias pero ahora es el momento. Gracias por John Lightow, por Michael C. Hall, gracias por John Dahl, gracias por Showtime. Para esto sirve Acción de Gracias, claro.

17 comentarios:

Arual dijo...

Si el año que viene repites me autoinvito a tu casa a comer todas esas delicatessen!!

Ra está en la aldea dijo...

Yo creo que tus invitados tenían que haber dado gracias por tener una anfitriona como tú, con esa constancia y determinación. Otros (en los que me incluyo) habrían mandado los detalles a la porra para comprar salsa de moras ya hecha y sustituir el sirope de arce por caramelo Royal.

El Malvado Ming dijo...

Que idea tan maravillosa (y laboriosa has tenido), para mi también ha sido "Thanksgiving" la palabra más oida esta semana en TV.

Aparte del personaje de John Lightow me estaba pareciendo que la temporada se estaba estancando, pero zas, la última frase de "Hungry man" me dejó ojiplática, y ayer "Lost boys" todavía más.

Deckard dijo...

Nos hemos dejado Lost Boys para esta noche y reducir un poco la abstinencia.

SisterBoy dijo...

A ver si este el el comienzo de otra maravillosa costumbre américana que debemos importar (como Halloween)

Mer dijo...

la verdad es que no tiene ningún sentido a no ser que nos inventemos que entre esos colonos que comieron con los indígenas había españoles.

Mosky dijo...

Dios, puedo ser la más tonta del reino pero lo que más me ha sorprendido de todo es que tuvieras dificultad para encontrar batatas. Aquí raro es el super que no las tienen, bueno, quizás los supers más de barrio (aquí es Andalucía).

Eso sí, menudo trabajo chica!! Eso es determinación y lo demás es tontería.

Mer dijo...

Sí, es verdad!!! hoy he visto Batatas en Mercadona, será que no me fijaba.

marta3 dijo...

Meer!!! pq no vives en Barcelona??? tengo un libro de postres y pasteles (americano) que te hubiera ido de fábula! A mi me apetece mucho hacer el de batatas con marshmallows, pero al final siempre lo dejo para otro finde, jejejej.

Mer dijo...

cuidado que batatas con marshmallows aunque parezca un postre es comida! Con el pavo está riquísimo. La receta decía una taza de azúcar moreno y al principio puse la mitad, porque iba a resultar muy dulce pero lo probé y no, con la taza entera! riquísimo!

eduardoritos dijo...

Yo he aprendido ha hacer papas arrugás con mojo picón.
Eso sí, me han dado la receta las fruteras del supermercado de Los Cristianos (Tenerife) donde he pasado el puente.

Dexter es una pasada, en efecto. Cómo conseguir que el malo sea el bueno.

Y, uno de los capítulos más bestiales de Acción de Gracias... el de Friends en el que se nos revela porqué a Chandler le falta un dedo del pie, las gorduras, narices operadas, ropa de Miami Vice y grupos de tecno de instituto.

Casi superado por el Armadillo Navideño y Santa Claus.

Anónimo dijo...

¡Qué buena pinta todooooo!
¿Para cuándo una entrada sobre gh?
Que quiero soltar la bilis acumulada contra ese ser cortito y egocéntrico llamado Indhira. ¡Y que gane Tatiana!

eduardoritos dijo...

¿GH? ¿Han vuelto a emitir eso?
¿Para cuando El Gran Hermano Famoso busca Esposa en Pekin?

Sería la bomba.

Berta dijo...

Hola! Estamos pensando en hacer una cena de acción de gracias este año, y me preguntaba si podrías darme alguna de las recetas que usaste. Mil gracias!

Mer dijo...

Pasame un mail y te cuento.

Berta dijo...

petulantetuk@gmail.com gracias otra vez!

viagra online dijo...

A pesar de que muchos han criticado que se celebre accion de gracias porque no es una tradicio tipica pienso que es muy lindo tener un dia para agradecer por todo lo bueno que recibimos de los demas.