24 noviembre 2009

Un bourbon solo, gracias

Sólo bebo vodka con limón, no puedo soportar el whisky ni el ron y mucho menos con coca cola. Eso es una abominación y además, vulgar. No me bebo más de 3 copas y nunca mezclo. Así que se podría decir que prácticamente soy abstemia, pero es fácil serlo en España donde el universo del cóctel no existe. Si existiera, oh dios, sería todo tan diferente.

Hace meses mis amigos me regalaron un libro de cócteles y empezamos a hacer experimentos, el primero fue un martini de sandía. La cosa fue a más y después de mi viaje a Nueva York siguió el Cosmopolitan, claro. En Halloween hicimos un invento con vodka negro, y sí, la cosa era seria pero a ver, todos eran cócteles con zumos. Este sábado sin embargo probé uno de verdad. En el Festival de series del Círculo de bellas Artes, una especie de reunión de frikis patrocinada por cadenas de pago para promocionar sus series. Para Mad Men, un poco antes de la proyección del primer capítulo de la tercera temporada, montaron una barra donde dos barmans preparaban cócteles. Yo probé una variación del Manhattan: Bourbon, vermut, Licor Benedictine, Kirch y algo más que no pude descubrir. Nada de zumo, nada de relleno, nada de mariconadas. Qué exquisitez por favor. Me va tanto el tema cocktail, la copa de martini, el hielo granizado, la cereza... No sé cómo voy a poder volver al vodka con limón.

Una de las charlas era sobre estrategias de marketing para conseguir el éxito de una serie. Un tipo de Sci fi habló sobre Héroes. Dijo que la cosa les había salido redonda. Héroes era una serie fantástica que encima había sido un éxito en USA. El público se entregó como loco. Pero de pronto sucedió algo desconcertante: UNA HUELGA DE GUIONISTAS. Y claro, dejaron de emitirla. El público de Sci fi se quedó sin capítulos así que... se los bajó de Internet.

Pero ¿por qué tiene la culpa la huelga? Si estaban en huelga no había capítulos ni siquiera en USA!!!

TNT contó su sensacional plan para dar a conocer "Flight of the concords" con presupuesto cero. Montaron un concurso para elegir a los dobladores -cantantes- de los protagonistas. Algo que nunca entenderé ya no porque me moleste que los dobladores no sean profesionales para los diálogos sino porque me parece aberrante doblar las canciones de esa serie. Y más para el público al que va dirigida, que está acostumbradísimo a leer subtítulos. Pusieron el making of del casting de dobladores en el que nunca llega a verse una secuencia doblada de la serie.

Me encantó conocer por fin a las chicas de Bytheway, que participaron en una mesa redonda sobre estrenos de 2009, pero que acabaron hablando de todo. Me encantó la descripción que hizo Concepción Carcajosa (eminencia televisiva) del gafapastismo del espectador de The wire que dice que eso no es televisión, que The Wire es literatura y cine y... NO COÑO ¡QUE ES TELE! ¡Y no pasa nada!

Por cierto, la moderadora de la charla les dio una lista de obras maestras de la televisión de los últimos años para romper el hielo. No había NI UNA COMEDIA.

Me reí muchísimo con Trashorras, Colubi y Boris Izaguirre. Fue una charla muy loca, Boris acaparó toda la atención, no dejaba participar a nadie pero fue muy divertido y en vez de hablar de Lost se habló de Dinastía y de Melrose place. Se habló también del final de las series, de esos momentos de desamparo y absoluta tristeza que uno siente cuando su serie acaba para siempre. Colubi tiene los 3 últimos capítulos de Los Soprano preparados para verlos. Pero no lo hace. Dijo que estaba esperando. "Un hombre solo se va a enfrentar a un último capítulo una sola vez en su vida". Y sí. Es verdad, habría que dejar de ver finales de series para que duren eternamente.

Un amigo está viendo Lost y me tiene contenta. La empezó a ver hace dos meses y ya va por la cuarta temporada. Va a lo loco claro, quiere pillarnos para poder ver la sexta en vivo. Sus sensaciones son completamente distintas a las nuestras, me refiero a las de todos aquellos que vivimos la serie como drogadictos y sufrimos cada ausencia. He vuelto a revivir todo lo que significó Lost en estos años y sé que para él no significa lo mismo. Y aunque ahora la está compartiendo, no es ni por asomo lo mismo. En el Festival de series hablamos de series con pasión. Nos encanta hablar de series, por eso sé que por más blogs que haya, por más facebook, por más foros, jamás será lo mismo coger una caja y zamparte 7 capítulos seguidos que verlos una vez a la semana frente a la tele. La libertad es maravillosa, pero la certeza de verte compartiendo la serie lo es más. Colubi tiene Los soprano en stand by, cuando la vea será fantástico, como lo fue para mí este agosto pasado, pero nunca podrá ser como en julio de 2007. Eso nunca se podrá repetir. Y esta es la eterna discusión.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu amigo, el de Lost, es idiota. Con todos los respetos.

Arual dijo...

