24 mayo 2010

Crónica de un final

Me desperté a las 9, muy nerviosa. Me enfadé. La idea era dormir hasta el mediodía para que el día se hiciera corto. Iba a ver el final de LOST después de comer, cuando volviera mi novio de trabajar. Siempre lo habíamos visto juntos, solos, a oscuras, después de comer y esta vez iba a ser igual.

No estoy acostumbrada a tomarme el café sin mirar Internet así que encendí el ordenador. Me tapé medio ojo por si acaso algún mail pusiera en su asunto algo como final, decepción o mierda. No había nada raro, di el siguiente paso y entré en Los teóricos para ver cuántos comentarios había. 24 a las 9 de la mañana. Estaba aterrada. Nadie escribe tantos comentarios positivos. Me fui de allí como si aquello estuviera ardiendo. En Facebook se sentía calma chicha. Mis amigos estaban igual que yo, a la espera. Cerré.

No sabía qué hacer, no podía trabajar, no me concentraba, ni ver la tele por si acaso daban cualquier noticia o ponían cualquier video. No tenía ganas de ponerme otro capítulo de Espartaco, solo podía pensar en LOST. Eran sólo las 11 y el día iba a ser larguísimo. Entonces llegó el sms de Esther. Pensé en no abrirlo, pero dije, bah, Esther me conoce, no será por la serie. Lo hice. La única frase que leí fue "Mi padre me ha contado el final y...". Quería morir. Apagué aquello y lo tiré al suelo, en ese momento me llamó mi hermano y le grité histérica, tenía que salir de esa casa y tenía que hacerlo enseguida. Sudar era lo mejor así que me fui al gimnasio que era arriesgado porque iba a estar delante de 12 televisores de plasma encendidos a la vez con todos los canales, pero mi Ipod y mi concentración me ayudarían a no mirar nunca hacia la luz. Lo hice bien todo el tiempo, excepto en el último segundo, en que vi un plano de Locke. Reaccioné rápido. Volvió la calma.

Cuando llegué a casa mi novio ya estaba aquí, no había ni tiempo de hacer la comida. Tallarines con pesto y ya. Ni postre, ni yogourt, nada. Lo que pasó en las siguientes dos horas lo pueden leer aquí.

Me hubiera gustado vivir la historia en directo, pero viví la mía y no la cambiaría por nada. Para saber cómo han sido las otras historias, dos amigos me han hecho el favor de contármelas. Algunos tuvieron Woodstock, nosotros tuvimos LOST.


Crónica de Sisterboy

Me levanté a las seis de la mañana justo media hora antes de que comenzara el capítulo. Cuando encendí la tele en Cuatro estaban poniendo precisamente el capítulo del pasado martes-miércoles, ojalá lo hubiera sabido antes pues me hubiera levantado a las cinco y media y hubiera enlazado los dos últimos episodios.

Los fallos durante el pase consistieron en la congelación durante unos segundos de la imagen lo que traía aparejado la desincronización de los subtítulos y por consiguiente algún pasaje que estaba enteramente sin subtitular (por ejemplo la conversación entre Flocke y Jack mientras Desmond desciende por la cuerda).

Con todo lo peor fue un salto de unos cuantos minutos (hubo bastante confusión sobre la duración del mismo, en principio hablaban de 15 minutos pero al final creo que han sido como siete) que creo que empezaron después de que Locke se econtrara con Desmond en el campamento de Rose y Bernard. Se pueden imaginar la sorpresa del espectador cuando por arte de birli y birloque de repente aparecía Fran Lappidus y se veía como el grupo de Flocke y el de Jack se habían unido.

Nada más terminar el capítulo empezó el programa de Ana García Siñeriz que se dedicó íntegramente a comentar lo sucedido con algunos colaboradores entre los que sólo reconocía a Flipy el de El Hormiguero. No se puede decir que fuera demasiado afortunado incluso desde la perspectiva del escepticismo ya que insistieron en la versión "todos están muertos", en su descargo tengo que decir que yo mismo estaba en estado de shock debido a la hora y la explosión de comentarios que había por toda la red así que comprendo que metieran un poco la pata a este respecto. Lo más interesante fue contemplar a la gente que salía de la proyección de los Ideal, algunos con lágrimas en los ojos y la mayoría en el mismo estado de confusión que todos nosotros.

