04 noviembre 2006

Me llamo Earl

Estos días he estado totalmente fuera de juego. Me he ido de viaje por cosas de trabajo, metida dentro de una feria durante 3 días infernales, tanto que un temporal pasó por delante y yo no me enteré.

Además, el estrés y el cansancio me cambiaron el sueño y ahora me quedo dormida en cuanto me acerco a un sofá y esto significa que es imposible que yo pueda ver del tirón un capítulo de más de 20 minutos de una serie en inglés.

Es angustiante porque solo puedo ver cosas cortas y dobladas, así que en este momento, en mi vida solo cabe Me llamo Earl.




Supongo que sabrán que ganó un Emmy por su piloto y se lo merecía, porque es un capítulo divertidísimo y lleno de giros. Earl es Jason Lee, ese ser adorable que nos conquistó al contar aquello del pedo y la felación en Mallrats. Su hermano es Ethan Suplee que también estaba en el centro comercial intentando ver un barco de vela. La ex mujer de Earl es Jamie Pressly que le pone el toque histriónico al asunto.



Hay muchas cosas buenas que decir de esta serie, pero la principal es el argumento. Earl es un ladrón de poca monta, un perdedor, un ser corto de miras, casi sin cerebro que de pronto ve en la tele un programa en el que se habla del karma: Si das cosas buenas recibirás cosas buenas y si das malas ni te cuento. Earl adopta el concepto como estilo de vida y decide escribir en una lista infinita todas las cosas malas que ha hecho en su vida para remendarlas, así que por ejemplo tendrá que pedirle perdón a un amigo que ha ido a la cárcel durante años por un robo que en realidad había cometido él mismo.



La lista es de lo más estrambótica y en cada capítulo se tacha uno de los nombres. Los personajes episódicos son rarísimos, y aunque parezca imposible que haya gente aún más freak que los hermanos protagonistas, siempre nos sorprenden. En uno de los primeros capítulos sale el loco de Prison Break haciendo eso que tan bien sabe hacer (de loco claro) en una de las escenas más desternillantes hasta ahora (la de la Biblia).

La serie es contada a través de la voz en off de Earl y está llena de flashbacks para que veamos qué clase de maldades había llegado a hacer en su oscuro pasado.

Me llamo Earl no es una serie de chistes (no es Friends), es una serie de situaciones de pura comedia que llega al climax con paciencia e inteligencia.

He leído por ahí que es absurda y surrealista, yo creo que no. Lo son los personajes. Son el colmo del esperpento y el colmo de la estupidez.

Si hay algo que no me gusta es el personaje de la chica hispana que trabaja en el hotel, pero supongo que está ahí como contrapunto, álguien tiene que pensar.

Dice mi amigo Thehardmenpath que hay que verla en inglés porque Jason Lee habla con acento sureño y yo le creo.

23 comentarios:

SisterBoy dijo...

Pues yo acabo de enterarme de que esta semana se ha estrando una serie con Tori Spelling que trata sobre....Tori Spelling

Manga Ranglan dijo...

Seguro que la estrenan en Calle 13.

Mañana empieza Earl en Fox, a ver que tal.

RUFUS dijo...

He visto los dos primeros episodios y ya me he bajado el tercero del emule (desde tusseries.com). Realmente es muy buena, fresca, enajenada que retrata una vida decadente y friki. La antitesis del glamour.
Lo curioso de esta serie es que la Sexta se ha adelantado al estreno en “exclusiva” de la Fox (que ha tenido que adelantar la fecha que tenia prevista).
Ya no sé si vale la pena abonarse a la Fox la Sexta parece una cadena clon. También pasan Padre de familia, Bones, Prisión Break y Futurama entre otras.

Salut

Anónimo dijo...

A mí me está gustando mucho la serie, a destacar: los fantásticos flashbacks (piezas de 5-10 segundos desternillantes), la estrambótica familia de Joy (Jaime Pressly), me parto sólo con ver el peinado de su hijo (el del 11811) y los invitados, a parte del loco de Prison break, también han pasado por la serie la vecina de Lynnete en Mujeres Desesperadas (no hay serie en la que no haya trabajado esta mujer) y Giovanni Ribisi, el hermano de Phoebe en Friends.

mr_c dijo...

A mí me está gustando mucho la serie, a destacar: los fantásticos flashbacks (piezas de 5-10 segundos desternillantes), la estrambótica familia de Joy (Jaime Pressly), me parto sólo con ver el peinado de su hijo (el del 11811) y los invitados, a parte del loco de Prison break, también han pasado por la serie la vecina de Lynnete en Mujeres Desesperadas (no hay serie en la que no haya trabajado esta mujer) y Giovanni Ribisi, el hermano de Phoebe en Friends.

Doc Moriarty dijo...

No he visto nada pero pienso subsanarlo pronto.

¿Está emparentada (en cuanto sentido del humor) con Arrested development?

Mer dijo...

