04 abril 2010

El final de Nip Tuck

Me quedé apalancada durante muchos días por culpa del final de Nip Tuck. No tenía ni idea de cómo hablar de él y ahora tampoco creo que la tenga. No leas si no has visto el capítulo final.

Nip Tuck terminó y yo, para variar, lo viví triste. Y la ausencia se notó más porque a todos nos cogió desprevenidos. Alguien dijo "Nip tuck termina mañana" y lo confirmamos al poner el capítulo y ver en los subtítulos el aviso de "Capítulo final". No sé exactamente qué pasó, la huelga empezó a liarlo todo, de pronto pasamos de una temporada de 22 episodios a dos de 10. FX había confirmado una nueva temporada y no solo eso, prometió que habría serie hasta el 2011, hubo líos con los números, la Sexta era la Quinta y la Séptima, la Sexta. Y de pronto un día va y se acaba. Y Troy y McNamara van y nos dejan... con lo puesto...



Muchas cosas se me habían ocurrido pero no di ni una, porque lo genial de esta serie es que jamás te daba lo que esperabas. Para lo bueno y para lo malo. Yo esperé que volvieran a Miami, quería verlos envejecer juntos, quería que Julia volviera con Sean. Quise que Christian se redimiera. Qué ilusa.

Nip Tuck fue irreverente, la quinta temporada nos dejó destrozados. Con la chiflada de Coleen Rose amenazando la vida de Sean y desestabilizando la idílica vida en Los Ángeles. Yo de verdad que no creía que la cosa pudiera ir a peor. No recuerdo haber visto en mi vida capítulos tan escalofriantes, ese asesinato entre peluches, qué cosa más desagradable. Ese tenía que ser el infierno, la serie no podía ser más sórdida.



Pero entonces llegó otra loca, la doctora Teddy Rowe que encima trajo tela, porque durante la quinta fue nada menos que Kate Sackhoff y cuando empezó la sexta nos tuvimos que conformar con el engendro de Rose McGowan, que además de no poder reirse no sabe actuar. Pero como no tenía que caernos bien, tampoco fue mucho problema. La verdad que su personaje estaba muy cogido por los pelos, supongo que la salida de Kate Sackhoff les hizo plantearse que aquello no iba a ningún lado y la chica desapareció como se merecía, descuartizada por uno de su calaña. Y su ausencia ni la notamos. Y también vino el cáncer, y la supuesta redención. Christian por fin se había convertido en esa persona que todos sabíamos que llevaba dentro... que duró un suspiro claro. Porque en estas dos últimas temporadas madre de Dios... Qué pedazo de hijo de puta desalmado fue Christian Troy.

Yo de verdad que no podía creer que ese hombre hiciera lo que hacía. Nunca había visto a Christian tan feo, lo odié tanto que ni siquiera me resultaba atractivo. Todos estos capítulos de la sexta y la séptima eran tremendos porque los protagonistas, los pacientes episódicos fueron más extravagantes que nunca. A medida que pasaban los capítulos la bajada a los infiernos era brutal. Como aquel hijo que quería parecerse a su padre para que nadie se diera cuenta de que era adoptado, pero que en realidad lo que pretendía era parecerse a su padre porque así las orgías en las que participaban tenían más gracia. O aquella mujer que resultó estar enamorada del chimpancé que destrozó la cara de su amiga. O la modelo que decide volverse fea para poder pasar por fin desapercibida. ¡Y Matt McNamara en la cárcel y el implante de pechos!. Se me revuelve el estómago de recordarlo.

En cualquier serie, cualquier historia como ésta te haría revolcarte por los suelos, pero en Nip Tuck las cartas están dadas así. Y todos los personajes son capaces de vender su alma, a su hijo y a su madre, y te lo crees y te parece normal y lógico. Y con ese tipo de personajes, esperar un final feliz es estúpido. Y nada coherente. Nip Tuck ha sido desde el principio una serie que podía sacarse de la manga cualquier cosa. Hombres que pasan a ser mujeres, gays que pasan a ser heteros, nada chirriaba. Y ni siquiera hizo falta justificarlo.



Sólo quedaba una pieza para terminar el puzzle: Ava Moore. Pero para eso había que sacar a otra: Kimber. Porque no había universo donde esa mujer pudiera ser feliz mietras Christian Troy estuviera en él.

Ava se lleva a Matt, aunque no sepa darle amor y los doctores por fin se separan. Y así el engranaje se recompone y el mundo se ajusta. Los dos dejan libre a Julia y Christian deja libre a Sean.


Ellos siempre mentían, ellos sabían que la gente no iba a cambiar por más que le implantaran una talla 90 de pecho y le limaran el tabique, el alma es la misma. Pero para Sean McNamara todavía hay una oportunidad y será con el hijo de Ava. Y será sin su amigo.