No puedo decir que no haya disfrutado de la experiencia de algo retransmitido simultáneamente en 59 países y que han vivido millones de fans al mismo tiempo por más que ello haya traído también algunos inconvenientes. Ahora sólo quiero verl el capítulo como Dios manda.


Crónica de Pablo López Muñoz.

Partiendo como newbie en esto de Lost, resulta curioso que fuera el más enfervorizado de mis amigos en vivir la series finale como si me fuera la vida en ello. Mi esfuerzo y, por qué no decirlo, un par de contactos, me dieron la oportunidad, una oportunidad que no he podido rechazar. Con la tranquilidad que da llegar a un sitio sabiendo que eres parte de la lista de los elegidos, los que sí o sí van a entrar, me aventuré a rondar los cines Ideal a las 22 horas, para encontrármelos infestados de losties de viejo cuño (el nuevo cuño estaba durmiendo, probablemente), auténticos fans enfervorecidos que habían estado más de 12 horas en el mismo sitio para conseguir esa entrada.

La cita daba comienzo a las 00.40. A la entrada recibimos el mejor regalo de merchandising que se puede dar en un maratón en cine sobre una serie de accidentes de avión: una almohadilla cervical hinchable de Oceanic Airlines. Un sonoro ¡BRAVO! por la mente pensante de semejante acierto. Con todo el mundo sentado y las indicaciones previas daba comienzo la primera proyección: las dos partes del episodio piloto en flamante alta definición subtitulada. Primer error: mal formato de imagen. Corremos a poner el grito en el cielo, pero el señor encargado nos dice convencido: 'esto ya está probado, así es como mejor se ve'. Intentamos no darle una patada voladora y volvemos a nuestro sitio.

Nada nos sorprende a estas alturas. El piloto es nuestra Biblia y Jack y Locke nuestros profetas. A estas dos proyecciones les sigue 'A través del Espejo (II)' y 'El Incidente (II)', pero antes, una sarta de promos pro y amateur de la serie. No está mal un poco de comedia para desentumecernos del sueño. Momentos míticos revividos en una pantalla grande. Los nervios a flor de piel y comenzamos con lo más reciente: 'Por lo que murieron' en calidad estandar pero sorprendente mejor que todo lo anterior. Nos ponemos al día en cuestión de 40 minutos y llega el gran momento: 25 minutos para las 6, hora de emisión de la season finale en Fox HD.

Digital+ pasa al proyector, y con ello los nervios aumentan. Llegan las seis y puntual, comienza la emisión... ¡CÓMO! ¡SIN AUDIO! Los primeros cinco minutos de deliciosa música incidental de Michael Giacchino nos los vemos entre pitos y gritos de los asistentes, pero el error, por lo visto, viene de los USA. El audio se establece justo para darnos algo de la emoción de esos planos introductorios y para comenzar con el diálogo. Ha habido suerte y podemos disfrutar de los guiños a la serie desde el principio. Las risas invaden el patio de butacas.

El metraje continúa sin incidencias mientras la sala enmudece y vitorea cada decisión, cada escena, cada acción. Con el salto puño en ristre de Jack contra Locke la sala queda en negro. Han pasado los primeros 52 minutos, y ahora solo nos separan 8 minutos de la última pieza de 'Lost' que nos queda por ver, los nervios aumentan y el capítulo continúa su curso apenas sin dar respiro. Todo va sobre ruedas hasta que en la escena clave en la que Jack y Kate se reencuentran al acabar el concierto la imagen se pixela. Continúa siendo fluida, pero hay píxeles muertos que nos acompañan hasta el final del capítulo, hasta la redención de Jack, hasta que todos los personajes siguen adelante.

Termina el capítulo. Termina la serie. Y hay leves aplausos sordos que interrumpen un incómodo silencio que hace presagiar lo que comprobamos entre churros y chocolate: la gente ha salido muy decepcionada, son hombres de ciencia, no hombres de fe, y buscan explicaciones empíricas para una serie que ha ido virando hacia lo espiritual en sus últimas entregas, que nos han anticipado con perfecta precisión el tipo de resolución dramática de la historia y que en definitiva, más allá de toda la parafernalia narrativa que los guionistas montaron en determinado momento de la serie, trasciende más allá para hablar de la esencia del ser humano.