Sí, tiene mucho de Arrested. Los flashbacks por ejemplo. Pero quizás va más hacia Malcolm.

No he visto nada de la de tory spelling, no tengo tiempo ni para navegar.

Por fin he visto ayer uno atrasado de Prison Break y maldita la hora ¡¡¡¡que angustia!!!!!

Manga Ranglan dijo...

Ya he visto un capitulo de la de Tori, la ponen en Paramount Comedy. No vale mucho, excepto cuando se oye a su padre, pero me gusta mil veces mas que esa estupidez de "Todo el mundo quiere a Raymond" que nunca entenderé porqué tuvo tanto exito.

Mer dijo...

"Todo el mundo quiere a Raymond" es una de esas cosas inexplicables. Diría que tanto como Sienfeld, pero no, porque Sienfeld está a años luz.
El único fan debía ser Emilio Aragón que hasta la versionó, que por cierto dijo el otro dia que en España si tuvieramos esos presupuestos se harían las mismas series que en USA. Lo dijo este domingo en un documental de la sexta.
Hombre mirandolo bien, con esos presupuestos, pillas a los actores, a los guionistas... y te salen las series cojonundas. No digo que no.

Doc Moriarty dijo...

Jajajajajjajajajjajajajajajajjajajajajja...
Lo siento, Emilio, lo siento.

Sin tanto presupuesto, se consiguen cosas dignas como Los Simuladores.

Pero si no cambiamos el formato, y seguimos haciendo dramomedias de dos horas y media y sitzarzuelas de hora larga, ya puedes tener todo el tiempo del mundo que no captarás la esencia de la buena tele.

Doc Moriarty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mer dijo...

Sí, eso también lo dijo que teniamos más mérito por ese handicap. O sea que hacemos series el doble de largas, Decía que las teleseries son prácticamente TV movies.
Y claro, como nuestro nivel de TV movies es maravilloso...

RUFUS dijo...

Vamos a ver, no me pisoteen las vacas sagradas. Para mi Seinfeld es una serie de culto, al principio no le encontraba el punto pero cuando pillo “su onda” crea adicción y devoción. Tiene mejores y peores episodios pero personalmente creo que es una obra maestra del género. Humor absurdo de la vida normal, como esas tiras cómicas de los periódicos americanos. Para tratarse de simple “teatrillo” no se le puede reprochar nada. Me he bajado un montón de episodios del Emule y está lleno de hits. Incluso he dejado de odiar a George y al caradura de Kramer.

Todo el mundo quiere a Raimon, tampoco está tan mal. A veces un poco pastelera y con moralina azucarada pero es un producto pasable con algún buen momento en el curriculum (aunque tampoco la he seguido mucho). La tele está lleno de series bazofia para lapidar una serie minimamente pasable.
salut

Mer dijo...

Seinfeld es una serie de culto, eso está claro. A mí no me va, aunque reconozco que me he partido de risa en varios episodios. (aquel de la cola del cine fue glorioso)
Y está a años luz de mediocridades como Raymond. Pero no soy del estilo, soy más pija a la hora de elegir sitcoms.

SisterBoy dijo...

Pertenezco a la mitad del mundo a la que Seinfield nunca le ha hecho la menor gracia , ni Angel Garó tampoco, ni Faemino y Cansado

RUFUS dijo...

Faemino y Cansado son el mejor duo humoristico del Estado Español. Seinfield es de culto para minorias todo y el exito final que tubo en USA.

La historia de que Jerry (el protagonista) no acepto la super oferta millonaria para una temporada más es fascinante. Sus compañeros de reparto lo deben odiar todavia (les daban 1 millon por episodio a cada uno).

Doc Moriarty dijo...

Faemino y Cansado lo fueron (pero si no se renuevan...).

Mer dijo...

Yo no soy del club de Faemino y Cansado.
Los fui a ver en vivo y no me gustaron. Eso sí, en programas me he reído bastante.

Ra está en la aldea dijo...

Ayer vi por primera vez "Me llamo Earl" y me ha absolutamente conquistado. Una vez más, gracias.

mr_c dijo...

A mí nunca me convenció Seinfield, alguna vez veía unos minutillos en algún zapeo, y no le encontraba la gracia, pero en su último pase ví unos cuantos capítulos completos, y le fuí pillando el gusto, lástima que fueran los últimos de la serie, y no haya habido otra reposición. Con Frasier me pasó algo parecido, hasta que no empecé a verla desde el principio y seguido no me gustó, y ahora me parece una de las grandes sitcoms (tampoco es que hay muchas verdaderamente reseñables). Lo que está claro es que son series que no enganchan desde un primer momento, como puede hacerlo Friends, con un humor mucho más joven y urbano.

Doc Moriarty dijo...

Vistos los dos primeros de Earl, debo decir que lo seguiré con atención (me gusta ese toque gamberro).

foscardo dijo...

a nosostros tambien nos ha gustado. Pero prefiero esperar a que salga en DVD para verla de un tiron. Detesto ver series semanalmente