Hay que cambiarlo todo para que todo siga igual. Y será Christian quien siga igual, tal y como empezó, en un bar, dándole una tarjeta a una doble de Kimber. Hay almas que no tienen remedio y Christian Troy seguirá destrozándolo todo, pero ahora, aquéllos a los que quiere están, por fin, a salvo.

9 comentarios:

El Malvado Ming dijo...

Iba a decir que en esta temporada se les había ido la cabeza pero la verdad es que todas fueron igual de locas.
Los últimos casos han sido especialmente desasosegantes, a veces se me vienen a la cabeza el cocainómano sin nariz y el tipo que se comía a si mismo y me dan vahídos.

eduardoritos dijo...

Nunca veré esta serie.

sabage dijo...

¿Has visto UAU? No está mal (Para ser ep-pañol) y más ahora que BNF va de capa caída.

quitus dijo...

crap!
y yo esperando a que tv3 emita la temporada anterior. al paso que van....(bueno, con Heroes se quedaron en la primera temporada y nunca mas se supo; y creo que van a hacer lo mismo con Damages).
supongo que tendré que pesacarla por la red.

Cinephilus dijo...

Coincido contigo en todo. Personalmente, el final -infeliz, amargo, coherente- me pareció de lo más adecuado y lógico con el espíritu irreverente de la serie. La reaparición de Ava -uno de mis personajes favoritos- me emocionó y, sobre todo, me gusta que el final de Matt no sea esa redención con ¿¿¿Ramona??? sino que, como el pequeño Christian Troy que ha sido siempre, se humille y sea capaz de vender a su propia hija a cambio de su felicidad. El diálogo en el aeropuerto, breve pero intensísimo.
Y genial la salida de Julia de la vida de ambos, o la conversión de McNamara/Troy en Troy/Cruz o el episodio de la terapia de pareja o el caso -terrible y brutal- del nazi y su tatuaje (puro dolor). Espero poder escribir en mi blog sobre esta serie (que fue, precisamente, con la que lo inauguré). Y es que nunca habría abierto Prime Time si no hubiera caído rendido ante el piloto de Nip Tuck, hasta el punto de necesitar compartir mi estupefacción con el resto del mundo...

quitus dijo...

no sé si ponerme a cantar eso de "algo se muere en el alma cuando un amigo se va"....

armando sierra dijo...

Me deja un mal sabor de boca!!!..............es algo triste, ya que en está serie la única temporada que estuvo de 10 fué la 1a........despues vino a menos....legó la huelga de escritores y.¡sucumbió!.se enderezó un poco, intentaron volver a sus origenes en la última temporada.
Desde mi muy particular perspectiva-si querían atar cabos- hubieran reaparecido al descuertizador, si aquel que violó a Christian, aquel que raptó a la prometida de Troy en plena iglesia y la desfiguró, aquel que resultó ser cirujano plástico y que tambien fué pareja de la odiosa Julia; en mi opinión debió de haber sido un final más fuerte, con más dramatismo, algo..........que .....devolviera esa grandeza a la serie que me cautivó hace 6 años. Para mí el capitulo final pudo haber sido un capitulo más de la serie, si a esas vamos hubieran cortado la serie cuando Sean se muda de Miami a L.A. y Troy lo sigue como un hermano fiel.

Darkslayer dijo...

La verdad que acabo de terminar de ver el ultimo capitulo de nip/tuck y me puse a buscar comentarios.
La serie termina solamente como la escencia de nip/tuck podia hacerlo.
En mi opinion un final traido de los pelos. Triste, vacio, pero tampoco daba para más.
Extrañaré estos personajes y sus locas vidas. en parte eso me atraía de la serie, me sentia identificado con todos y cada uno de los personajes.
Lamente el suicio de Kimber, lamente que Christian no cambiara más, lamente que no podamos ver si Sean realemente consigui la felicidad que buscaba, lamente no ver el nuevo amor de Julia y lamente que Matt no aprenda más pero en definitiva era hijo de Christian y el ADN supongo que es mas fuerte que la crianza. Y sobre extrañare la frase "DIGAME QUE NO LE GUSTA DE UD"

Anónimo dijo...

Teneis toda la razon, acabo de ver el final ahora ya ke lo deje por la huelga y al final no la vi, hace unos dias me la encontre completa y kise acabarla, QUE DESILUSION! creia ke acabaria amargamente pero bien PERO nada! ke triste y agonico final ,la serie ke mas emociones ma ha sacado y la que peor me ha dejado, Espero que Sean encuentre la felicidad y que Christian se de cuenta de sus errores y que se redima, lastima que acabara en el episodio 19 ya que todas heran de 22 y esta ultima tambien lo tenia que ser... que lastima!