07 agosto 2008

Cocina para lerdos

Los programas de cocina me fascinan. Porque soy de buen comer y estoy a dieta la mitad de mi vida. Contado así parece masoquismo pero no, por alguna razón cuando veo a alguien cocinando todos esos platos maravillosos, yo imagino que una vez estén preparados me los podré comer.

Me gustan los programas de cocina, pero sin embargo odio a la mitad de los cocineros. No entiendo por qué nos tratan a todos como gilipollas. ¿Cómo pueden contarnos a estas alturas cómo se corta una cebolla en juliana? No pueden hablarle al español medio como si fuera un paleto. ¿Y por qué no tienen la cebolla cortada de antes? ¿Por qué tengo que ver cómo un tío pela un calabacín?

Hay una en el Canal Cocina a la que detesto incluso más que a Manu Carreño. Me saca tanto de quicio, que por su culpa dejé de ver el canal. Es una mujer que ha decidido que toda su audiencia mientras ella habla, tiene una libretita en la mano para apuntar lo que dice, así que en vez de hablar, dicta. Insufrible.


¿Y el Buster Keaton? ¿A qué viene? ¿No les da asco ver a este tipo todo maquillado batir los huevos? No puedo con él.

Julio Bienert, es otro que también... tela. Tiene un programa llamado 22 minutos, que consiste en que en ese tiempo tiene que preparar dos platos y un postre. No se puede pasar de tiempo y siempre elige platos fáciles y rápidos. Cuando un cocinero elige algo fácil y rápido que consiste básicamente en saltear en sartén, el problema es que se pasa 10 minutos cortando verduras y otros diez contando estupideces mientras se hace el sofrito. No soporto a los cocineros que hablan de chorradas, que dejen de hacerlo por Dios.



El peor para mí es el de La sexta, Bruno Oteiza, un tipo que cree que está hablando para tarados, que alguno habrá, pero disimula joder.


Y ojo, no hablo de que se pasen el programa contando chistes y hablando de chorradas, es decir, no hablo de Arguiñano, hablo de gente que hace programas de cocina para NIÑOS.

Con un panorama como éste no me extraña que los participantes de Ven a cenar conmigo sean tan nefastos. Al principio me enganché al programa por curiosidad, quería saber quién ganaba. Ahora es una cuestión de autoestima. Ver lo mal que cocinan los demás, lo mal que ponen la mesa, lo poco que entienden de protocolo hace que yo me sienta la mejor anfitriona del mundo.

Ven a cenar conmigo es un reality de Antena3 que renueva a sus concursantes cada semana, de forma que cada lunes uno puede engancharse al programa como si fuera el primer día. El programa a nivel producción es modélico, ya que no hay plató, se rueda en las casas de los propios concursantes y además el premio es anecdótico, son solo 3000 euros. A nivel contenidos es cojonudo. Cualquiera de nosotros hacemos un show cuando invitamos a gente a cenar, imaginen cómo sería con una cámara grabando.

Todos los anfitriones fallan en lo mismo. No recogen el bolso de sus invitados, algunos los hacen sentarse directamente en la mesa. No ponen agua. Muchas veces hay servilletas de papel. Se les olvida el pan. Hacen cenas de bodas, así que se tienen que pegar media cena en la cocina metiendo solomillos en la sartén. Pero lo peor de todo y lo que me tiene a mí más indignada, es el asunto de los postres. Buena culpa de eso la tiene Eva Arguiñano que nos enseñó que para cocinar, con una lámina de hojaldre es suficiente. A ver... señores, escúchenme bien, los postres se hacen con esmero, con harina, huevos, azúcar, hay que batir y batir, y si no, compren pasteles de verdad y déjense de inventar estupideces. Los postres sencillos no funcionan. Son antinaturales, un postre tiene que ser complicado o es una mierda.

En Ven a cenar conmigo han hecho un postre con sobaos de supermercado. Han hecho helado frito con pan de molde. Crepes con sirope de chocolate comprado!!! Dios, no, no me pongan caras de ¿ésta de qué habla? Es que no se puede invitar a cenar a gente y no hacer un postre digno. No me sean cutres, un horno mínimo, una crema pastelera como poco. Nada de piña con helado de coco, hombre no, eso no.

Todo eso es tremendo, pero hay algo aún más grave y es lo mal que come la gente, lo reacios que son a probar nuevas recetas y a experimentar. Adoro la cocina española, pero lo que me da verdadero pánico es que las nuevas generaciones no aprendan nada de sus padres y de sus abuelos.

