31 enero 2008

Tomate

Lo que está pasando con el tomate me recuerda muchísimo a lo que pasó con Crónicas Marcianas. Todos piden su cabeza, los mismos que no lo ven, pero que se enteran de lo que sucede allí cada día. Yo ya he dicho hace tiempo en este post lo que pensaba sobre el tema, pero ésta es la noticia de la semana y tengo bastante más que decir. Hay mucha otra basura que pasa desapercibida. El tomate no hace más de lo que hacen otros medios.

Durante más de 6 meses en la tele se ha visto el Tomate en tele5 y el Tomate en la Sexta (el del día anterior claro). La cosa es que los que hemos dejado de ver el Tomate nos hemos ido a Fama. Uno no deja el tomate por Sé lo que hicisteis porque es lo mismo. Es parodia de la parodia. Sé lo que hicisteis funciona cuando se dedica a criticar programas del corazón serios. Cuando critica al tomate suena a repetición. Por eso la mayoría de la gente que disfruta con el Tomate, que se ríen con el Tomate, porque es un programa de HUMOR, a ver si se enteran ya, no se fue a la Sexta. Se fue a Cuatro. Esa era la alternativa. Y no es que Fama nos guste más. Es que uno veía el tomate para divertirse. En ese sentido Fama además es adictivo y culebronesco.



Me hacen gracia aquellos que conocen perfectamente al público del tomate, los que defienden la televisión seria contra la telebasura. Los que meten a millones de personas en el mismo saco. A ver, almas cándidas, como se les ocurre pensar que nadie pueda comer viendo un capítulo de Dexter ¡Uno no puede comer un entrecot mientras ve los trocitos de muertos que Dexter va dejando por ahí! ¡Uno no puede comer leyendo subtítulos porque en cuanto baja la cabeza para quitarle la piel a la naranja, Dexter ya ha dicho 5 frases! Y si no come a esas horas, sino antes, pues peor me lo ponen, porque a la hora de la siesta nadie puede ponerse a leer subtítulos, es de locos. No me creo que ningún ser humano normal pueda ver un capítulo en VO a las 3,30 de la tarde sin quedarse frito.

Mi madre es una señora de 60 años que ve cada día el Tomate, ve Yo soy Bea y mira por donde también ve Lost, Damages, Ugly Betty, House, CSI, Héroes, Prison Break... y casi todas las que le paso. ¿Alguien puede explicarme por favor donde está la relación?

Al que no le guste el programa que no mire, es tan simple como eso. Lo mismo pasó con Crónicas. Mucha gente aplaudió. Los mismos que adoraban a Buenafuente y lo dejaron tirado a la primera de cambio.

Pero lo más preocupante de todo eso, es el miedo que le entra a uno cada vez que defiende Aquí hay tomate. Miedo a que lo traten como a un superficial insensible y cruel. Meterse con el Tomate es casi un dogma como el de la defensa del cambio climático.

Pero bueno, cada uno que lleve su intolerancia como pueda. Como siempre, aquí, uno que pone los puntos sobre las íes. Después de leerlo a él, todo lo que yo diga sobra.

13 comentarios:

Arual dijo...

Todo son modas y la del Tomate ya pasó! Saludos Mer!

Sisterboy dijo...

Copio lo que he puesto en otro blog

El Tomate empezó siendo un programa muy majo al elegir una manera de contar la crónica rosa en un tono irónico. Luego JJ se quitó las gafas y el programa se dedicó a torturar a la gente. Pasó un poco como con Crónicas Marcianas cuya derrota final también me alegró

Pero el comentario de arual es tan corto y acertado que se basta y se sobra para comentar esta noticia

Mer dijo...

Es cierto. Yo también dejé de verlo. Lo que me saca de quicio es esta alegría universal de que quiten algo que nadie les obliga a ver.

Craig Gilligan dijo...

Si, ese "por fin lo han quitado" es algo que yo tampoco entiendo. A mi no me ha gustado nunca y no lo veia, más que nada porque su humor nunca me ha gustado, y menos ultimamente.
Sobre "se lo que hicisteis", bueno, no creo que sea exactamente lo mismo. A mi me divierten más y le encuentro más similitudes con "El Informal" que con el tomate.