Un final difícil, un final dogmático, y en definitiva un final que, para bien, para mal, o como consecuencia de todo lo anterior, ha hecho historia de la televisión mundial.


11 comentarios:

MacGuffin dijo...

Me alegra que, después de tantas vicisitudes, lograras verlo sin que te destriparan nada :)

ahram dijo...

Después de dos días de reposo y teniendo en cuenta que yo no soy talibán de Lost, para mi gusto el episodio final es lo mejor que se ha hecho en la televisión. Dejando a un lado si es una tomadura de pelo por no explicar nada o sí, técnicamente es insuperable. Cada corte, cada plano, la música, las interpretaciones (la secuencia Locke-Ben en la iglesia es inmensa).

Quiero verlo otra vez y no sé si voy a poder por las putas emociones.

Mery dijo...

Yo conseguí verlo al día siguiente y sin ningún spoiler... es lo que tiene la opo, te acostubras a la incomunicación absolutaXD
PS: qué gran serie y qué gran final.

El Malvado Ming dijo...

las gafas de Ted anti resultados de la Superbowl se hubieran vendido como roscas.

Ra está en la aldea dijo...

Me parece dificilísimo haberte mantenido virgen durante el día fatídico.
Mis amigos y yo salimos a la terraza en estado de shock tras el final del capítulo (y tres minutos de Ana García Siñeriz y sus mariachis) y empezamos a gritar frases inconexas, tipo "Waaalt" "Where is my son?" "You´re gonna die, Charlie" y cosas así, y recibimos respuesta de la calle en forma de petardos. La verdad es que fue un poco bastante emocionante.

SisterBoy dijo...

Si pudiera me hubiera disgregado en tres individuos diferentes de manera que cada uno hubiera experimentado simultáneamente las tres experiencias posibles descritas en la entrada pero como tal cosa no era posible elegí la que yo consideraba la mejor.

Incluso aunque me hubieran ofrecido la posibilidad no hubiera ido al cine porque la experiencia LOST (si exceptuamos la primera temporada y parte de la segunda) es algo que siempre he vivido en solitario y tampoco me sentía capaz de aguardar tantas horas sabiendo que medio mundo conocía ya el resultado.

Visto lo visto estimo que elegí la alternativa correcta :)

Mninha dijo...

Mi marido y yo siempre la hemos visto también juntos (aunque el piloto lo vio él antes que yo porque a mí me pilló currando la tarde que lo estrenaron en TVE), siempre en casa, solos los dos y preferentemente de noche (las últimas semanas no hemos aguantado y lo hemos visto por la mañana, algo que puedes permitirte si curras por la tarde). Desde que se anunció la fecha de su final, nos propusimos verlo también en directo, pero no en Cuatro (por muchos motivos), sino en 'streaming', con la señal de la Costa Este de EEUU.

Como dice SisterBoy, habría sido interesante desplegarse para vivir todas las experiencias que comentáis a la vez, pero en mi caso yo preferí despedirme de 'Lost' del modo en que siempre la he visto (además, lo de llorar en público me da apuro, y lloré de lo lindo).

PD: Aplaudo a Mer por llegar 'virgen' a la tarde. No debió de ser fácil.

PD (II): No suelo comentar, pero he seguido encantada vuestros debates en 'Losteóricos'. Gracias y saludos.

eduardoritos dijo...

Yo llegué virgen al día siguiene, porque mgpld no daba a basto.

Rocío dijo...

Creo que todos tuvimos nuestra historia ese día. Yo no pude verlo hasta la noche: yo no podía por la mañana y mi hermano no podía por la tarde, así que prometimos esperarnos y verlo juntos como cada "miércoles". Pedimos pizza y ¡a llorar! Fue un día duro sin poder acercarse a Internet... ¡pero lo superé!

Arual dijo...

Yo ya lo conté en mi blog, pero lo vi por la mañana en la señal de FOX, en riguroso directo con la Costa Oeste, en mi sofá, sola y con un paquete de cleanex en una mano y la blackberry en la otra, llorando de gusto y disfrutando de un momento único e histórico, qué maravilla!

SisterBoy dijo...

En El Jueves de esta semana viene un especial tronchante sobre Lost y los diferentes caminos que se eligieron para verlo. Muy recomendable (abstenerse gente sin sense of humour)