Por cierto Impares es cojonuda, hay momentos flojitos pero me descojono cuando aciertan. La loca (María Ballesteros) es fantástica.


22 comentarios:

El Malvado Ming dijo...

María Ballesteros me superencantó en "Desaparecida" y "Hoy cocinas tú" es de lo más refrescante que hay ahora mismo en las cadenas nacionales, los 5 primeros concursantes fueron geniales, deberían de volver a juntarlos, habían un gordinchi coleccionista de sombreros históricos que era el el mismo Satán.

Mila-Z dijo...

¿Qué te parecieron los pingüinos de aceitunas negras? xD

Leyéndote me he dado cuenta de que he estado meses llamando al programa como me daba la gana. Juraría que se llamaba 'Ven a cenar, conmigo' :-O

ruidoperro dijo...

Una noche, laura y yo estábamos viendo el canal cocina, y un chef que supuestamente tiene un programa de cocina frodisíaca dijo:

"Mirad esas uvas, son tan grandes que parecen supositorios"

¿¿¿¡¡¡COCINA AFRODISÍACA???!!!

Por otro lado, impares también me ha sorprendido gratamente. De verdad que no me lo esperaba. Besos.

Mer dijo...

Perdón!!! ya lo cambié, es Ven a cenar conmigo!!! El otro es el de Eva Arguiñano, que me encanta también.

Mila-Z dijo...

Yo a la pobre Eva no la he podido tragar nunca. Supongo que por culpa de la sombra del enchufismo... Por mucho que valga la moza.

Mer dijo...

A mí me hace gracia. Lo que me encanta es el formato, primero nos muestran la receta real para luego enseñarnos el desastre que hace el que la repite. Creo que un día uno picó aceitunas hasta con hueso.

El Malvado Ming dijo...

jurl, hipnosis colectiva, yo también me refería a "Ven a cenar conmigo" :)

GaN dijo...

Pues yo, en cuanto aparece alguien cortando cebolla en brunoise me quedo pegado a la TV como si me hipnotizasen, y me da igual que sea Jamie Oliver, que Oteiza & Fleishmann, que los Arguiñano bros. o aquellas clases grabadas en vídeo que daban en los inicios de la TDT.

Ra está en la aldea dijo...

¡Me encanta este post! La de la primera foto es Iria no se qué, del canal cocina, yo tampoco la aguaaaanto, es borde y una metomentodo, si yo estuviese cocinando la empalaría con un cucharón.
"Hoy cocinas tú" me encanta y requetefascina. No tengo ni idea de cómo irán las cifras de audiencia, pero me huele al típico programa de verano que termina prolongándose again and again. Me encanta que siempre haya un hijodeputa y esa gente que dice "¿endivias? Pues no tengo ni idea de qué son" o "yo es que no como ni pescado ni mandarinas".
Mi mayor odio en el mundo de la cocina va dirigido a José Andrés, el de la primera. Y amo a Darío Barrio, por ser BELLO y encantador.

Mer dijo...

Todos deberían ser como Darío Barrio!!!! Es un encanto, y siempre nos entretiene con cosas interesantes, aunque yo no escucho nada, solo miro sus facciones perfectas.

Me encanta una monja argentina que es tan vergonzosa que no habla nada. Si monta claras a nieve, durante 6 minutos oiremos el tintineo de las varillas y nada más. Es perfecta.

Jamie Oliver es lo más! y José Andrés es insoportable!

quitus dijo...

me extrañaba que no saliera el nombre de Jamie Oliver......siempre he pensado que su programa solo servía para enseñarnos que molones y guapetones eran sus amigotes.......
aunque recuerdo un capitulo en una escuela pública britanica totalmente delirante (el duelo con la cocinera de la school fue brutal.......).......

y bueno, supongo que almenos a ustedes no les han martirizado media semana con el tema Pascal. (http://www.que.es/barcelona/noticias/los-mossos-rastrean-los-alrededores-del-bulli-buscando-a-pascal.html). hay cocineros chorras, pero también comensales absurdos.......
ah! y un minipunto para (http://www.venacenarconmigo.com/protagonistas/informacion.php?co=3) el simpático Cesar (aka Juan Manuel de Prada ). debería estar en todos y cada uno de los programas, aunque solo fuera para tocar los kiwis........

Mer dijo...

Lo de esta semana con Mariana fue brutal, pobre chica, con lo bien que le salió todo. Aquí no gana un pijo ni de coña. Cada semana hay un pique brutal y siempre el proletariado acaba con la burguesía.

paulinha dijo...