Y siendo consciente de que casi nunca puedo tener esa sensación que tan bien describes porque casi siempre veo las series con retraso respecto al resto del planeta no puedo más que darte la razón.
En cualquier caso yo ya me estoy preparando para la desazón y la tristeza que tendré saber que LOST se ha acabado cuando el año que viene finiquiten la sexta temporada.
Por cierto leí algo sobre ese festival del que has hablado en tu post y anda como me apeteció haber tenido la oportunidad de asistir, ventajas que tenéis los de la city respecto a los provincianos como yo!

Mer dijo...

Anónimo, usted es más idiota por insultarlo y encima no dar la cara.

Ra está en la aldea dijo...

Yo lo que no entiendo es cómo pudisteis seguir Lost capítulo a capítulo durante cinco años sin morir de un ataque de ansiedad o sin que se os abriese una úlcera.
Y, respecto a las copas, sólo tengo que decir GINTONIC.

Mer dijo...

El gintonic es muy cool, me encantaría decir GINTONIC cada vez que me preguntan pero me sale Vodkalimón que es así como de fiesta de pueblo. Pero es que el Gintonic me sabe a perfume.

eduardoritos dijo...

Yo he tenido el éxito de ser capaz de servir un gintonic a un inglés y cuando, medianamente asustado, le pregunté qué tal estaba, me respondió que "perfecto".
Ole yo.

En cuanto a Lost, yo me desenganche después de la 3ª, sin terapia previa, después de ver las tres semana a semana; estaba agotado.
Por un descuido me vi metido otra vez en la borágine, y no estaba dispuesto a sufrir, así que me vi 4ª y 5ª en dos semanas.
Ahora no sé qué hacer con la 6ª. Igual quiero seguirla y comentar en los blogs, o igual quiero esperar a septiembre y verla de corrido.

Yo creo que lo pasé mal con el final de "El gran héroe americano", aunque ahora no lo recuerdo, creo que me puso triste.

Ra está en la aldea dijo...

Yo es que creo que ya no se trata de cool o uncool, sino de un clásico-imperecedero-que-no-atiende-a-modas.
En mi familia somos muy de beber (cosa nada buena) y lo único que se admite, además de whiskey on the rocks (JAMÁS con cocacola) es un gintonic, y últimamente un mojito antes de comer.

SisterBoy dijo...

Yo siempre he dicho que me encanta bajarme series y poder ver tres capítulos seguidos en v.o. pero desde luego echo de menos aquellos tiempos en el que toda España veía las mismas películas y las mismas series por la tele y al día siguiente por lo tanto todos hablabamos de lo mismo. Por eso me alegro de haber seguido Lost junto con la peña de losteoricos.

¿Te acuerdas cuando ponían Las chicas Gilmore y Six Feet Under en sesión doble por la dos y las comentábamos en #teleadictos?.

Por otra lado yo como generalmente bebo (o bebía) para emborracharme sí que soy mucho de whisky con cocacola, además he descubierto que era la bebida preferida de Fassbinder y ahora mismo yo soy mucho de Fassbinder.

Eso sí cuando te has bebido ya seis o siete no te caben más y en aquella época para desatascarme me bebía un vodka con lima, una combinación que deberías probar

ALX dijo...

Veo que estuvo bien la charla del sábado, estaba un poco saturado del día anterior y al final me la salté. Que pena. Eso sí, el cóctel Mad Men sí que cayó.

Y como me identifico con lo del final de las series. Yo suelo aplazarlo el máximo posible, con Alias o Buffy tardé varios meses en ponerme con sus finales. Y el de Veronica Mars ahí sigue esperando. Además, como dices, si la serie la has estado siguiendo año a año, su conclusión es todavía más traumática.

Mutis dijo...

Cómo me gusta este post.
Cuántas cosas.

AgenTV dijo...

Yo también estuve en la charla de Boris. Es cierto que no dejó hablar a nadie pero estuvo divertido e hicieron un gran repaso a la historia seriéfila... Que gran momento cuando todos le mandamos callar porque iba a contar el final de 'A dos metros bajo tierra'.

Sobre lo de no ver los finales de las series apra que no mueran lo entiendo muy bien, llevo varios meses en que me faltan 2 episodios para acabar 'Veronica Mars'. Para siempre. Y no me apetece acabarla. Si no los veo es como si no acabase nunca jeje aunque algún día tendré que hacerlo...

marta3 dijo...

Yo bebiendo soy una vendida... antes era más de vodka, pero ahora ya he pasado al whisky... con coca cola. Eso si, también soy muy de coktails.

Sobre lo de los finales de serie, hasta la última mudanza hace un año aún tenía alguna cinta Beta con los últimos capítulos de los dibujos: Candy,Candy, Sandibell, y otros!!! ímaginate si viene de lejos el trauma del último capítulo!

quitus dijo...

¿existe alguna possibilidad que se haga algo similar en Barcelona? (el tema de "la reunión freak de teleadictos"; lo de los cócteles lo tenga mas que controlado ;) ).

eduardoritos dijo...

Quitus, por dior, no juegues con fuego.
Seguro que si se hace esa reunión, el universo implosiona, o algo.