Y yo si que veia Dexter mientras cenaba!! xDDD

Anónimo dijo...

y tampoco ven Gran hermano, y tampoco Corazón de..., si nos lo tragamos todo hombre...recuerdo cierto día en la facultad cuando una profesora nos preguntó que levantáramos la mano los que veíamos Gran Hermano y sólo la levanté yo, y luego en el descanso todo el mundo echando el cigarrito y hablando del Pulpillo... si es que vivimos en un país de hipócritas. Para hacer tele, primero hay que verla que yo cuando estoy haciendo las prácticas en la cadena donde estoy lo mismo me paso por un Corazón de que por un Saber vivir y todo tiene su puntillo. Viva los rayos catódicos! Buenas noches

joanarcaic dijo...

¿ pero no es una actitud muy "tomatera" alegrarse de que se carguen un programa que nadie te obliga a ver ?

Ra está en la aldea dijo...

Pues aunque ya hace tiempo que no veo el Tomate, porque efectivamente empezó a aburrir, siento que lo quiten en el sentido de "jo, esto ha marcado época".
Odio a la gente que piensa que por gustarte el Tomate no puedes saber quién es Bergman.
(También odio a Buenafuente)

Salve! dijo...

Jooo, qué desilusión, yo que me esperaba que nos aclararas los porqués reales del cierre... o son públicos y yo no me he enterado?
A propósito, ¿ya te dije a qué megafamosa veo yo dejando a sus niños todas las mañanas, últimamente menos rodeada de cámaras? Va a ser...

Mer dijo...

Sé lo de la hermana del bailarín ¿Es otra?

Pues no, no sé nada de la verdadera causa. Es que me he perdido todo lo del rey. Qué pasó? dijeron que el rey le ponía los cuernos a la reina?

Esquizofrénico dijo...

Hay muchas formas de ver el TOMATE. La crédula es adictiva y dañina a partes iguales. La incrédula también es adictiva. La distante y desinteresada, te produce risa, pero también asco. El programa (no en todo, y no siempre) fomentaba el insulto (no la ironía) y la falacia. Dos cosas que no se deberían tolerar.

Estoy en contra de cualquier tipo de prohibición mediática (salvo si promueven el insulto y/o la mentira), e incluso de los odios viscerales (muchos expresan en este blog su odio a otros programas).
En el resto, allá ellos con sus temas. Y a quienes no les guste, que no lo vean. Para eso está el mando.

De lo que sí estoy más que seguro es de que si un programa persiguiese –cámara en mano– a Vasile y/o a Carlotti, a sus familiares, a sus mujeres, incluso a sus amantes, este programa no saldría a aire ¿no creen?

Anónimo dijo...

Perdona Mer, pero del cuarto párrafo empezando por el final, se me ocurre una pregunta para ti: ¿No será que tú tendrías que explicar cuál es la relación entre que tu madre vea series más o menos potables y que el Tomate sea una caca?
Gracias.

Mer dijo...

Exacto! no hay relación. Uno puede disfrutar con una peli de Bergman y una comedia de los Farrelly. No hay relación.

Este párrafo simplemente intenta responder a los que creen que el tomate solo lo ven señoras de 60 años con un gusto pésimo.

Si has querido que te respondiera otra cosa, lo siento, no entiendo muy bien tu pregunta.

dragonball dijo...

Yo estoy con jesús vázquez: "telebasura es manipular un telediario", como hacen día sí día también dragó & cía. en Telemadrid´.
El Tomate era un espacio de humor chabacano, ramplón, de pésimo gusto y mínima gracia para el que suscribe. Porque también hay clases en el humor. Y para lidiar con el mal gusto y salir airoso hay que ser un genio, y en eso los americanos nos sacan tres cuerpos: The NY Friars Club Roast o Chris Rock son dos ejemplos.
Defender el tomate es como defender un libro de autoayuda de Coto matamoros. O el McDonals, o los Dunken Donuts. Nunca, nunca alta cocina. Aunque a muchos nos agrade la basura no deja por ello de serlo.