A mi me parece un programa decente con poca producci�n. No s� por qu� pero creo que uno de los anfitriones es un actor porque siempre hay alguno que le parece todo mal. Eso contagia al resto, que se ponen en pie de guerra y empiezan todos a criticar todo y al final dan puntuaciones bajas para que tengan ellos mismos m�s posibilidades de ganar.
Un abrazo Mer.

Crow dijo...

El boom Arguiñano hace mucho mal a las televisiones que quieren copiar la formula.

Y lo de antena 3 directamente no tiene nombre, bueno si, progama de relleno para el verano XD...mientras que no les salga igual de rentable que a Tele 5 con las escenas de matrimonio...afus..

un saludo

Señor Con Bigote y Sushi dijo...

Joder, todos los posts destilan el mismo aroma atufante:

"Todos lo hacen mal"
"Yo lo hago todo bien"
"Si me dejaran a mi"
"En Argentina os damos mil vueltas"
"Pero vivo aquí, no trabajo en televisión, no decido y me jode, así que insulto y suelto bilis".

Madure y progrese. ¿No?

Mer dijo...

Primero, yo no insulto. Segundo, yo no me escondo en un nick.

Tercero y más importante, digo que los programas de cocina me fascinan, que me encanta "Ven a cenar conmigo", que adoro "Impares" y usted entiendo que "todos lo hacen mal"? Esa será su sensación, desde luego la mía no. Pero entiendo que se esconda en in nick anónimo. Si no tiene talento para leer un blog, no quiero ni pensar el que tendrá para escribirlo.

Deckard dijo...

Parece que este blog ha llegado a la cima, hasta que no tienes un idiota con tufo xenófobo no eres nadie.

jgm dijo...

lo de ven a cenar es genial: la cara que ponen mientras leen babaroise o micui o demicu o noseque de pato -leer con todas las letras, tal cual, por supuesto-, como amasaba otro el pan de molde para conseguir una masa compacta que se podría usar para hacer neveras, tan eficaz que el helado interior ni se derretía; la satisfacción del anfitrión por lo a gusto que Manolito se lo comió todo y la cara de asco del tal Manolito mientras le pone un tres por usar nata de spray a la que es alergíco. Es de lo poco que no me pierdo de antena 3.
El canal cocina me encanta, ¿que me decís de "rico y sano" en el que el pobre Pedro intenta cocinar bajo la mirada atenta del cabo furriel Arantxa que le va quitando ingredientes para evitar que muera envenenado, o gordo o lo que sea.
Cuando no hay ningún programa que me interese me paso al canal cocina, siempre se pilla algo interesante. En cuanto a que lo explican demasiado tenéis que tener presente que hay gente para todos los niveles, recuerdo el día que fuimos a cenar a casa de unos amigos, y ella decía: "leí la receta, empezaba: pochar las chalotas, y ahí fue donde decidimos bajar a cenar al restaurante de la esquina"

Mer dijo...

Sí, pero no puedes hablarles como niños de 10 años. A los dos programas la gente ya sabrá lo que es una chalota. Es el español medio el que se tiene que adaptar a los cocineros, no al revés.

jgm dijo...

en eso tienes razón. Hecho de menos a Darío Barrio, lo veíamos juntos mi hijo (9 años) y yo y luego me ayudaba a hacer la cena para su madre que era el jurado

Esther dijo...

Antes de nada, que quede claro que no entiendo prácticamente nada de cocina: para mí la máxima sofisticación significa ir a casa de mis padres a hacer salmorejo con el robot de cocina que tienen.

Pero debo decir que me encanta Ven a cenar conmigo. Ya no es sólo que puedas quedarte con alguna idea (lástima que luego no me acuerde y prepare lo mismo de siempre), sino que, como buen reality, ves lo falsa que es la gente, que cuando va a casa de alguien se come lo que sea con una sonrisa mientras en su casa abroncan a la parienta sólo por preguntar si le apetece ese mismo plato.

Lo de Mariana fueron prejuicios; la muchacha se lo trabajó mucho pero ya la habían sentenciado de antemano.

Mer, felicidades, sigue así.

mundomarujo dijo...

Ven a cenar conmigo engancha, aunque tiene mucho falserío por dentro (y no solo entre concursantes). Ellos son carnaza para el programa como todo reality. Espero que algún día me llegue la oportunidad y me contraten como editora de videos de algún reality show.... MANIPULACIÓN! oh si xDDDDDDDD